Los jugadores deben cobrar deudas o no comienza el torneo, advierte sindicato argentino
Archivo

Los jugadores deben cobrar deudas o no comienza el torneo, advierte sindicato argentino

El FAA advirtió que "es imposible" que comience el 14 de agosto próximo la temporada oficial 2009-2010 si los clubes no pagan las deudas que mantienen con los futbolistas.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
20 de julio 2009 , 08:07 a. m.

La entidad ha notificado a los dirigentes "que si no les pagan todo lo que les deben a sus futbolistas, no estamos en condiciones de empezar el torneo Apertura el próximo 14 de agosto como se ha establecido", dijo el secretario general del sindicato Sergio Marchi.

"La mayoría de los clubes no puede hacer frente a sus obligaciones y esto es muy difícil que se resuelva en menos de un mes", indicó el dirigente sindical a radio La Red, de Buenos Aires.

Según Marchi, "muchos clubes están esperando la venta de algún jugador para ver si hacen frente a sus obligaciones. Por eso tenemos que esperar un poco antes de decidir algo, ya que suele ocurrir que a último momento llegan algunas ofertas salvadoras".

"Pero lo concreto es que en Argentina, si no existiera nuestra entidad, ningún futbolista cobraría las deudas, porque los dirigentes siempre están tratando de saltar la soga para evitar pagarles", agregó.

"Muchos clubes tienen déficit y piensan que vendiendo un jugador lo saldan. Pero ¿qué ocurre si no pueden hacerlo?", se preguntó.

Marchi aseguró que varios estadios de Argentina están "obsoletos" y que por la crisis de los clubes no se pueden reconstruir "como ocurre con Independiente de Avellaneda", que tiene las obras retrasadas y juega los partidos en otros escenarios.

"Algunos, por ahí, venden a dos o tres jugadores y pueden empezar obras, pero hacer un estadio de cero es impensado en estos tiempos", opinó.

"En el mundo también está todo complicado. España está viviendo la peor crisis futbolística de los último treinta años, pero en Grecia y Turquía, sin ir más lejos, directamente no pagan", aseguró.

Los fichajes en Argentina están prácticamente paralizados y varias entidades dependen de inversionistas particulares no sólo para reforzar a sus equipos sino para conseguir el dinero con el que podrían saldar las deudas con sus jugadores.

El club más poderoso de Argentina, Boca Juniors, terminó su balance a principios de mes con una deuda de 2,6 millones de dólares y debió traspasar a uno de sus mejores futbolistas, el punta Rodrigo Palacio, por cinco millones de euros al Génova italiano cuando hace dos años su cotización era de 20 millones.

Buenos Aires
EFE

COMENTAR
GUARDAR