Antonio De Nigris recibió un homenaje antes del partido entre Monterrey y América
Archivo

Antonio De Nigris recibió un homenaje antes del partido entre Monterrey y América

"Como dice mi princesa, no pasa nada. Los quiero mucho", fue la frase que los jugadores del Monterrey mostraron en la parte de atrás de una playera blanca que tenía delante la foto del atacante

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
21 de noviembre 2009 , 01:40 p.m.

Era una frase que solía repetir el goleador y hoy pareció venir desde lejos como un mensaje suyo a la gente de Monterrey.

El cuerpo de Antonio De Nigris llegó en las primeras horas de hoy a Monterrey, norte del país, donde vive la familia del jugador y por la mañana fue cremado en una ceremonia íntima.

Los hermanos de 'Toño' De Nigris, Aldo, delantero del Monterrey, y Alfonso, actor de televisión, estuvieron en el homenaje antes de empezar el encuentro, el primero en la cancha con su hija cargada y enviado besos al cielo y el segundo en las gradas con lentes oscuros para ocultar el llanto.

Con globos blancos en la mano, los jugadores el Monterrey, que llevaban lazos negros en sus camisetas, se colocaron en el centro de la cancha y esperaron a los del América, para juntos dejar escapar los globos al cielo a la misma vez que la afición hacía lo propio.

La muerte de Antonio De Nigris conmocionó al fútbol mexicano y también a aficionados del Larisa griego, que lo despidieron el viernes con flores y veladoras; hoy los hinchas de Monterrey sacaron telas grandes con su foto y llevaron retratos chicos en sus manos, mientras entonaban el apodo del jugador, "Toño", "Toño", "Toño".

De Nigris, que anotó 40 goles en México, estuivo en su país en el Monterrey, América, Puebla y Pumas, y también militó en los españoles Villarreal y Polideportivo Ejido, el brasileño Santos, el colombiano Once Caldas, al igual que los turcos Gaziantepspor, el Ankaraspor y el Ankaragucu, y el Larisa de Grecia.

Además de ser un jugador de gran potencia en el área, con un buen remate de cabeza y personalidad, fue reconocido por sus compañeros como "una buena persona", aspecto que han destacado en entrevistas esta semana sus colegas de profesión.

En Monterrey era muy querido por su cercanía con la gente que llegó a su máximo expresión un día que estaba suspendido y se fue al estadio para mezclarse con los aficionados y allí saltar como un aficionado más.

Hoy la pantalla del estadio recordó ese momento y puso vídeos de la vida del delantero, que jugó 16 partidos con la selección mexicana con la que anotó cuatro goles, uno de ellos ante Brasil en su debut, en un empate 3-3 el marzo del 2001, año en el que integró el equipo nacional subcampeón de la Copa América de Colombia.

EFE

COMENTAR
GUARDAR