"Acá todos quedamos en las páginas doradas del club", dijo Ómar Pérez
Archivo

"Acá todos quedamos en las páginas doradas del club", dijo Ómar Pérez

El argentino ingresó y le cambió la cara al juego. Convirtió dos goles de la victoria y junto a Julio, se erigieron héroes en el partido que le dio el título de la Copa Colombia a Santa Fe.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
19 de noviembre 2009 , 03:35 a.m.

La fiesta que vivieron los jugadores de Independiente Santa Fe tras lograr el título del torneo no tuvo fin. Desde que el guardavallas Agustín Julio le detuvo el penalti a Óscar Altamirano, todos los gladiadores de 'Basílico' comenzaron el festejo en el césped del estadio El Campín y lo continuaron en el camerino local.

Y es que el momento cumbre de la noche fue cuando Julio recibió la copa de campeón. Allí los gritos y los festejos se escucharon en toda la capital.

Los abrazos de unos y otros fueron interminables y la tan esperada vuelta olímpica comenzó a tener forma. Todos los jugadores del plantel unidos para le ofrecieron a su gente el ansiado y anhelado campeonato.

El arquero cartagenero mientras festejaba y transportaba la copa tuvo tiempo para hablar. "Hay que tomar esto con mesura y tranquilidad. La gente debe celebrar, pero tranquilamente", dijo.

Julio agregó al instante que: "Es una gran alegría la que sentimos y nos reconforta para lo que viene. Es sabroso conseguir logros así (sufriendo)" y al igual que varios de los jugadores afirmó que "eso es todo gracias al de arriba".

El número Uno siguió con una dedicatoria especial: "El título es para Dios y para toda mi familia. Siempre pienso en mis hijos, en mis padres y en mis suegros".

Por su parte, Omar Pérez, el hombre que cambió la ruta del partido sostuvo que "Pasto se metió atrás. Ellos tienen buenos jugadores y supieron manejar el partido por varios momentos. Gracias a Dios convertí y pienso que el primer gol le dio aire al equipo".

El jugador argentino, quien reemplazó a Maximiliano Flotta, aseguró que una de las claves fue que "sacamos ese jugador de adentro y pudimos lograr el título. Acá hacemos historia todos y quedamos en las páginas doradas del club".

Otro de los festejó, con mesura, fue el técnico 'Basílico' González quien dijo que "junto a los muchachos podemos seguir consiguiendo victorias lindas como la de hoy. Tengo un gran grupo de jugadores".

El técnico que volvió para alcanzar la gloria dijo: "Yo no voy a renunciar nunca a la fe y la verdad es que yo no merezco esto, todo es para la gloria de Dios".

La fiesta no paraba en las graderías. La vuelta olímpica seguía y ningún hincha santafereño se movía de su asiento. Poco a poco, con el correr de los minutos, la noche se calentaba más y cada jugador fue ingresando al camerino con una sonrisa de oreja a oreja.

Y allí en la intimidad el plantel santafereño siguió con su celebración. Seguro muchos volvieron a besar la copa, la acariciaron, la mimaron y mucho más. Y como dijo un veterano seguidor de Santa Fe mientras salía de El Campín: "Tìtulos pocos, así que toca celebrar con todo".

Leonardo Duque Soto
Periodista FUTBOLRED
leoduq@eltiempo.com.co

COMENTAR
GUARDAR