Bucaramanga le apuesta al último salvavidas disponible: la Promoción
Archivo

Bucaramanga le apuesta al último salvavidas disponible: la Promoción

Borrón y cuenta nueva, a sabiendas de que aún hay una oportunidad, es lo que hará este mircoles el equipo santandereano en el primer partido de la Promoción.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
30 de noviembre 2009 , 01:54 p.m.

Luego de caer con Cortuluá en la definición del título del torneo de ascenso en 2009, el cuadro dirigido por Jesús 'Kiko' Barrios tiene una última chance para subir a la máxima categoría del fútbol profesional colombiano. Para hacerlo, necesita vencer al Deportivo Pereira, penúltimo en la tabla del descenso de la Copa Mustang, que por segunda ocasión intentará salvar la categoría.

Ironías de la vida, y del fútbol, ahora la situación es diferente para los 'leopardos', que serán locales en el estadio Alfonso López desde las 8:30 de la noche.

Al duelo contra Cortuluá llegaron como favoritos, después de vencer al Atlético La Sabana en la final de la Copa Premier II. Ahora, en cambio, los pronósticos favorecen al conjunto matecaña, dirigido por Óscar Hctor Quintabani, que actualmente participa en los cuadrangulares del Torneo Finalización.

El hoy flamante campeón del torneo de ascenso llegaba a la final sin disputar un partido oficial en más de mes y medio. Sin embargo, en los 180 minutos de juego fue superior a un Bucaramanga al que se le cerró el arco. Es indudable que el conjunto canario generó muchísimas más ocasiones de gol que su rival, pero a duras penas concretó una.

En cambio, Cortuluá fue mucho más efectivo y los vacunó en cuatro ocasiones.

Queda la sensación de que al Bucaramanga le pesó el ritmo de partidos, es decir, que sintió el cansancio por el trajín de los cuadrangulares y la final. Eso quedó evidente sobre todo en la falta de claridad mental a la hora de definir, pues no es fácil explicar cómo el conjunto más goleador de la temporada, el que más goles anotó como local, perdió de manera repetida e increíble las opciones que generó. Para la muestra, el penalti desperdiciado por el goleador Marlon Díaaz a los 2 minutos del primero tiempo del partido de vuelta, el pasado domingo.

Un gol que en caso de haberse concretado seguramente hubiera cambiado la historia.

El problema para Bucaramanga es que el trajín sigue, al menos en lo relacionado en este partido de ida (porque el de vuelta será, como mínimo, el 17 de diciembre). Y que no es fácil recuperarse de un golpe sicológico tan duro como el sufrido en la final con Cortuluá.

Habrá que ver si, como dicen en la calle, los jugadores santandereanos son capaces de cambiar el casette tan solo tres días después de quedar tendidos en el terreno de juego mientras su rival celebraba la consecución del título.

Además, al menos sobre el papel, Pereira viene mejor armado. Aunque el elenco risaraldense suma solo un punto de los primeros 9 disputados en el Grupo A de los cuadrangulares, en este segundo semestre ha cumplido una campaña destacada que, de hecho, le permitió salvarse del descenso directo. Y, para no ir muy lejos, el fin de semana dio una clara muestra de sus posibilidades, al arrancarle un valioso empate al Junior en Barranquilla.

Lo cierto es que en este fútbol colombiano los favoritismos de nada valen y la verdadera historia se escribe en el terreno de juego. Ya Bucaramanga sufrió la cara amarga de la moneda y ahora espera ser protagonista de la versión feliz.

Pereira, que anteriormente salió airoso en una Promoción frente a Academia (hace dos años), espera repetir la gesta y seguir entre los grandes en la temporada 2010. Pero, claro, todo esto no son más que especulaciones, porque apenas suene el pitazo y comience a rodar el balón todo puede cambiar. O, si no, que le pregunten a Cortuluá.

Carlos Eduardo Gonzlez Ll.
Especial para FUTBOLRED

COMENTAR
GUARDAR