En el clásico español, Barcelona venció 1-0 a Real Madrid y retomó el liderato
Archivo

En el clásico español, Barcelona venció 1-0 a Real Madrid y retomó el liderato

Zlatan Ibrahimovic, quien había ingresado al campo al minuto 52, marcó al 56. Con esta victoria, los de Guardiola retomaron la punta de la Liga. Busquets (63') y Diarra (90') salieron expulsados.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
29 de noviembre 2009 , 04:06 p.m.

Un semana le duro el liderato al Real Madrid. Su eterno rival, el Barcelona, se lo arrebató en el Camp Nou gracias a un golazo de Zlatan Ibrahimovic al inicio de la segunda mitad, en uno de los clásicos más igualados de los últimos años.

El Barça tuvo que pelear la victoria hasta el último suspiro. Primero, enfrentándose a un oponente que incomodó mucho su juego, sobre todo en el primer tiempo. Y después, sobreponiéndose a la adversidad de jugar con un hombre menos durante la última media hora de partido, justo cuando todo se le había puesto de cara al adelantarse en el marcador.

Con Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, pero sin Ibra, arrancó el partido. No hubo minutos de tanteo. Ambos equipos fueron a buscarse muy arriba desde el inicio, para luego atacarse cada uno con su estilo. El Barça elaborando su fútbol; el Madrid, con un juego más primario y directo.

Fue un pulso de veinte minutos por controlar el centro del campo. Un primer envite de fútbol eléctrico, con muchos más errores que aciertos, que terminó cuando llegó la primera ocasión clara del partido: un mano a mano de Cristiano con Valdés que el meta azulgrana desvió con la punta de una bota.

El Real Madrid había enseñado los dientes al Barça en su propia casa y el conjunto catalán pareció desconcertado. Quiso darle réplica, pero no encontraba la clarividencia de Xavi ni tampoco el desborde de Messi, permanentemente vigilado por Arbeloa o Albiol.

Los de Pellegrini ahogaron al Barça en 30 metros, y el conjunto azulgrana no supo serenar su juego. Ansioso, precipitado, enmarañado, cayó de cuatro patitas en la trampa blanca. Lass y Xabi Alonso trazaban la línea, y el equipo de Guardiola jugó durante muchos minutos alejado de los dominios de Casillas.

El Madrid, amenazante, tuvo otra clara ocasión por mediación de Marcelo, pero Puyol se interpuso cuando el volante brasileño se disponía a fusilar a Valdés.

Sólo al final de la primera parte, cuando Iniesta apareció por la izquierda para suplir las carencias de un desangelado Henry, el Barça puso tímidamente a prueba a Iker.

Parecía difícil que el Real Madrid aguantará ese ritmo en la reanudación. Y, efectivamente, fue perdiendo fuelle desde el inicio de la segunda parte. Aún así, pudo adelantarse en una contra que acabó en las botas de Higuaín y que de nuevo abortó un bravo Puyol.

Instantes antes, Ibrahimovic había entrado en escena sustituyendo a Henry. En la primera que tuvo, el sueco fusiló a Casillas al conectar de volea un centro por la derecha de Alves (1-0).

Faltaban treinta y cinco minutos para el final y el Barça empezaba a convertir el partido en un rondo eterno. Pero entonces, a Busquets se le cruzaron los cables y decidió cortar con la mano una jugada sin peligro en el campo rival.

El canterano, bastante descentrado durante todo el encuentro, ya había visto una primera amarilla minutos antes por una falta en el centro del campo. Guardiola, que ya tenía pensado sustituirle por Touré Yaya, se lo quería comer cuando, cabizbajo, abandonó el campo hacia el túnel de vestuarios.

Los locales volvieron a sufrir con diez. Ronaldo tuvo su ocasión de cabeza antes de ser sustituido por Benzema, y el punta francés una aún más clara que envió fuera dentro del área pequeña, donde el balón había ido a parar rebotado tras el lanzamiento de un córner.

Pese al acoso visitante, el Barça a estas alturas ya había encontrado su identidad y fabricaba algo de juego a la contra al ritmo de un excelso Iniesta.

Abidal y Messi tuvieron dos ocasiones clarísimas para sentenciar en la recta final, pero el francés cruzó demasiado su disparo y al argentino se le apareció San Iker. Los delanteros blancos también lo intentaron hasta el final, pero esta tarde se toparon con dos centrales superlativos como Puyol y Piqué.

Ficha técnica: 

Barcelona:
Valdés; Alves, Puyol, Piqué, Abidal, Xavi, Sergio Busquets, Keita (Touré Yaya, min.66), Messi, Iniesta y Henry (Ibrahimovic, min.51).

Real Madrid: Casillas; Sergio Ramos, Pepe, Albiol, Arbeloa (Raúl, min.75), Lass Diarra, Xabi Alonso, Kaká, Marcelo, Cristiano Ronaldo (Benzema, min.66) e Higuaín.

Gol: 1-0, m.56: Ibrahimovic.

Árbitro: Undiano Mallenco (Colegio navarro). Mostró tarjeta amarilla a Arbeloa (min.34), Albiol (min.41), Pepe (min.69) y Marcelo (min.79) y expulsó por doble amonestación a Sergio Busquets (min.50 y 63) y Lass (min.48 y 90).

Incidencias: Partido de la duodécima jornada de Liga disputado en
el Camp Nou ante 97.132 espectadores.

Otros encuentros de la fecha 12

El Málaga protagonizó la sorpresa de la jornada al arrancar un empate (2-2) en casa del Sevilla, que como tercero de la clasificación partía como claro favorito y buscaba la victoria para cerrar el anticipo de la jornada duodécima como líder.

Pero los visitantes echaron un jarro de agua fría a la hinchada sevillista al adelantarse en el primer tiempo con goles de Fernando y del portugués Duda. En la segunda mitad, el brasileño Luis Fabiano sacó a relucir lo mejor de su clase y batió en dos ocasiones al uruguayo Gustavo Munúa.

Con este empate, el Málaga cedió el puesto de colista al Xerez, que cayó de forma abrumadora en Getafe por 5-1. Roberto Soldado fue el gran protagonista del equipo local, con tres goles, uno de ellos de penalti, a los que acompañaron los tantos de Daniel Parejo y Francisco Casquero. Aythami Atiles firmó el de los visitantes, cuyo portero, el brasileño Renan, vivió una tarde para olvidar.

El Valencia, cuarto, tampoco pasó del empate a un gol en Mestalla con el Mallorca, sexto. David Villa anotó su décima diana liguera en el minuto 47, pero respondió el equipo de Gregorio Manzano en el minuto 84 con el empate, al ejecutar Borja Valero un penalti de Bruno sobre el uruguayo Gonzalo Castro.

El Sporting de Gijón ratificó su condición de equipo revelación, sumó su séptima jornada consecutiva sin conocer la derrota y mantiene el invicto en casa, todo ello gracias a la victoria por 1-0, obra del croata Mate Bilic, de penalti, en el minuto 74.

La pena máxima fue cometida por el argentino Gonzalo Rodríguez al derribar a Miguel Ángel de las Cuevas por detrás, lo que le costó, además, la roja directa, su cuarta expulsión en 9 partido de la Liga española y Europa (antigua Copa de la UEFA).

El Deportivo de La Coruña, con un gol de Alberto Lopo, derrotó a domicilio al Racing de Santander para consolidarse en el quinto puesto y agravar la crisis de los locales, que bajan a la penúltima plaza. El Racing sólo lleva un triunfo en la Liga y nunca ha ganado en El Sardinero.

El Athletic de Bilbao se paseó por Almería con un rotundo triunfo por 1-4. Javi Martínez, Ustaritz, Fernando Llorente y Óscar de Marcos colocaron el 0-4 en los minutos 37, 41, 60 y 77, un resultado que alivió para el equipo del mexicano Hugo Sánchez el nigeriano Kalu Uche en el 83, de penalti.

El Osasuna también ganó en su visita a Zaragoza. Un solitario gol de cabeza del iraní Javad Nekounam en el minuto 26 valió el triunfo del once de José Antonio Camacho, que se resarció de la derrota por 1-3 ante el Valencia en la anterior jornada.

El Valladolid y el Tenerife vivieron una tarde loca para empatar a tres, una igualada que los locales no se quitarán de la cabeza durante mucho tiempo, ya que en el minuto 49 ganaban por 3-0, dos del brasileño Diego Costa y uno del uruguayo Néstor Cannobio, que marcó desde los 11 metros un penalti que le había hecho Mikel Alonso.

En la última media hora de juego, el Tenerife logró el empate su con tantos de Nino, Ángel y Ayoze García, este último en el minuto 84. Con la igualada, el Tenerife consiguió su primer punto fuera.

En el partido de cierre de la jornada, el Atlético de Madrid escapó de los puestos de descenso al derrotar por 4-0 al Espanyol. El argentino "Kun" Agüero, con dos, su compatriota Maxi y el uruguayo Diego Forlán lograron los goles que dieron a los rojiblancos su segundo triunfo de esta temporada.

EFE

COMENTAR
GUARDAR