Patriotas quiere que Valledupar sea su trampolín hacia los cuadrangulares
Archivo

Patriotas quiere que Valledupar sea su trampolín hacia los cuadrangulares

Al dueño de casa no le queda otra que ganar si quiere continuar metido en la pelea por un cupo a los cuadrangulares. El visitante, por su parte, se aferra a un milagro matemático.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
17 de septiembre 2009 , 09:01 a.m.

Dado que Real Santander y Bogotá, justamente los equipos que lo superan en la tabla de posiciones del Grupo A, se miden entre sí en Floridablanca, la de este sábado contra el eliminado Valledupar es una oportunidad que Boyacá Patriotas no debería dejar pasar. Pero, claro, el elenco de Eduardo Julián Retat no ha confirmado los pronósticos que lo daban como uno de los favoritos de esta zona y, por el contrario, por cuenta de la irregularidad nadan contra la corriente.

 

Poseer la mejor nómina del torneo de ascenso no ha sido una ventaja para el elenco tunjano, que este sábado intentará darle una alegría a su inconforme hinchada. A estas alturas del torneo, cuando sus parciales pensaban verlo clasificado, está por fuera de los cuatro primeros y muy comprometido. Una situación bastante incómoda que solo se soluciona con triunfos, el elíxir para todos los males en el fútbol.

 

Un empate entre santandereanos y bogotanos, sumado a un éxito de los boyacenses, les permitiría a estos últimos acceder a la tercera casilla y afrontar los últimos cuatro partidos del torneo con la ventaja de saber que dependen de sí mismos. Y, si en Floridablanca hay un ganador, pero Boyacá Patriotas también triunfa, quedaría en el cuarto lugar, también dueño de su propia suerte.

 

Sobre el papel, entonces, todo favorece al elenco de Retat siempre y cuando consiga los 3 puntos frente al eliminado Valledupar. Eliminado, porque requiere los 15 puntos en disputa, algo muy poco probable a la luz de la campaña realizada hasta el momento. Con 8 derrotas en 13 presentaciones y la defensa más vulnerada del grupo, el cuadro costeño se mantiene con vida solo gracias al respirador artificial de las matemáticas. La derrota del pasado fin de semana en su casa enterró las ilusiones y lo dejó pensando más bien en la próxima temporada.

 

Al onceno verdiblanco, como ocurre con Alianza Petrolera y Dépor Aguablanca, no le queda otra que tratar de cerrar el año de manera decorosa, para dejar una buena imagen en la memoria de sus hinchas. Y convertirse en el obstáculo que haga tropezar a alguno de los candidatos, especialmente a uno de los pergaminos de Boyacá Patriotas, es una forma de cumplir con ese objetivo. El único antecedente reciente de este duelo en Tunja significó victoria para el local, por la mínima diferencia, el 9 de octubre del año pasado.

COMENTAR
GUARDAR