En medio del desorden, los hinchas del Flamengo agotaron las boletas para la final
Archivo

En medio del desorden, los hinchas del Flamengo agotaron las boletas para la final

El Flamengo, el club más popular de Brasil, apenas necesita de una victoria el domingo, cuando se disputará la última jornada del Campeonato, para levantar un título que no conquista desde 1992.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
02 de diciembre 2009 , 03:59 a.m.

El club de Río de Janeiro puede incluso coronarse campeón con un empate o una derrota en caso de que Internacional, Palmeiras y Sao Paulo, que lo escoltan a dos puntos de diferencia, también sufran traspiés.

La policía de Río de Janeiro tuvo que utilizar gases lacrimógenos, balas de festín y porras para contener a hinchas que desde el lunes formaban una fila de más de un kilómetro frente a las taquillas del Maracaná ante el intento de algunas personas de meterse entre los primeros.

Al menos 15.000 personas acudieron al Maracaná para comprar las 5.000 entradas que aún estaban a la venta para el partido y que comenzarían a ser ofrecidas el jueves.

La Confederación Brasileña de Fútbol decidió anticipar la venta de los boletos para evitar confusiones con las cientos de personas que pasaron dos noches en la fila y los hinchas del Fluminense que acudirán esta noche al Maracaná para el partido contra el LDU ecuatoriano por la final de la Copa Sudamericana.

El Flamengo ya había agotado la semana pasada en pocas horas cerca de 65.000 entradas disponibles para sus hinchas, por lo que los boletos vendidos en una hora y media este miércoles eran parte de los que le correspondían al Gremio y no fueron adquiridos por los aficionados del club visitante.

La confusión frente al Maracaná se agravó hacia las 6.30 hora local (8.30 GMT) de hoy cuando faltaba media hora para la apertura de las taquillas y cientos de personas que se aglomeraban en los primeros lugares de la fila rechazaron a quienes presionaban para meterse a la fuerza entre los primeros.

Los gases lacrimógenos provocaron una gran correría en una aglomeración en la que había varios menores de edad, ancianos y hasta mujeres embarazadas.

La policía tuvo que reforzar la seguridad en el entorno del Maracaná ante las denuncias de intentos de asalto de las personas que ya habían comprado sus entradas.

"Vale todo ese esfuerzo para ver al Flamengo campeón", dijo el hincha que estaba en primer lugar de la fila y que esperaba la venta de las taquillas desde la mañana del lunes tras salir con sus boletos en la mano y quejarse de los efectos de los gases lacrimógenos.

"Fue mucho sufrimiento. Estoy hace dos días sin tomar baño y hediendo, pero valió la pena", agregó.

EFE

COMENTAR
GUARDAR