Pelé-Maradona: el duelo que nunca termina
Archivo

Pelé-Maradona: el duelo que nunca termina

La rivalidad entre dos de las más grandes estrellas de la historia del fútbol no tiene límites y se hieren cada vez que pueden.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
18 de septiembre 2009 , 09:01 a.m.

No ocurre lo mismo con Alfredo Di Stéfano, con Johan Cruyff o con Zinedine Zidane, aunque éste tendría motivos para atacar una y otra vez al defensa italiano Marco Materazzi, pero el extraordinario jugador francés ha preferido olvidar.

"El incidente con Materazzi es historia para mi", dijo Zidane el pasado 20 de abril en unas declaraciones a la página web de la Fifa.

Zidane propinó un cabezazo en el pecho a Materazzi en la final del Mundial de Alemania 2006, que le supuso la expulsión. Italia ganó el partido en la serie de penaltis.

Nunca se aclaró del todo qué le dijo Materazzi a Zidane para que el francés estallará de ira. El defensa italiano ganó en febrero pasado un juicio por libelo al diario sensacionalista británico "The Sun", que había publicado que el agredido había empleado un lenguaje racista hacia Zidane.

En agosto de 2007, el semanario italiano "Sorrisi e canzioni" publicó que Materazzi les había confesado que había mentado con graves ofensas a la hermana de Zidane y que éste respondió con la agresión.

Pelé y Maradona nunca midieron su clase en los campos de juego, pero sí se enfrentaron en los despachos, ya que el "Pelusa" siempre acusó a "o rei" de defender más los intereses de la Fifa que los de los jugadores de fútbol.

El astro brasileño tampoco se muerde la lengua y no deja de mencionar el pasado de problemas con las drogas de Maradona.

Luego, está el debate eterno de quién fue mejor, Pelé o Maradona, que se resuelve a veces con ironías y a veces con descalificaciones mutuas. Cuando la pugna arrecia, Pelé la remata sin contemplaciones: "No habrá nunca otro rey".

Pelé pasó esta semana por Madrid y ha reabierto con rotundidad la polémica con el "Pibe de oro", que atraviesa una difícil situación como seleccionador de Argentina después de perder ante Ecuador, Brasil y Paraguay, derrotas que enviaron a Argentina a la zona de repesca del Mundial cuando sólo quedan dos encuentros, frente a Perú y Uruguay.

"El único gol de cabeza importante que marcó fue con la mano", dijo Pelé al aludir al tanto que el "Pelusa" anotó en cuartos de final a Inglaterra en el Mundial de México 1986.

Diego saltó para cabecear pero golpeó el balón con la mano izquierda para batir a Shilton. El árbitro Ben Naceur dio el tanto por válido y Maradona bautizó el lance como "la mano de Dios". Más tarde se redimió con el segundo gol a los ingleses, considerado el mejor de la historia de la Copa del Mundo. Argentina conquistó el título.

Con sus alusiones irónicas, Pelé seguramente estaba pensando en el gol de cabeza, de verdad, que había marcado 16 años antes, en ese mismo país en el Mundial de 1970, en la final ante Italia (4-1). "O rei" abrió el triunfo que dio el tercer título a Brasil con un preciso testarazo que batió a Albertossi.

En sus dardos a Maradona, Pelé no se quedó en la "mano de Dios".

Deslizó también una velada crítica al nombramiento del "Pibe de oro" como seleccionador de Argentina.

"Él no tiene mucha culpa porque todos sabemos que había entrenadores con más experiencia", dijo Pelé, que añadió que Maradona "arriesgó y está pagando el precio".

Pelé añadió leña al fuego, ya que anteriormente el director general del Real Madrid, Jorge Valdano, había irritado a Maradona al calificar de "arriesgada" la designación del "Pelusa" como seleccionador de la albiceleste.

El pasado 7 de septiembre, Valdano zanjó la polémica al afirmar que se refería a la falta de experiencia de su ex compañero en el equipo argentino "como un dato estadístico y no como una opinión".

Maradona no ha respondido inmediatamente a las nuevas pullas de Pelé, pero revisando la historia de su duelo dialéctico particular no cabe ninguna duda de que lo hará y de forma rotunda.

EFE

COMENTAR
GUARDAR