Centauros necesita ganarle a Real Santander y luego, a rezar y esperar
Archivo

Centauros necesita ganarle a Real Santander y luego, a rezar y esperar

El conjunto llanero no depende de sí mismo para obtener el cupo a la final de la Copa Premier II. Sin embargo, en Villavicencio nadie pierde las esperanzas de seguir en carrera.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
06 de noviembre 2009 , 03:25 p.m.

Dos derrotas consecutivas por fuera de su patio, por 0-2 con Bucaramanga y 1-3 con Unión Magdalena, dejaron a los dirigidos por Eduardo 'El Abuelo' Cruz en esta incómoda situación. Cuando parecían perfilarse como los más seguros finalistas del Grupo B, fueron incapaces de sumar como visitantes y ahora corren el riesgo de quedarse con las manos vacías. Pero, en la capital del llano reina el optimismo y la mayoría cree que el milagro es posible.

Para llegar a la final contra Atlético La Sabana, que clasificó de manera anticipada por el Cuadrangular A, Centauros debe vencer a Real Santander por cualquier marcador y esperar que no haya un ganador en el duelo entre Bucaramanga y Unión Magdalena. De esa manera, los llaneros llegarían a 10 puntos, contra los 9 que acumularían sus rivales directos. Los hinchas de Centauros confían en que como ambos requieren el triunfo en la ciudad bonita, el resultado más probable es un empate.

Pero, Cruz y sus muchachos saben que, más allá de pensar en lo que pueda ocurrir en Bucaramanga, lo que les debe preocupar es su propia suerte en el estadio Manuel Calle Lombana de Villavicencio. Porque si allí no se obtiene el triunfo, lo que suceda en la capital santandereana será una anécdota. Centauros ganó los dos partidos anteriores en casa (2-0 a Unión Magdalena y 1-0 a Bucaramanga) y confía extender la racha frente a un rival que llega eliminado y golpeado anímicamente.

 

Sin Carlos Humberto González ni Duván Mejía, suspendidos, el local contará con algunas novedades en su nómina. El técnico Cruz, en cambio, podrá alinear al habilidoso Aldair Murillo, que estaba lesionado, y a John Pai y Jair Valoy, que se encontraban sancionados. Los llaneros esperan poder confirmar su poderío como locales, una condición en la que anotan muchos goles y permiten muy pocos.

 

A Real Santander, por su lado, solo le queda despedirse decorosamente. El novato del Grupo B todavía no ganó en esta fase semifinal y podría terminar la campaña más importante de su corta historia con la satisfacción de darle una mano a su vecino de región. Los pupilos de Johan Meza, que vienen de caer como locales en el clásico santandereano, esperan poder alcanzar una victoria que les permita cerrar el año con una sonrisa dibujada en el rostro.

COMENTAR
GUARDAR