Después de 796 días, Iván R. Córdoba retorna a la titularidad de la Selección
Archivo

Después de 796 días, Iván R. Córdoba retorna a la titularidad de la Selección

El último juego del central del Inter de Milan con Colombia fue el 2 de julio de 2007, en la derrota 2-4 ante Argentina por la Copa América de Venezuela. "Lo importantes es la victoria", aseguró.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
04 de septiembre 2009 , 08:48 a.m.

Largo exilio tuvo el tetracampeón 'Nerazzurri' después del conocido litigio con el ex técnico Jorge Luis Pinto en el 2007. El 2 de julio Córdoba salió del gramado del 'Pachencho Romero' con más que una derrota a cuestas. Argentina había eliminado la Selección de la Copa América con un contundente 4-2, derrota que terminó por romper la relación con el D.T. santandereano. 

En el último juego de Colombia ante Estados Unidos, Iván Ramiro fue suplente y después su nombre no se volvió a escuchar en las convocatorias. Dos años después el panorama cambió. El ex central de Nacional y San Lorenzo fue citado de nuevo en la era Lara para los partidos ante Argentina y Perú, en los que fue suplente. Asumió con altura el banco y ahora retorna renovado con el anhelo mundialista.

"Los más importantes es el bien de la Selección, juegue o no juegue. En los últimos partidos me ha tocado en otra posición y he tratado de hacer lo mejor posible. Esas situaciones te llevan a aprender como jugador profesional y a asumirlas como tal", señaló.

Y aunque vivió el entorno de un Campeonato del Mundo en Francia 1998, 'Bolillo' Gómez lo mandó a la suplencia y puso de titular a Ever 'Chaca' Palacios. Por eso tiene una deuda pendiente. "Sabemos que es la última oportunidad para algunos de ir a un Mundial", apuntó como si nunca hubiera estado en la cita orbital.

Habló del rival, del que acotó que "es un equipo fuerte. Nos puede complicar pero solo si nosotros lo permitimos. Esperemos crearles más problemas a ellos". Y dio las claves para seguir con vida en las Eliminatorias rumbo a Sudáfrica: "tenemos que tener mucha concentración, administrar bien el balón, ser un grupo corto en todos los sectores y ser contundentes a la hora de llegar al arco contrario".

Córdoba soñó mucho tiempo el momento de volver a saltar al gramado vistiendo el '2' en su espalda y cantando con la mano en el corazón el "Oh gloria inmarcesible...". Ese momento ya llegó.

Juan Diego Ortiz Jiménez
Especial para FUTBOLRED

COMENTAR
GUARDAR