Sudáfrica quiere que el fútbol sirva para superar la división racial
Apuestas Futbolred
Archivo

Sudáfrica quiere que el fútbol sirva para superar la división racial

Catorce años después de que Nelson Mandela entregara al equipo sudafricano el trofeo del Mundial de rugby de 1995, el país quiere aprovechar los torneos internacionales para impulsar la unión.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
08 de junio 2009 , 05:23 a. m.

Gracias a la Copa de las Confederaciones de junio y al Mundial de 2010, las autoridades esperan que ambas comunidades compartan un mismo objetivo: ver a Sudáfrica triunfar en el campo y en la organización del evento.

"Queremos fomentar la armonía entre los diferentes grupos étnicos, como en 1995, cuando todos los sudafricanos se unieron con el equipo nacional de rugby", deseó Rich Mkhondo, portavoz del Comité Local de Organización (LOC, en sus siglas en inglés).

Quince años después de la caída del 'apartheid', la división raciales siguen muy presentes en la sociedad sudafricana y el deporte es un claro ejemplo de ello, con el rugby considerado como deporte para blancos y el fútbol destinado más a un público negro.

En los años del régimen segregacionista, el rugby simbolizaba el orgullo de los Afrikaners, los descendientes de los primeros pobladores europeos en el país, mientras que el fútbol era más practicado entre los grupos más desfavorecidos y con menos acceso a instalaciones deportivas.

En la actualidad, la situación sigue respondiendo a estas líneas generales y la cantidad de blancos que animan a los equipos locales de fútbol es reducida, mientras que los negros se movilizan muy rara vez con motivo de un encuentro de rugby.

"No sé por qué la mayoría de los sudafricanos blancos no quieren apoyar a los equipos locales", reconoció el portavoz de la Asociación Sudafricana de Fútbol (SAFA), Mario Senyane.

En esa falta de identificación de los blancos con los clubes del país no parece que una falta de afición al fútbol sirva de justificación, ya que en los partidos del Manchester United inglés ante equipos sudafricanos como los Kaizer Chiefs o los Orlando Pirates, las gradas sí que estuvieron repletas de blancos.

Los organizadores de la Copa de las Confederaciones esperan aprovechar la proyección internacional del evento para comenzar a modificar estas divisiones raciales.

Para promover los torneos de fútbol, el LOC ha impulsado una campaña en las escuelas y el Consejo Internacional de Marketing, creado en 2002 por el Gobierno para mejorar la imagen de Sudáfrica, ha previsto distribuir unos 47 millones de banderas nacionales de aquí al Mundial.

También se han rodado dos anuncios publicitarios para llegar a más de 600 millones de telespectadores en todo el mundo. Uno de ellos presenta el 'diski' (fútbol en argot), una danza inspirada en los movimientos habituales de un futbolista.

Ese baile intentará ser potenciado como un símbolo del Mundial y se intentará que sea un fenómeno internacional, como en su día fue la canción española de 'La Macarena', con una coreografía sencilla que dio la vuelta al planeta.

Los organizadores esperan que todos sus esfuerzos se vean recompensados con un éxito de público y entusiasmo popular, a pesar de que en principio no parece que la Copa de las Confederaciones haya suscitado grandes pasiones.

AFP

Comentar
Guardar