Bogotá fue pura contundencia, goleó 5-0 a Valledupar y ahora es tercero
Apuestas Futbolred
Archivo

Bogotá fue pura contundencia, goleó 5-0 a Valledupar y ahora es tercero

En un segundo tiempo en el que exhibió gran contundencia, el equipo capitalino logró una clara victoria que le permite seguir soñando con regresar a los cuadrangulares.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
04 de octubre 2009 , 07:28 a. m.

Con su segundo triunfo al hilo (algo que no había podido conseguir en este semestre), el equipo de Oswaldo Durán regresó al tercer lugar de la tabla de posiciones del Grupo A de la Copa Premier II y ahora depende de sí mismo para seguir en carrera en el torneo.

Si el próximo miércoles, como visitante, le gana a Academia en el clásico de la capital de la República, avanzará sin depender de otros resultados.

Cuando parecía tener la soga al cuello y el acta de eliminación estaba lista para la firma, Bogotá sacó a relucir su jerarquía y experiencia y volvió a meterse de lleno en la pelea. El miércoles pasado, cabe recordarlo, le ganó de visitante al superlíder Itagüí Ditaires, un resultado que lo mantuvo vivo.

Ahora, en una soleada tarde de sábado, frente a una escasa, pero entusiasta clientela, aprovechó las ventajas concedidas por el visitante en el período complementario y pasó de largo, en procura de la clasificación.

Favorecido por la caída de Patriotas en Barranquilla y el empate de Real Santander con Dépor Aguablanca en Cali, Bogotá regresó a zona de clasificación. Además, cuenta con un hándicap para la última fecha: el gol diferencia. Los 'leones' acreditan 25 unidades y +10, contra -3 de los santandereanos (25) y +2 de los boyacenses (24), lo que significa que en caso de empate en puntos será el que avance.

En pocas palabras, el próximo miércoles Bogotá debe hacer lo mismo que hagan Real Santander y/o Boyacá Patriotas.

El 5-0 del resultado final, si bien fue justo y no tiene atenuantes, no explica a las claras lo ocurrido en el terreno de juego del estadio Alfonso López Pumarejo, de la Universidad Nacional. Porque en el primer tiempo el que puso el ritmo, las condiciones y las mejores opciones fue el visitante. Valledupar se presentó con un equipo pequeño en talla (a excepción de su capitán y zaguero central Déyner Cetré), pero aguerrido, luchado y generoso en despliegue físico. 

Los verdiblancos exhibieron buen trato de balón, buena condición técnica y una propuesta ofensiva. Bogotá, en cambio, lucía enredado, con mucha imprecisión en los pases, especialmente en la puntada final.

Por eso, sus aproximaciones al arco defendido por William Robledo fueron esporádicas y sin mayor riesgo. Aunque David Silva se mostró y pidió el balón repetidamente, no encontró eco en sus compañeros y los delanteros Harry Castillo y Wilberto Cosme quedaron desconectados, presa fácil de los zagueros visitantes.

Todo cambió, sin embargo, en el arranque del segundo período. Un desborde de Cosme, que se tiró abierto a la zona izquierda, terminó en una mano de Víctor Vargas dentro del área para un penalti que el árbitro risaraldense Óscar Orejuela no dudó en sancionar. Cobró Castillo por el centro del arco y venció a Robledo, que se tiró a la izquierda.

A partir de ahí, todo fue para Bogotá, que no tuvo piedad de un Valledupar al que se le acabó el aire, se le agotaron los recursos y lo traicionaron los nervios.

Apenas 2 minutos más tarde, el visitante quedó con 10 jugadores, luego de que el volante Andrés Uhía vio la segunda tarjeta amarilla. A pesar de eso, el cuadro vallenato no se entregó, trató de asumir el control de la pelota y buscó el arco de Andrés Mosquera.

El partido se desequilibró finalmente en una jugada que, irónicamente, pudo ser el empate de Valledupar. Un cabezazo del recién ingresado Ánderson Plata, abajo y al palo, fue rechazado por el arquero local y, de inmediato, se implementó la contra. El cuadro verdiblanco estaba mal parado y nada pudo hacer para frenar al veloz Cosme, que desbordó y se la dejó mansita a Sebastián Ramírez, que con el arco desguarnecido solo tuvo que empujarla.

Corría el minuto 26 de la segunda etapa y lo que ocurrió de ahí al final fue un puro carnaval ofensivo de Bogotá. El tercero, para rematar, se gestó de manera similar: una jugada de gol que Valledupar no pudo concretar y la inmediata réplica fulminante del local, que esta vez embocó Cosme a los 38 minutos.

A esas alturas, el visitante jugaba con 9 jugadores porque Víctor Vargas vio la roja directa luego de agredir a Silva, con una imprudente 'plancha'.

En vez de agruparse en su campo y tratar de manejar el balón, el elenco de Juan Carlos Nieves, que terminó expulsado por protestar los fallos arbitrales, siguió desbocado en el ataque y, por eso, Bogotá siguió facturando en el contragolpe. Cosme, a los 41 minutos, y el zaguero Campo Elías Santacruz, en la última jugada del partido, elevaron la cuenta al 5-0 final.

Así, Valledupar quedó irremediablemente eliminado y Bogotá se jugará la vida en el clásico contra Academia.

Carlos Eduardo González
Especial para FUTBOLRED

COMENTAR
GUARDAR