Las vuvuzelas, fiesta sudafricana para unos y ruido insoportable para otros
Apuestas Futbolred
Archivo

Las vuvuzelas, fiesta sudafricana para unos y ruido insoportable para otros

La Copa de las Confederaciones está acompañada de un ruido ensordecedor en sus estadios, producido por unas trompetas o cuernos de plástico, llamadas Vuvuzelas, que hacen sonar los espectadores.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
18 de junio 2009 , 05:50 a. m.

Estos instrumentos, incomprendidos por periodistas, aficionados y jugadores extranjeros, de aproximadamente un metro, y que se venden a un precio de 16 rands (1,6 euros), forman parte exclusivamente del folclore futbolístico sudafricano y se hicieron populares en el país a principios de los noventa.

Los instrumentos suelen llevar el color del equipo al que se va a animar y en el clásico sudafricano se suelen ver vuvuzelas amarillas, entre los aficionados de los Kaizer Chiefs, y blancas y negras, de los seguidores de Orlando Pirates, que utilizan cada uno un sonido distintivo de su equipo.

Vuvuzela quiere decir "hacer ruido" en lengua zulú, aunque algunos dicen que viene de una palabra del lenguaje popular de los barrios negros que quiere decir "ducha", pues el instrumento "ducha con su música".

Un aficionado de los Mamelodi Sundowns, el tercer equipo más importante de Sudáfrica, empezó a animar a su equipo con un cuerno de Kudu, un antílope de Sudáfrica, el mismo que utilizaban las tribus para llamar a reunión.

Desde entonces se hizo popular entre los equipos, hasta su comercialización en plástico a partir de 2001.

En el partido entre España e Irak, en Bloemfontein, se vendieron más rojas, para animar a España, que blancas, de los que tomaron partido por Irak.

"He vendido unas cuarenta en dos horas", afirmó Lisebo Mokuba, una de las vendedoras de este instrumento, el miércoles en Bloemfontein, antes del España-Irak.

Zoe Koetaan, una adolescente de 16 años, pidió una roja. "Me gusta porque me encanta hacer ruido y poner ambiente", señala esta seguidora de Fernando Torres.

Precisamente, el ruido que hace ha sido criticado por algunos en esta Copa de las Confederaciones, como el comentarista de la BBC y ex futbolista Lee Dixon, que durante le partido entre Estados Unidos e Italia afirmó que el sonido es "irritante".

Xabi Alonso, centrocampista de la selección española, coincide con el comentarista de la BBC.

"Estamos acostumbrados a los gritos de la gente, pero no a ese ruido de trompetas, que no te deja concentrarte y se hace insoportable", afirma, haciendo eco del sentimiento de muchos jugadores presentes en la Copa de las Confederaciones.

La Fifa barajó la posibilidad de prohibir las vuvuzelas durante el Mundial-2010, ante el temor de que fueran utilizadas como armas o que fueran usadas para hacer publicidad, pero en julio de 2008 se echó atrás ante el argumento de la Federación sudafricana: son parte del fútbol en el país.

Pero los aficionados sudafricanos se defienden afirmando que el instrumento pone ambiente en el estadio y forma parte de la cultura futbolística del país.

"Fueron introducidas por nuestros ancestros en el siglo XVIII. Era para llamar a reuniones o para juntar el ganado o para celebraciones y ahora los hemos llevado al fútbol para animar a los equipos. Se usa sólo en el fútbol y no en el rugby", explica Jack Kujane, un voluntario de Bloemfontein.

"Ahora los países vecinos los están adoptando, pero originalmente es algo exclusivamente sudafricano", añade Kujane.

Al principio, al no ser de plástico, en tiempos del Apartheid, estaban prohibidas ante el temor de que la multitud, en su mayoría de raza negra, más entusiasmada con el fútbol, la pudiera utilizar como arma, pero a partir de 1990 se permitieron.

En los próximos partidos, las vuvuzelas seguirán siendo un invitado importante en la Copa de las Confederaciones. Y aficionados extranjeros y jugadores deberán acostumbrarse, porque en el Mundial-2010 también estarán presentes.

Bloemfontein, Sudáfrica
AFP

Comentar
Guardar