"Es muy bueno este punto, no enfrentamos a ningún pintado": 'Basílico'
Archivo

"Es muy bueno este punto, no enfrentamos a ningún pintado": 'Basílico'

Cuando Santa Fe no encontraba el rumbo dentro del campo y Omar Pérez perdía el duelo de creadores con Giovanni Hernández, el DT 'cardenal' movió sus fichas para conseguir un valioso empate.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
20 de septiembre 2009 , 01:01 p.m.

Omar Pérez y Giovanni Hernández, los dos mejores volantes de creación del momento en el fútbol colombiano, se enfrentaban en un partido que ponía a prueba sus capacidades para conducir sus equipos.

Ubicados en esquemas que sobre el papel parecían idénticos, ambos estaban apoyados por una línea de tres en la recuperación y tenían la misión de alimentar el hambre goleadora de dos puntas que se complementaban en velocidad y potencia: por los rojos, Adolfo Valencia (Sub-18) y Yovanni Arrechea; por los 'tiburones', Norvey Orozco (Sub-18) y Teófilo Gutiérrez.

Pero muy pronto las cargas empezaron a inclinarse a favor del '10' de los barranquilleros. Lo que se veía en el terreno de juego era que mientras Hernández jugaba casi de memoria con 'Teo' y lo ponía fácilmente en posición de gol, Pérez no encontraba un destinatario para sus pases, porque tiraba el balón a un espacio y sus delanteros corrían a otro (¡Qué falta le hacía el chileno Gutiérrez!).

Además, el creativo 'Tiburón' comenzó a ser eficiente jugando por los costados, completando una línea de cuatro en el medio; mientras que Pérez, ante la imposibilidad de tocar el balón de primera intención y con la recia marca de Jorge Casanova encima, terminó tirando centros infectivos. Así lo explicaron los propios entrenadores:

 "Al principio logramos sacar a (Omar) Pérez a los costados y ahí él lanzaba. Y nosotros sabíamos que lanzaba. Entonces (Camilo) Ceballos hizo por lo menos cinco agrandes a la espalda de (Adolfo) Valencia, acompañando la jugada, y así fuimos controlando el partido", dijo Comesaña.

Mientras que Germán González agregó:  "Ellos, por la figura que montan (un 4-4-2), hacen que Giovanni Hernández se meta en la espalada del lateral que sale".

Por eso fue que poco a poco Junior se fue montando en el partido. Por eso fue que apenas a los 9' el visitante se fue arriba gracias a una jugada entre Hernández y Gutiérrez, que entraron a placer por la zona derecha de Santa Fe.

La temible dupla juniorista (apoyada a partir de los 35' por Carlos Bacca en reemplazo de Orozco) entendió que debía atacar los débiles costados del local (¡qué mal que jugó Arizala, qué irregular que es Otálvaro!) y fue así  como logró poner el marcador a su favor.

Llegó entonces otro de los factores determinantes del partido, la expulsión de Adolfo Valencia en el cierre de la primera parte. "Yo iba a sacar a (Adolfo) Valencia a los 30 minutos, pero no sé, no me decidí... -explicó 'Basílico'-. Si hubiera metido a Mario Gómez habríamos mejorado mucho, pero esperé un poquito (el cambio) para abrigar al chico. Nadie espera una expulsión...", lamentó.

Fue por eso que para la segunda parte el entrenador bogotano tuvo que mover sus fichas agresivamente. "Se necesitaban jugadores hábiles, que supieran manejar la pelota, como Mario Gómez y Mario González", analizó González.

Tres cambios en los primeros 15 minutos del complemento (salieron Arizala, Otálvaro y Arrecha y entraron Gómez, González y Néculman) dejaron a Santa Fe con un esquema de tres defensores, tres volantes, un enganche y dos delanteros.

Comesaña, por su parte, le apostó al ingreso de 'Totono' Grisales en reemplazo del amonestado Francisco Rodríguez. Su idea de controlar el partido y cuidar el gol a favor parecía acertada, pero no le funcionó: "Yo intentaba hacer un 4-4-1-1 o un 4-2-3-1, y no alcanzamos a hacerlo porque nos empataron", explicó, y confesó que los movimientos del rival lo tomaron por sorpresa: "Ellos nos sorprendieron porque dejaron tres atrás, a Flotta en la mitad en el medio y abrían y cerraban a Mario González y (Yulián) Anchico. Creo que (Jorge) Casanova retrocedió mucho por resguardar la posición, la zona. Y ellos sobre el lado de Fawcett nos metían tres jugadores: Mario González, Omar Pérez, (Yovanni) Arrechea y Luego Néculman... Nos recargaban esa zona, nos tiraban pelotas largas y nosotros no desciframos el partido hasta que nos empataron".

Tras el 1-1 que consiguió Yulián Anchico a los 64, el resto del espectáculo fue cortesía pura de los jugadores. En uno de los letales contragolpes del Junior, Bacca se descolgó por izquierda, soltó al centro para Gutiérrez y este la abrió por derecha para Hernández, que fusiló sin piedad a Agustín Julio. Y en la agonía del partido, cuando el 1-2 parecía sentenciado, con más garra que cualquier otra cosa Santa Fe logró meterse dentro del área de Berbia para dejarle en el área un balón a Mario Gómez, que definió en un ángulo imposible para el 2-2 definitivo.

Partidazo en la cancha y en los bancos técnicos, que dejó a ambos entrenadores satisfechos. "Le empatamos a un gran rival, y con diez hombres. Santa Fe jugó bien todo el partido", dijo González. "No perdí dos puntos, gané uno", puntualizó Comesaña.

COMENTAR
GUARDAR