"Es una persona irremplazable", dijo 'Teacher' Berrío sobre Hernán Córdoba
Archivo

"Es una persona irremplazable", dijo 'Teacher' Berrío sobre Hernán Córdoba

"Muchas personas acá en Neiva decían que en el Huila era Córdoba y diez más", lamentó el DT de los 'opitas'. El jugador sería sepultado mañana en Palmira. Hoy será velado en la sede del Cali.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
21 de septiembre 2009 , 04:57 a.m.

Acongojado se encuentran los simpatizantes del Huila y del balompié colombiano, luego del accidente que cegó la vida del talentoso jugador natural de Palmira, Valle (2 de noviembre de 1989), y del también integrante del conjunto huilense, Mario Beltrán. Además de una mujer identificada como María Helena Cruz Otero.

El sentido fallecimiento del joven jugador (en la mañana del domingo), se produjo en la cumbre de su carrera futbolística. Hernán Córdoba se había constituido en el alma y nervio de los dirigidos por Guillermo Berrío.  

Era el eje de todas las acciones ofensivas y de las pelotas detenidas. Y, su ímpetu contagiaba al resto del grupo. Una clara demostración la realizó el pasado sábado, cuando lideró la remontada del Huila ante Deportivo Pereira (2-1). Anotó el gol del empate y luego sirvió la segunda anotación. Sumó siete goles y se erigió como el goleador de su equipo, luciendo en la espalda la emblemática número 10.

"Es una perdida lamentable. Es una persona irremplazable: Marcaba diferencia en el equipo y tenía una muy buena relación con el resto del grupo. Decía que quería ser goleador del fútbol colombiano, que los goles que hacía se los dedicaba a su hermano, Giovanni, y que quería salir adelante para ayudarles a su madre y a sus dos hijos. Yo trato de orientar a todos los jugadores, alertándolos de que la noche es mala; pero infortunadamente, después de la celebración por la victoria todo se convirtió en dolor". Declaró Berrío a Antena 2, quien también lamentó la muerte de Beltrán: "Era un muchacho alegre, a quien puse a debutar en la profesional", recordó.

Córdoba era el soporte de su familia, de quienes decía: "soy el único que los puede sacar adelante". Tenía el anhelo de jugar en Europa; posibilidad que empezó a avizorar luego de la orientación profesional que recibía por parte del portero colombiano Farid Mondragón, quien junto al presidente del Cali, Rodrigo Otoya, le regaló el auto en el que se accidentó. 

"Estoy muy golpeado por la muerte de Herman. Él era muy allegado a Alexander Viveros y nosotros los aconsejábamos en todo lo deportivo y lo personal. Él utilizaba la fuerza interna de la perdida de su hermano para salir adelante", manifestó Mondragón.

Huila es segundo en la tabla de posiciones (20 puntos), a un punto del líder (Medellín). En cuanto al futuro futbolístico del equipo, 'el Teacher' comentó: "Se van dos grandes hombres y futbolistas importantes para nuestra institución, pero la vida continúa. Yo creo que hay un grupo maduro, y tenemos que fortalecernos, porque van a venir momentos difíciles, pero tenemos que seguir luchando por alcanzar los objetivos. Uno como entrenador lo siente más, porque uno a ellos los trata como hijos".

Los restos fúnebres del también ex jugador del Deportivo Cali y las selecciones Colombia Sub-17 y Sub-20, serán velados en la mañana y tarde de hoy en la sede administrativa de la institución 'azucarera'. Luego, será trasladado a Palmira, donde este martes le estarían dando cristiana sepultura.

"Yo no sé qué decir, ni qué vamos a hacer, porque era el único apoyo que yo tenía. Yo trabajo vendiendo frutas en la galería en un puesto que me dejó una hermana que está en estos momentos en Venezuela", comentó la señora madre del jugador.

 

COMENTAR
GUARDAR