En pocas horas se agotaron las boletas para el juego entre Uruguay y Argentina
Apuestas Futbolred
Archivo

En pocas horas se agotaron las boletas para el juego entre Uruguay y Argentina

Para el lunes, segundo día de ventas tras la victoria como visitante del sábado en Ecuador, las 53.000 entradas puestas a la venta estaban agotadas, dijeron medios locales.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
12 de octubre 2009 , 09:49 a. m.

Miles de uruguayos hicieron fila desde temprano en la mañana en la Asociación Uruguaya de fútbol (AUF) y en el estadio Centenario de Montevideo, donde el partido se jugará desde las 20.00 hora local (2200 GMT) y que tiene capacidad para 60.000 espectadores.

'Este partido no se va a dar más en la historia, no la vendo por nada', dijo un hombre que había comprado su boleto en la AUF cuando un canal de televisión le consultó si lo vendería por unos 100 dólares.

Ambos países luchan por un pasaje al Mundial de Sudáfrica del próximo año y la batalla en la cancha será dura. Argentina se ubica en la cuarta posición de la tabla con 25 unidades, seguida de Uruguay, con 24, y Ecuador, con 23 pero fuera de la zona de clasificación.

Brasil, Paraguay y Chile ya están clasificados. Aún resta un cupo directo y el del repechaje entre la selección que termine en quinto lugar y el cuarto equipo de la eliminatoria de la CONCACAF.

En las dos naciones vecinas se vive el fútbol como una religión y la rivalidad entre ambos es histórica, pero el partido pudo más que la diplomacia y un corte a un paso fronterizo desde Argentina será levantado para permitir la llegada de simpatizantes de esa nacionalidad.

El bloqueo se levantará en la madrugada del miércoles hasta la tarde y el jueves para el regreso de quienes hayan viajado al clásico, informaron medios de prensa argentinos.

El corte se estableció hace más de dos años como protesta por la instalación de una fábrica de celulosa en el departamento uruguayo de Río Negro, sobre un río que divide ambos países. La polémica llegó incluso hasta la Corte Internacional de La Haya.

Reuters

COMENTAR
GUARDAR