Palmeiras despide a jugadores que perjudicaron al club por pelearse en partido
Archivo

Palmeiras despide a jugadores que perjudicaron al club por pelearse en partido

El club que hasta hace dos semanas líder en Brasil y que era uno de los mayores favoritos a quedarse con el título este año, anunció el despido de los dos jugadores que protagonizaron una pelea.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
19 de noviembre 2009 , 06:12 a.m.

El delantero Obina y el zaguero Mauricio, que se midieron a puñetazos al final del primer tiempo del partido frente al Gremio y, con su expulsión, dejaron al Palmeiras con apenas nueve jugadores en la cancha, no volverán a vestir el uniforme del club verde de la ciudad de Sao Paulo, según determinó la dirección del equipo.

Obina ya regresó a Río de Janeiro, debido a que tiene contrato con el club Flamengo y estaba en el Palmeiras en condición de cedido, en tanto que Mauricio tendrá que buscar un destino y negociar la rescisión de su contrato.

Los propios jugadores del Palmeiras admitieron que la derrota por 2-0 que el club encajó en su visita de ayer al Gremio prácticamente dejó al equipo sin posibilidades de conquistar el título este año.

El traspiés dejó al Palmeiras con 59 puntos, a tres del líder Sao Paulo (62) y a uno del Flamengo (60). Pero el Palmeiras, a tres jornadas del final de la Liga, tiene ahora un partido a más que sus adversarios por el título.

El Sao Paulo visitará el domingo al alicaído Botafogo y el Flamengo recibirá en casa al Goiás ese mismo día, por lo que los dos pondrán aumentar su ventaja en la clasificación.

La derrota incluso puede dejar al Palmeiras fuera de los cuatro primeros de la clasificación, que son premiados con cupos a la Copa Libertadores del próximo año, porque tiene a tres perseguidores en los talones.

El despido de Obina y de Mauricio, justificado por la pelea, la expulsión y los daños al equipo, fue anunciado poco después del partido, ya en la madrugada, por el vicepresidente de fútbol del Palmeiras, Gilberto Cipullo.

La discusión se originó por la reclamación de Obina por un supuesto error de Mauricio que permitió el primer gol del Gremio y los dos tuvieron que ser separados por sus compañeros tras medirse a los puños aún en la cancha del estadio Olímpico de la ciudad de Porto Alegre y a la vista del árbitro del partido.

"Su salida es triste, especialmente con Mauricio, que es joven y comenzó carrera profesional este año. Obina puede regresar al Flamengo, pero para Mauricio será más difícil (encontrar nuevo club)", lamentó el técnico del Palmeiras, Muricy Ramalho.

"Ellos con seguridad serían suspendidos (la sanción les impediría volver a jugar este año con el Palmeiras). Ese no es el problema. El gran problema es que eran compañeros y eso afectó emocionalmente a los demás jugadores", agregó el entrenador.

EFE

COMENTAR
GUARDAR