En la B, Itagüí y Bogotá, a ganar y a rezar porque se dé un empate en Sincelejo
Apuestas Futbolred
Archivo

En la B, Itagüí y Bogotá, a ganar y a rezar porque se dé un empate en Sincelejo

Como nunca antes, el subcampeón del primer semestre está contra la pared: es que ni siquiera una victoria le garantiza seguir con vida en estos cuadrangulares.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
30 de octubre 2009 , 08:19 a. m.

En efecto, producto de su mal nivel en esta fase semifinal de la Copa Premier II, Itagüí Ditaires está al borde de la eliminación. En condiciones normales, si los resultados de esta quinta jornada se ajustan a la lógica, el cuadro de Carlos Mario Hoyos debería despedirse este sábado de su ilusión de obtener el ascenso directo a la Primera División. Sin embargo, en el fútbol nada está escrito y, por eso, frente a un necesitado Bogotá, las 'águilas doradas' saldrán a jugarse otra final adelantada.

 

El no haber podido sobreponerse al bache que le llegó en el peor momento, y que se tradujo en una racha de ocho partidos sin ganar (cuatro empates y cuatro derrotas), dio al traste con el trabajo de todo el año. A los cuadrangulares, en su condición de superlíder de los Nonagonales, Itagüí Ditaires llegó como favorito, pero hasta ahora no supo responder a esa expectativa. De hecho, es cuarto del Grupo A, con apenas 3 puntos, y con un ambiente negativo, a raíz de la goleada (0-4) sufrida el pasado fin de semana en Sincelejo.

Aferrados a aquella máxima de que no hay que tirar la toalla mientras las opciones matemáticas estén vigentes, los jugadores de Itagüí Ditaires saben que no les quedan más alternativas que derrotar a Bogotá y esperar que Rionegro, su vecino regional, les dé una mano empatando con Atlético La Sabana en Sincelejo (Sucre). De esa manera, el cuadro paisa llegaría con vida a la última fecha, obligado a ganar el clásico paisa y a la espera de que, en la capital de la República, Bogotá derrote a los costeños.

 

Pero, claro, lo primero, e indispensable, es que Itagüí Ditaires se reconcilie con el buen fútbol y, a través de él, con la victoria. Algo que no será fácil, porque es innegable el flojo rendimiento individual y colectivo que hoy por hoy exhiben los dirigidos por Carlos Mario Hoyos. Entonces, enfrentados a unas circunstancias tan adversas, no queda otra que echar mano de la experiencia, de la jerarquía, y elevar unas oraciones a ver si los otros resultados se conjugan a su favor.

 

Bogotá, que revivió sus posibilidades luego de darle un concierto de fútbol ofensivo y contundencia al timorato Rionegro, también sabe que no hay más alternativas que ganar. El problema para el técnico Oswaldo Durán, que cumplirá la tercera de tres fechas con que fue sancionado, es que enfrenta cuatro bajas por suspensión. No podrá contar con el capitán Carlos Hernández, Javier Cuero, Jáder Romaña y Raúl Pinilla. Para su tranquilidad, podrá usar de nuevo al creativo David Silva, que ya pagó su sanción.

 

El cuadro capitalino, que suma 4 puntos, debe vencer a Itagüí Ditaires (algo que ya logró el pasado 30 de septiembre, por marcador de 3-1) y esperar que haya empate entre Atlético La Sabana y Rionegro. Así, eliminaría al subcampeón del primer semestre y llegaría a la última fecha con todo servido para clasificar a la final si ese día derrota al conjunto costeño.

 

Lo malo, tanto para antioqueños como para bogotanos, es que una victoria de Atlético La Sabana sobre Rionegro, este sábado, los dejará eliminados sin importar qué ocurra en el sur del Valle del Aburrá. 

COMENTAR
GUARDAR