Itagüí-Rionegro: 2-2 en un clásico de polémicas por el mal arbitraje
Apuestas Futbolred
Archivo

Itagüí-Rionegro: 2-2 en un clásico de polémicas por el mal arbitraje

El flojísimo arbitraje del caldense Sebastián Restrepo fue el lunar del clásico antioqueño de la Primera B. Las 'águilas doradas' siguen sin vencer este año a los 'leones del oriente'.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
11 de octubre 2009 , 01:25 p. m.

Dos penaltis que dejó de pitar a favor del local, el segundo tanto que le convalidó al visitante y un dudoso penalti que significó el empate final fueron las decisiones más protestadas al árbitro central este domingo en el estadio Metropolitano Ditaires.

En los últimos cinco clásicos disputados en el torneo de ascenso, Itagüí Ditaires todavía no pudo vencer a Rionegro: fueron los dos del año pasado (sendos empates, 0-0 y 1-1) y los tres de este año (perdió 0-1 como local y empató 1-1 y 2-2).

El partido sirvió para confirmar el mal momento futbolístico del equipo dirigido por Carlos Mario Hoyos, que se encuentra muy lejos del orden y de la contundencia que exhibió a lo largo de este semestre, en el que se distinguió como el mejor de los participantes de la Copa Premier II.

Pese a quedarse con un hombre menos antes del primer minuto de la segunda parte, Rionegro se puso en ventaja y se defendió a rabiar, hasta que en el primer minuto de reposición llegó la jugada polémica que se tradujo en el empate definitivo.

Sumido en una crisis de resultados, con tres derrotas y un empate en las últimas cuatro presentaciones, el cuadro de casa salió dispuesto a terminar con esa racha y alcanzar una victoria que le permitiera empezar a soñar con una nueva final.

Y muy pronto, apenas a los 5 minutos de juego, consiguió la ventaja a través de su defensa goleador Ánderson Zapata. Un gol tempranero que obligó al visitante a cambiar su estrategia y salir en procura del empate.

Muy disputado estuvo el partido, aunque sin el buen fútbol que en otras ocasiones supieron brindar estos dos equipos, serios aspirantes para obtener el ascenso directo al final de la temporada.
Sin verdaderos conductores en la mitad del campo, ambos equipos abusaron del pelotazo frontal, que facilitó la labor de las defensas. Ocasionalmente se juntaban para triangular, pero faltaba certeza en el último pase y, por eso, los intentos fracasaban reiteradamente.
 
Cuando parecía que la primera etapa se iba a diluir con la mínima ventaja para el local, llegó una jugada que generó las protestas del cuadro local. Casi con el tiempo cumplido, el árbitro Restrepo sancionó un penalti a favor del visitante, por una supuesta falta dentro del área. A pesar de los reclamos, el caldense se mantuvo en su decisión y Sebastián Puerta convirtió para poner el 1-1.

Sin que cumpliera el primer minuto de juego de la parte complementaria, otra medida del árbitro, esta vez disciplinaria, provocó polémica: expulsó al visitante Yórman Rueda, en una acción que todo Rionegro protestó por considerarla como una compensación del juez central.

Con un hombre menos en el campo y mucho tiempo por jugar, el elenco de Albeiro García optó por agruparse en su zona y dejar como único delantero al combativo y corpulento Alexánder Mosquera, que en más de una ocasión generó susto en la zaga local.

A los 10 minutos, Rionegro se puso en ventaja en una jugada que volvió a dejar mal parado al juez Restrepo y también al primer asistente Edwin Zapata (de Risaralda). En un cobro de tiro de esquina, el veteranísimo Hugo Arrieta cabeceó para atrás y habilitó a Camilo Piedrahíta, que se encontraba adelantado (al igual que otros dos compañeros) y, solitario, venció sin problemas a Jaime Bran Gómez.

La protesta local no se hizo esperar, en especial porque desde la banda el asistente marcó fuera de lugar. Tras una corta charla con él, Restrepo convalidó el gol. Si bien es cierto que la habilitación llegó de un rival, también lo es que el anotador ya estaba adelantado desde antes de recibir el balón y, en consecuencia, sacó provecho de su posición ilegal.

A partir de ese momento, Itagüí Ditaires se desbocó en el ataque, con demasiado desorden y muy poca profundidad para sobrepasar el bloque de ocho jugadores que Rionegro plantó dentro y al borde de su área. A pesar de todo, el local contó con al menos tres muy claras oportunidades que no se concretaron por la buena actuación del portero Juan Carlos Patiño, porque hubo un rechazo desde la línea o, simplemente, por falta de puntería de los delanteros 'dorados'.

Pintaba para triunfo visitante y ya el local estaba limitado al pelotazo en busca de una falta o de un error de la zaga rival. El árbitro Restrepo vio falta cuando un defensor y un atacante, en el borde del área, saltaron a cabecear. Superado en el brinco por la fortaleza del zaguero, del delantero cayó y el juez sancionó un penalti que, de nuevo, generó airadas protestas. Cobró Camilo Campo, con la zurda, y engañó al potero visitante, que se tiró al lado contrario.

Un empate que dará mucho de qué hablar, por el nivel de Itagüí Ditaires y el mal arbitraje de Sebastián Restrepo y sus asistentes, y que a ninguno de los dos dejó satisfecho.

Al local, porque perdió puntos en su casa y al visitante, porque dejó escapar dos puntos que tenía en el bolsillo. El próximo sábado 17 de octubre, cuando se cumpla la segunda jornada de los cuadrangulares de la Copa Premier II, Itagüí Ditaires visitará a Bogotá, mientras que Rionegro estará en La Ceja, para recibir la visita de Atlético La Sabana.

COMENTAR
GUARDAR