Enrique Meza busca saldar cuentas con brasileño Ricardo Ferretti
Archivo

Enrique Meza busca saldar cuentas con brasileño Ricardo Ferretti

El técnico del Pachuca es el mejor entrenador del fútbol mexicano en los últimos 11 años, pero le queda una cuenta pendiente que tratará de saldarla esta semana en la final de liga.

26 de mayo 2009 , 06:56 a.m.

Ferretti ganó su primer título en el verano de 1997 cuando las Chivas de Guadalajara se impusieron en la final a los Toros Neza de Enrique Meza que entonces asistía a su primera disputa de título y la perdió al ser goleado en el encuentro de vuelta.

En los tres veranos siguientes, Meza fue campeón con el Toluca y sumó una cuarta corona de liga con Pachuca en el torneo Clausura-2007, pero nunca volvió a toparse con Ferretti, con quien se verá el jueves en el partido de ida y el domingo en el de vuelta en la final del Clausura.

Se trata de dos entrenadores de estilos diferentes; el brasileño suele decir en las entrevistas que su verdadera vocación era la de militar y por eso la disciplina es lo primordial en su forma de trabajo y en los partidos nunca sonríe y suele reclamar de forma brusca a sus jugadores.

En un mundillo en el que los entrenadores son aves de paso cuya estabilidad depende de resultados, el "Tuca" Ferretti puede presumir de nunca haber sido despedido, algo llamativo en un entrenador con casi 12 años sin ganar un cetro.

Meza es la otra cara de la moneda; sobrio, callado, aunque enérgico en la toma de decisiones. Se convirtió en un ídolo para el Toluca entre 1998 y el 2000 cuando ganó tres campeonatos, pero después vino a menos al fracasar con la selección nacional y con los clubes Atlas, Cruz Azul y Toluca, en una segunda vuelta.

A Pachuca no le importó que estuviera en desgracia y lo contrató para el Apertura 2006, lo cual significó la segura era de gloria del entrenador, que ese año ganó la Copa Sudamericana al vencer en la final al Colo Colo, en el 2007 conquistó el torneo Clausura y la Copa de Campeones de Concacaf, torneo en el que repitió en el 2008.

Aunque Pachuca y Pumas, con cinco títulos cada uno, no se han enfrentado jamás en una final, sus entrenadores sí tendrán su oportunidad de revancha y eso será un condimento adicional al ambiente de la final.

Cierto que ambos conjuntos dejaron mucho que desear en semifinales al perder sus partidos como locales, Pumas ante Puebla y Pachuca frente a los Indios de Ciudad Juárez, pero sus nóminas son balanceadas y sus entrenadores tienen mucho oficio, lo cual permite predecir una de las finales más emotivas de la liga.

Si Meza gana no sólo habrá liquidado su pendiente, sino que saltará al tercer lugar en títulos ganados en la liga y si lo hace Ferreti sumará apenas su segundo cetro, pero será muy valioso porque acabará con su sequía y lo hará ante el mejor.

EFE

COMENTAR
GUARDAR