En el Grupo B, Rionegro y Expreso Rojo parecen ser los candidatos
Archivo

En el Grupo B, Rionegro y Expreso Rojo parecen ser los candidatos

El elenco de Zipaquirá es el que, sobre el papel, la tiene más fácil gracias a un calendario cómodo; el otro cupo, en cambio, se lo disputarán los otros cinco candidatos.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
09 de septiembre 2009 , 03:12 p.m.

A diferencia de lo que ocurre en el Grupo A, cuyo panorama parece despejado para Boyacá Patriotas y Real Santander, pese a la escasa diferencia en puntos, en el B la suerte de los candidatos está en vilo. Hoy son Academia FC y Expreso Rojo los equipos que acompañarían a los cuadrangulares a Unión Magdalena y Centauros, virtualmente clasificados. Sin embargo, en las seis fechas restantes podrían darse cambios.

Hay seis equipos pujando por dos cupos, mientras que Alianza Petrolera es el único que está eliminado matemáticamente. De esos aspirantes, el campeón Cortuluá es el que más duro la tiene, porque necesita al menos 15 de los próximos 18 puntos. Si bien en el Grupo A puede ser posible seguir en carrera con solo 25 unidades, en el B todo indica que esa cifra será insuficiente. Hay que contar, al menos, con 27 ó 28.

El siguiente es el panorama del Grupo B de la Copa Premier II:

Academia (tercero, 18 puntos, +2 en el gol diferencia):

Hasta ahora, los 'mandarinas' nunca estuvieron por fuera del grupo de los cuatro primeros. Sin embargo, por el duro calendario que les espera y porque se trata de un equipo que viene de más a menos, todo parece indicar que, de nuevo, se va a quedar al margen de la fiesta de los cuadrangulares.

Visitará a Expreso Rojo, Centauros y Unión Magdalena y recibirá a Alianza Petrolera, Rionegro y Bogotá. Junto con Juventud Soacha, son los únicos equipos que en lo que resta del torneo se medirán a los dos elencos que ya se encuentran del otro lado; además, lo hará de visitante, un factor que en teoría representa mayor dificultad. Y, para colmo, cierra su campaña en el clásico capitalino, un partido que, se sabe, siempre es diferente y tiene connotaciones especiales.

Por cuenta de las frecuentes sanciones, generalmente producto de reacciones infantiles o imprudencias, el técnico Jorge Serna no ha podido darle continuidad a la nómina. Además, los ahorritos cosechados en la primera vuelta se extinguieron rápidamente y el grupo viene con la moral en baja, luego de tres derrotas consecutivas. Le resultará difícil sumar a domicilio y en casa no ofrece garantías; requiere al menos 9 puntos para asegurarse.

En el transcurso del último año y medio, contra estos mismos rivales, ganó cuatro veces, empató dos y perdió cinco; al único que no enfrentó fue a Alianza Petrolera. La defensa, que perdió la solidez del arranque del torneo, es su gran dolor de cabeza. No es claro el panorama de este equipo, que muy probablemente no consiga la invitación a la siguiente fase.

Rionegro (cuarto con 18 puntos, 0)

Cuatro de sus seis últimos juegos serán como visitante y eso en otras épocas sería una ventaja para el elenco de Albeiro de Jesús García, que durante gran parte de la temporada fue el mejor de todos a domicilio. Sin embargo, hoy las circunstancias son diferentes.

Visitará a Centauros, Itagüí Ditaires, Academia FC y Atlético La Sabana, en tanto que recibirá en su casa prestada de La Ceja a Unión Magdalena y Juventud Soacha. El suyo, sin duda, es el calendario más complicado de todos, pues no solo tendrá que vérselas con llaneros y samarios, los más fuertes de su grupo, sino que el partido intergrupos le significa medirse al superlíder Itagüí Ditaires.

Su suerte se definirá rápido, en el transcurso de los tres próximos partidos: irá a Villavicencio e Itagüí y regresará a su patio para esperar al Unión Magdalena. Si el balance de ese periplo es positivo, podrá asumir con confianza los tres últimos duelos, contra rivales más asequibles. Los 'leones de oriente' parecen venir en alza, pero la irregularidad ha sido su constante este torneo y la indisciplina de sus jugadores, sancionados con demasiada frecuencia, agravaron la situación.

En los tres últimos semestres se vio las caras con todos sus rivales, con los que acumuló un récord que, de repetirse, le permitiría llegar a los cuadrangulares: nunca perdió. Ganó cuatro partidos y empató los restantes siete. Es hora de sacar la casta y demostrar de qué está hecho este equipo, al que el destino le presenta varias pruebas difíciles de sortear. Su futuro es incierto.

Expreso Rojo (quinto con 17 puntos, 0)

Es el de más cómodo calendario, pues ya no se medirá con Centauros y Unión Magdalena. En cambio, lo hará con cuatro rivales directos y el colero y eliminado Alianza Petrolera. En pocas palabras, su destino está en sus manos y sería el colmo que lo desperdiciara.

Será anfitrión de Academia, Atlético La Sabana y Alianza Petrolera, en tanto que acudirá a los predios de Juventud Soacha, Cortuluá y Palmira. Pese a que el técnico Félix Valverde Quiñones no ha podido darle equilibrio al equipo y a que ha sufrido constantes altibajos en su nivel de juego y resultados, la diosa fortuna parece favorecerlo en esta recta final del torneo.

Este conjunto se ha distinguido por ser un buen local y con ganar los tres partidos que le restan en el estadio Los Zipas tiene suficiente para asegurar el cupo. Luego, lo que consiga a domicilio será ganancia. Contra estos mismos rivales, en los más recientes tres torneos, no enfrentó a Atlético La Sabana ni a Alianza Petrolera. Con el resto, ganó una vez, empató cinco y perdió tres. No es un balance favorable, pero sería un fracaso que no avanzara a la siguiente instancia.

Atlético La Sabana (sexto con 16 puntos, +1)

Está a tiro de as, pero su rendimiento no ofrece garantías. Al igual que sus rivales directos, se dejó contagiar por la irregularidad y, entonces, de pronto perdió puntos que ya tenía en sus cuentas y, por eso, se le complicó la vida. Jugará cuatro partidos como local y esa puede ser su carta ganadora.

En Sincelejo lo visitarán Barranquilla, Cortuluá, Alianza Petrolera y Rionegro. Por su parte, irá a predios de Expreso Rojo y Centauros. Necesita 11 ó 12 puntos para asegurar un cupo en los cuadrangulares y sobre el papel los puede hacer en su estadio, dado que allí enfrentará a rivales que hasta ahora se han mostrado débiles a domicilio. Fuera de su casa, en cambio, se medirá a equipos muy fuertes.

Es probable que tenga que sufrir hasta el final, y no solo por la actual situación en la tabla, sino porque sus dos últimos partidos serán contra Centauros, en Villavicencio, y Rionegro, en Sincelejo. Y, está claro, se trata de dos equipos que nada le van a regalar. En el último año y medio, se midió a Barranquilla, Alianza Petrolera y Rionegro, con saldo de dos victorias y un empate. La tiene dura, pero con un poco de suerte puede llegar.

Juventud Soacha (séptimo con 16 puntos, -5)

Este conjunto experimentó una gran recuperación en las últimas fechas y se arrimó en la tabla, pero su calendario no es muy favorable, especialmente las tres últimas jornadas. Tendrá que aferrarse a su poderío como local, pues es junto con Unión Magdalena uno de los equipos que todavía se conserva invicto en esa condición a lo largo de la temporada.

Irá a casa de Cortuluá, Alianza Petrolera y Rionegro, mientras que al sur de la capital de la República llegarán Expreso Rojo, Centauros y Unión Magdalena. Su suerte, muy seguramente, quedará definida en las dos próximas semanas, luego de medirse a Cortuluá y Expreso Rojo; si el balance de esos duelos es satisfactorio, podrá encarar el resto con confianza. Su rendimiento a domicilio no ha sido bueno (11,1 por ciento) y ese puede ser su gran obstáculo.

Al Unión Magdalena fue al único de sus rivales que no enfrentó en el último año y medio. El resto de enfrentamientos arrojaron saldo de tres victorias, cinco empates y una caída. Está obligado a sumar al menos 12 puntos para estar en la pelea, lo que significa que tiene que ganar por fuera al menos en una ocasión. Difícil, muy difícil.

Cortuluá (octavo con 12 puntos, -3)

Aunque el campeón del primer semestre conserva una complicada opción matemática, pues está obligado a conseguir al menos 15 de los próximo 18 puntos, y aún así esperar qué ocurre con sus rivales, todo parece indicar que quedará eliminado.

Luego de observar el partido que el pasado fin de semana le ganó a Academia, en Bogotá, es difícil entender porqué el cuadro de Fernando Velasco anda tan abajo en la tabla. Posee una buena nómina y el nivel de juego que se le vio es superior al de otros equipos que visitaron la capital de la República. Todo parece indicar que fue demasiado tarde cuando despertó de su letargo y, entonces, ya estaba condenado a la eliminación.

Jugará cuatro veces en su casa, con Juventud Soacha, Dépor Aguablanca, Expreso Rojo y Centauros, y acudirá a los predios de Atlético La Sabana y Alianza Petrolera. No es un calendario demasiado complicado, pero tampoco es para confiarse. Su gran problema es el rendimiento como local, que llega apenas al 26,7 por ciento para ubicarse en el penúltimo lugar de esa estadística. Y, claro, en las actuales circunstancias, no puede ceder más puntos en el estadio Doce de Octubre.

Salvo a Atlético La Sabana y Alianza Petrolera, al resto de sus rivales los enfrentó en el transcurso de los tres más recientes torneos. Su balance fue de cuatro triunfos, cinco empates y dos derrotas. Solo por ser el campeón vigente se le otorga el beneficio de la duda, pero todo parece indicar que verá los cuadrangulares desde afuera.

COMENTAR
GUARDAR