El futbolista brasileño Felipe Melo desvela que quiere ser diácono en Brasil
Apuestas Futbolred
Archivo

El futbolista brasileño Felipe Melo desvela que quiere ser diácono en Brasil

El jugador afirmó: "Estoy estudiando con el objetivo de ser diácono de mi iglesia en Brasil, pero, para hacerlo, tengo que cambiar varias cosas, tengo que demostrar cada día que he cambiado.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
16 de octubre 2009 , 06:35 a. m.

El futbolista brasileño Felipe Melo, centrocampista del equipo italiano Juventus, desveló que su primer sueño es convertirse en diácono de su iglesia, en su país, y que su segundo sueño es "ser campeón de Italia y del Mundo", en una entrevista publicada por el diario italiano "La Stampa".

Por eso estoy estudiando la Biblia con un pastor brasileño misionero. Siempre he tenido fe, pero hacía cosas erróneas".

Melo confesó que Dios lo ha cambiado "dentro y fuera del campo" y que gracias a su fe ahora se siente "más maduro, más tranquilo, mejor", porque no siente más "la gana de pelear con la gente", como hacía antes "por la calle o en la discoteca".

Sin embargo, el futbolista sigue estando convencido de que en el campo las faltas pueden ser útiles.

"No soy un atacante, soy un centrocampista defensivo... tal vez llegan Ronaldinho, Pato, Kaká o Cassano y no siempre consigues quitarles el balón de forma limpia, pero no puedes dejar que se vayan. Entonces, hago faltas, pero nunca para provocar daño", admitió Melo.

El brasileño, que fue fichado por el Juventus en julio de este año y antes jugaba en el Fiorentina, está ansioso por disputar el partido de mañana de su equipo contra su ex club.

"Hay sólo una posibilidad para que no juegue contra el Fiorentina, y es que el entrenador me deje fuera del campo", manifestó el futbolista.

Sin embargo, para Melo, el próximo choque de su club "es sólo un partido importante" y no quiere vengarse de sus ex hinchas que lo criticaron y lo acusaron de traición cuando traspasó al equipo de Turín, porque en Florencia se encontró bien.

En cuanto a su ficha, que le valió 25 millones de euros, el centrocampista, que tiene 26 años, desveló que no se siente bajo presión.

"La responsabilidad está, pero nada más. El apuro es otro: la gente piensa en que el futbolista nunca se equivoca, pero nosotros no somos máquinas. Nadie es perfecto, excepto Maradona y Pelé", afirmó.

Melo cree que el cambio en su carrera llegó cuando jugaba en el equipo español del Almería y contó que tuvo la oportunidad de ser fichado por el Real Madrid, gracias a su ex entrenador en el Racing Santander, Miguel Ángel Portugal.

"Él decía que no tenía calidades y no me dejaba jugar en el centro del campo, pero, cuando traspasó al Real Madrid me llamó y me dijo que se había equivocado, tanto que el verano pasado me llegó una oferta de Madrid", recordó el brasileño.

Sin embargo, al final eligió el Juventus porque "no todo estaba hecho a Madrid" y a su familia le gustaba Italia.

Además, "un jugador tiene que sentirse importante y el club italiano cumplió un gran esfuerzo" para ficharlo.

EFE

COMENTAR
GUARDAR