Pese a la victoria, Colombia dejó muchas dudas en su accionar ofensivo
Archivo

Pese a la victoria, Colombia dejó muchas dudas en su accionar ofensivo

Jackson Martínez y Teófilo Gutiérrez tienen al país soñando nuevamente con el Mundial. Sin embargo, el equipo de Lara fue muy discreto en ataque y solo pudo con Ecuador cuando se quedó con uno menos.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
05 de septiembre 2009 , 12:13 p.m.

No había cómo. No se veía por dónde. Colombia lucía impotente frente a un equipo ecuatoriano que no solo estaba bien parado sino que era todo corazón y garra. Ni siquiera la expulsión de Pablo Palacios al minuto 50 fue del todo determinante para que los nuestros se adueñaran de la pelota.

Con un hombre de menos, Ecuador hizo un buen partido. Mantuvo siempre el orden en la defensa y jugó con la desesperación de una Colombia que jamás atacó con precisión y que solo hasta el minuto 85 pudo pegar la pelota al piso.

Porque el técnico colombiano planteó sobre el papel un ataque con dos hombres en punta -Radamel Falcao García y Teófilo Gutiérrez-, respaldados en el medio campo por Giovanni Moreno y apoyados por lo que pudiera hacer saliendo por derecha el volante Camilo Zúñiga.

Y el arranque invitó a la ilusión. Falcao, Gutiérrez y Moreno empezaron presionando bien arriba la salida del rival, y antes de los cinco primeros minutos Zúñiga prefirió el enganche en lugar de rematar al arco cuando recibió con perfil.

Pero poco a poco el ímpetu fue desapareciendo y, al mismo tiempo, Ecuador fue ganando en protagonismo. Un débil e incómodo cabezazo de Falcao y una pared entre Zúñiga y 'Teo' por la zona derecha fueron las únicas opciones medianamente rescatables de una Colombia perdida y sin norte, que dejó un boquete enorme entre los delanteros y los volantes de recuperación porque Giovanni Moreno se metió entre sus propios puntas y dejó el mediocampo bajo las órdenes absolutas de los visitantes.

El pelotazo fue el reflejo de la improvisación a la que obligó un libreto borroso. Los balones altos y largos que enviaban los nuestros desde propio campo dejaron con dolor de cabeza a los defensas ecuatorianos, que no se cansaron nunca de rechazar.

Y eso que Moreno hizo creer que el mal momento había sido solo un bache cuando a 10 minutos del descanso volvió a aparecer para tirarle un pase a Teófilo, y luego para rematar a las manos del portero un pase al medio del mismo Gutiérrez.

También pasó en el arranque de la segunda parte, cuando el delantero del Junior remató mal dentro del área y la bola le quedó a Falcao, que no alcanzó a empujarla para convertirla en gol.

Pero fue solo un espejismo. Muy pronto Colombia volvió al desorden y a la desorientación. Con tan solo 10 hombres, Ecuador siguió montado en el partido, aprovechando las ventajas del local y jugando de primera intención.

Entonces Lara decidió por fin mover el banco. Primero, Hernández por Falcao, volante por delantero; y luego, Martínez por Zúñiga, delantero por volante. Poco riesgo, pero el gol por fin llegó. Y no porque Colombia jugara mejor, sino porque los ecuatorianos evidenciaron desgaste y se equivocaron en la salida. Hernández atrapó la pelota entre sus piernas y se la tiró a Moreno, que a su vez se la mandó a Jackson. 1-0 y por fin a respirar.

Solo hasta entonces, con la ventaja en el tablero, Colombia pudo jugar con el balón pegado al piso. Solo hasta entonces, Moreno se atrevió a hacer una de las suyas y se descolgó por derecha, para ahí sí tirarle un buen pase a 'Teo'. Solo hasta entonces, el delantero del Junior pudo definir con la tranquilidad con la que lo hace frente al Envigado o Cúcuta.

Solo hasta entonces, Colombia pudo celebrar que el partido estaba ganado.

Solo hasta entonces, porque durante los primeros 80 minutos nunca se vio cómo, nunca se vio por dónde.

COMENTAR
GUARDAR