El Cali despidió a Hernán Córdoba y sus sueños de jugar en Europa
Archivo

El Cali despidió a Hernán Córdoba y sus sueños de jugar en Europa

Los restos del ex atacante palmireño de 19 años reposaron varias horas en la sede de la institución 'azucarera'. Será sepultado este martes (4:00 p.m.) en Palmira. Hablan quienes siguieron su proceso.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
21 de septiembre 2009 , 04:04 p.m.

Algo más de 13 años tenía cuando tocó las puertas del conjunto verdiblanco, acongojado e impulsado por el trágico fallecimiento de su hermano -recibió una descarga electica en una práctica con el Deportivo Cali-.

El entonces presidente de los verdiblancos, Humberto Arias, le dio el visto bueno, y desde ese momento Hernán Córdoba Rentería empezó a consolidar un proceso que deseaba culminar en territorio europeo.

"Cuando se produjo la muerte de Giovanni (Córdoba), Hernán era un pelao, y don Humberto (Arias) al ver el futuro que tenía el jugador, habló con los padres y luego nos lo trajimos desde Palmira a la casa hogar. Por eso, este domingo, después de que me llamó Bréiner Belalcázar a comentarme lo que había pasado, se me vino a la mente lo de Giovanni; porque después de tres días del fallecimiento, Herman se me acercó a mi oficina y me dijo, 'don Raúl, yo quiero que usted me venda para Europa porque yo tengo que ayudar a mi familia'. Él se lo propuso e iba por buen camino'", recordó Raúl Ramírez, a la sazón gerente deportivo de los verdiblancos.

Inició en la categoría infantil, pero ascendió a un ritmo acelerado. Defendió los colores del seleccionado nacional, y con sólo 16 años, siendo dirigido por Pedro Sarmiento, hizo realidad su sueño de jugar en la categoría profesional (23 de abril de 2006).

"Desde que Hernán llegó a la categoría infantil con el profe 'Guaracha' (Mosquera) mostró sus condiciones. Luego, pasó donde el maestro (Arboleda), quien le enseñó muchas cosas, que después llevó a la Primera C, desde donde lo llamaron a la Selección Colombia. Fue un muchacho que tuvo muchas dificultades económicas, pero se convenció de lo que podía dar, y el Cali tenía muchas expectativas en ese jugador", comentó Héctor Perlaza, quien fue su PF en las diferentes categorías.

También soportó las crudezas de jugar en la categoría de ascenso. Para algunos es la vuelta que todo jugador debe dar, para luego superar las exigencias de un equipo grande en la profesional.

"El grupo en el Córdoba F.C. era muy unido, y Hernán era una persona que siempre mantenía mucho positivismo, pese a las adversidades. Los que tuvimos el privilegio de conocerlo, sabemos que era una persona muy noble y quien a todo le sacaba chiste. Inclusive, en el Córdoba hubo ocasiones donde teníamos que irnos a entrenar sin desayunar; luego llegábamos, pero el almuerzo sólo estaba a las tres de la tarde, después de un entreno arduo. Pero todos esos días difíciles con él se hacían placenteros". Sostuvo el mediocampista del Deportivo Cali, Camilo Ayala.

Luego de una temporada con el otrora conjunto de Montería, retornó con el propósito de saborear las mieles de la institución 'azucarera', y de paso, brindarle tranquilidad a su núcleo familiar.

"Ser la cabeza de mi hogar es una bonita responsabilidad. Ahora tengo que tener mucha disciplina para que las cosas me salgan muy bien y así poderme ir al exterior, desde donde seguramente voy a tener más tranquila a mi familia ¡Soy el único que los puede sacar adelante!", declaró el fallecido jugador a FUTBOLRED en el Apertura de 2008.

Su sueño empezó a edificar luego de que el golero colombiano Farid Mondragón, lo subrayara como uno de los mejores prospectos del balompié nacional, y junto a Alexander Viveros iniciaran la representación del jugador.

"Ya llevábamos un proceso de representación de algo más de un año y siempre estuvimos muy unidos. Siempre que Farid (Mondragón) viene en junio y diciembre nos reuníamos con él. Nos hacia muchas recomendaciones en cuanto a nuestra vida personal y deportiva. Es un orgullo para uno tener un representante de esa talla", reconoció el también jugador verdiblanco, Juan David Cabezas.

En los inicios del 2009, contrario a su voluntad, se vinculó al Atlético Huila, donde se consolidó y terminó como goleador (7 anotaciones). Sumó tres años en la categoría profesional, 65 partidos, 12 goles, tres equipos, y al perecer, su sueño de ir al 'viejo continente' estaba cerca de hacerse realidad.

Infortunadamente, durante la madrugada del pasado domingo aceleró su carrera, equivocó su vía, se apagaron las luminarias que guiaban su vida y sus sueños se consumieron entre las cenizas.

Este lunes, el cuerpo sin vida de Hernán Córdoba se paseó por los pasillos de la sede administrativa de los 'azucareros'. Luego, tomó rumbo a Palmira, ciudad que un 2 de noviembre de 1989 lo vio nacer, y la misma que este martes le deseará el, que brille para él la luz perpetua.

"Vamos a estar muy cercanos a la pensión del jugador. Él tiene un niño pequeño, pero vamos a ver si se puede conciliar con la familia para que le cedan una parte a la mamá. La gente del Huila también ha manifestado sus intenciones de colaborar", indicó el gerente general del Deportivo Cali, Marco Antonio López.

Héctor Fabio Gruesso
Especial para FUTBOLRED

COMENTAR
GUARDAR