Santiago Arias, uno de los hombres de regularidad en la Selección Sub-17
Archivo

Santiago Arias, uno de los hombres de regularidad en la Selección Sub-17

"Pienso que todo se da por mi trabajo y mi actitud. Siempre quiero estar ahí, no me doy por vencido", dijo el lateral de Colombia, que este jueves jugará la semifinal del Mundial frente a Suiza.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
11 de noviembre 2009 , 04:29 a.m.

A un día del duelo con Suiza por la semifinal de la Copa Mundo de Nigeria Sub 17, los nervios empiezan a sentirse y las oraciones se dirigen invariablemente a los 21 muchachos que al mando de Ramiro Viáfara intentarán un histórico avance a la final del certamen.

El DT, entre tanto, está más preocupado por armar una titular que frene a los impetuosos suizos, los únicos que han ganado todos sus partidos en tiempo reglamentario. Por lo pronto tiene una angustia menos: Santiago Arias.

El lateral derecho es uno de los seis jugadores que han sido inicialistas en todos los encuentros de la selección nacional (los demás son Bonilla, Saiz, Cuero, Robles y Murillo) y el único zaguero que no ha recibido tarjeta amarilla.

¿Quién es? Alumno aventajado de la escuela Alexis García de Medellín, aparece en el registro de La Equidad -por supuesto-. Desde cuando lo viera el técnico Eduardo Lara en uno de los partidos en que cumplió la norma Sub 18, siempre estuvo en la selección Sub 17.

¿Qué tiene? "Pienso que es mi trabajo, mi actitud, mi responsabilidad y que soy muy comprometido con el equipo. Siempre quiero estar ahí, no me doy por vencido, quiero ser titular y bueno, el profe tiene confianza en mí y yo le he demostrado eso", asegura, sin modestia.

Mide 1,75m. Tal vez por eso lucía 'bajito' ante la evidente talla de los turcos. Pero esa, según él, no es una preocupación contra los 'gigantes' suizos. "Se compensa con viveza, sabiendo manejar al rival, parándome bien. Ese es el trabajo de nosotros como defensores, y como lateral tengo toda la confianza".

¿Confianza? Eso sí que le sobra. "Le pego de afuera porque sé que en cualquier momento voy a poder hacer mi gol, que es lo que todo jugador quiere. En los penaltis (marcó uno de los cinco contra Turquía) siempre he tenido la frialdad y gracias a Dios pude cobrar en ese partido", afirma.

En Dios piensa primero cada vez que logra un buen resultado. En su familia y en su futuro, inmediatamente después. Lo demás es una respuesta idéntica a la de sus compañeros, lo que habla del buen trabajo del DT Viáfara en la parte mental: "pensamos en lo bueno que será ser campeones. Es un paso más hacia la final". Así sea, Colombia.

Jenny Gámez A.
ADN

 

COMENTAR
GUARDAR