Figo agradece a la afición del Inter su apoyo antes de jugar su último partido
Archivo

Figo agradece a la afición del Inter su apoyo antes de jugar su último partido

El jugador portugués agradeció a los hinchas del Inter el afecto que le han demostrado durante su estancia en el club, antes de decir adiós al fútbol profesional europeo.

30 de mayo 2009 , 07:58 a.m.

Figo, que mañana disputará contra el Atalanta su último partido y que esta temporada ha logrado su cuarto 'scudetto' consecutivo con el Inter, tuvo también palabras para "los amigos" de sus antiguos equipos: el Sporting de Lisboa, el Barcelona, el Real Madrid, así como para los de la Selección portuguesa.

"Me alegra que mi último domingo como futbolista profesional sea, para mí y para todos los jugadores del Inter, un domingo de fiesta", manifestó el portugués.

"Vencer siempre ha sido el verdadero objetivo de mi carrera.

Vencer todo aquello que era posible, desde los partidos de entrenamiento a las diferentes competiciones, desde las Copas a los trofeos personales. Y para lograr la victoria sólo conozco un camino, el del sacrificio y el trabajo", afirmó Figo en su misiva.

Asimismo, el jugador pidió disculpas por "si en algún partido o en algún período" no logró dar el máximo "a causa de una lesión o por cualquier otro motivo".

Agradeció también a sus compañeros y al presidente del Inter, Massimo Moratti, su apoyo y su confianza y subrayó los logros que el equipo ha conseguido en los últimos años.

"El fútbol me ha dado mucho, pero sobre todo me ha regalado la posibilidad de conocer a personas maravillosas y amigos que serán para siempre", aseguró el interista, que agregó: "No haber tenido nunca un problema con un compañero es el trofeo más bello de mi carrera".

Figo llegó al fútbol español en 1995, de la mano del Barcelona que pagó al Sporting 230 millones por su traspaso.

Cinco años más tarde el jugador fue utilizado como fichaje bomba durante la campaña electoral que llevó a Florentino Pérez a la presidencia del Real Madrid.

El 24 de julio de 2000 fue presentado como jugador blanco para las próximas seis temporadas. Su rescisión del contrato que le ligaba al Barcelona costó 10.000 millones de pesetas.

A los pocos meses de su llegada al Real Madrid, el 19 de diciembre de 2000, fue galardonado con el "Balón de Oro" al mejor jugador de Europa y el 17 de diciembre del año siguiente fue proclamado mejor jugador del 2001 por la Fifa.

Roma
EFE

COMENTAR
GUARDAR