Jackson Martínez y Adrián Ramos, únicos rescatables en Montevideo
Archivo

Jackson Martínez y Adrián Ramos, únicos rescatables en Montevideo

El primero cumplió con su gol y en los 33 minutos que jugó lastimó. Por su parte, el segundo hizo bien su labor al desbordar por izquierda. El resto de jugadores tuvieron un muy mal juego.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
09 de septiembre 2009 , 04:23 p.m.

Luego de la dolorosa derrota de la Selección Colombia en la que el equipo nacional dejó ir la única oportunidad por llegar al Mundial de Sudáfrica 2010, los análisis y las, siempre odiosas, cuentas aparecen para intentar levantar a un equipo que no envió una sola señal de vida en el mítico estadio Centenario.

La suerte que se tuvo en Medellín cuando se le ganó 2-0 a Ecuador, que jugó mejor que el equipo nacional cuando tuvo 10 jugadores, se ausentó en Montevideo. La espera por una jugada efectiva de Giovanni Moreno, que estuvo más tiempo en el suelo, nunca llegó y el fuerte grito de gol por la bonita anotación que convirtió Jackson Martínez quedará como una celebración más y un dato para la estadística, en los apenas diez goles que el equipo nacional ha convertido en esta eliminatoria.

El gol tempranero que recibió Colombia fue el comienzo de una tarde-noche para olvidar. La desatención defensiva le transmitió nervios a los defensores que no jugaron bien. Amaranto Perea no estaba en su lugar como lateral derecho y apareció como defensa central en la anotación de Luis Suárez. En este juego Mario Yepes fue impreciso mientras que Iván Córdoba fue de lo mejor sin que la calificación le permita aprobar el examen. Pablo Armero, el lateral izquierdo, mostró un buen físico porque no paró de correr, pero no terminó una buena jugada colectiva.

En la mitad del campo Colombia no dio pie con bola. Los dos volates centrales no entregaron un solo balón bien. Freddy Guarín y Abel Aguilar jugaron muy mal. En su labor primordial, la de quitar el balón, fallaron aún más y demostraron que no son jugadores para actuar en la Selección. Por su parte, Jhon Viáfara se tropezó, fue aparatoso y sus remates al arco siempre se fueron arriba, muy arriba, del palo más largo.

El único que se destacó en dicho sector del campo fue Adrián Ramos. El nuevo hombre del Hertha Berlín de Alemania supo jugar y ganarle la espalda a su marcador, Bruno Silva. Por el sector izquierdo derrochó fuerza, talento y aunque estuvo muy solo generó peligro.

Los hombres de ataque, Giovanni Moreno y Teófilo Gutiérrez, jugaron muy mal. El primero fue relevado y no hizo una buena jugada en los 57 minutos que jugó minetras que el goleador de Junior se fue expulsado del compromiso. El hombre que tuvo que haber sido titular y que sólo entró hasta el minuto 57, Jackson Martínez, demostró, en Medellín y en Montevideo, que es el mejor delantero de Colombia en la actualidad.

En fin, la Selección Colombia no jugó bien. Fue muy mal dirigido en el estadio Centenario, en el partido más importante de la eliminatoria, y generó un nuevo fracaso en el fútbol nacional.

Frecuencia goleadora de Jackson Martínez

El atacante de Medellín actuó 51 minutos en los dos partidos y marcó dos goles.

Fue fórmula de gol en el enfrentamiento ante los ecuatorianos e inexplicablemente, no fue de la partida frente a Uruguay. En el Atanasio Girardot ingresó a los 72' por Camilo Zúñiga y nueve minutos después ante habilitación de Giovanni Moreno, la clavó en el arco de Cevallos.

E igual fue el panorama en Montevideo. El partido se perdía con el tanto de Suárez en la primera etapa. La manija de Eduardo Lara, lenta en esta oportunidad, lo mandó al campo a los 57'... siete minutos después, le ganó el salto al arquero Castillo, la metió de cabeza y alcanzó a esperanzar el panorama por unos minutos.

Jackson, que con seguridad continuará su carrera en el fútbol extranjero el próximo año, cumplió con creces en sus primeros juegos vistiendo la 'amarilla'. Lástima que el rendimiento individual no fuera aprovechado para seguir prendidos de la esperanza mundialista.

COMENTAR
GUARDAR