Academia quiere reivindicarse y, de paso, darle la estocada a Cortuluá
Archivo

Academia quiere reivindicarse y, de paso, darle la estocada a Cortuluá

Si no gana en Bogotá, el campeón del primer semestre le dirá adiós a la posibilidad de llegar a los cuadrangulares de la Copa Premier II. El local, por la reivindicación.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
02 de septiembre 2009 , 05:09 p.m.

Es mucho lo que está en juego en el partido que se disputará este viernes desde las 4 de la tarde en el césped sintético del estadio del Centro Urbano de Recreación (CUR) de Compensar entre Academia FC y Cortuluá. El dueño de casa necesita levantarse de dos derrotas seguidas para avanzar en pos de la clasificación, mientras que el visitante requiere el triunfo, sí o sí, para no convertirse en el segundo eliminado del semestre.

 

A los 'mandarinas', que terminaron la primera vuelta con un buen triunfo en el clásico capitalino y un superávit de dos puntos respecto al presupuesto inicial del técnico Jorge Serna, las cuentas se le descuadraron muy rápido. Fue en los 180 minutos que disputaron en Sincelejo y Soacha, que significaron sendas derrotas frente a Atlético La Sabana (2-3) y Juventud (1-2). Lo peor, que en ambos partidos comenzó ganando y permitió que le voltearan el marcador después de perder al menos un jugador por expulsión.

 

Y es que esa indisciplina, a veces fruto de la juventud y la falta de experiencia de muchos de sus hombres; otras de imprudencias y hasta de irresponsabilidades, metieron en serios problemas al elenco bogotano en las últimas fechas. Las sanciones son repetidas y, entonces, para el técnico Serna definir la alineación es como armar un rompecabezas al que le faltan piezas. Para su fortuna, podrá recuperar a Nelson Flórez y Ricardo Laborde, cuota de experiencia y de desequilibrio.

 

Academia sabe que necesita al menos 9 puntos más para asegurarse un cupo en la instancia semifinal, y las mejores posibilidades de conseguirlos están en los cuatro partidos le quedan como local: Cortuluá, Alianza Petrolera, Rionegro y Bogotá. Claro, si por ahí araña algún punto en sus tres últimas visitas (Expreso Rojo, Centauros y Unión Magdalena), mucho mejor. Pero, está claro que la clasificación está en casa.

 

Suerte contraria es la de Cortuluá, un equipo al que la vida le cambió el cielo a la tierra en apenas tres meses. Ese es el tiempo que transcurrió desde que el pasado 20 de junio dio la vuelta olímpica en el estadio Metropolitano Ditaires de Itagüí, tras imponerse en una extensa y dramática definición con tiros desde el punto penalti. De esa felicidad, el cuadro de Fernando Velasco pasó a ocupar posiciones de retaguardia y, peor aún, a quedarse por fuera de la fiesta de manera prematura.

 

Los del corazón del Valle acreditan únicamente 9 puntos (rendimiento del 27,3 por ciento) y requieren sumar al menos 18 de los próximos 21 en disputa. En otras palabras, tiene que ganar seis de los siete partidos que le restan. Aun si lo hace, dependerá de la suerte que corran Academia, Expreso Rojo, Atlético La Sabana, Rionegro y Juventud Soacha, sus rivales directos en procura de dos cupos a los cuadrangulares. El problema es que el nivel futbolístico del campeón del primer semestre deja mucho que desear y no se ve cómo pueda salvarse.

 

Ganar en casa, reivindicarse su gente, regresar a la victoria y, de paso, darle la estocada al mejor del primer semestre sería lo mejor que le podría ocurrir a Academia. Pero, para poder conseguir todos esos objetivos en una especie de moñona necesitará que sus jugadores se atemperen. Lo de Cortuluá, por su parte, es prácticamente un milagro, pero un milagro que todavía es posible según la ley de las matemáticas.

COMENTAR
GUARDAR