"Hoy no somos buen socio para nadie", dijo el Presidente del Medellín
Archivo

"Hoy no somos buen socio para nadie", dijo el Presidente del Medellín

Jorge Osorio Ciro habló largo sobre pasado, presente y futuro del rojo. "Por el problema (investigación por lavados de activos de algunos ex directivos), perdimos opciones de patrocinio", reconoció.

22 de mayo 2009 , 04:59 a.m.

Aunque la situación económica es bien difícil para Independiente Medellín, con un déficit de 2.800 millones y ausencia de patrocinadores por el problema jurídico que envolvió a dirigentes y ex directivos por sospecha de lavados de activos, el presidente del Medellín explicó que administrativamente el club está en franca mejoría y que le apuntan a ser modelo institucional para lo demás equipos profesionales del país.

La actual administración, regida por la sociedad anónima llamada Sueños del Balón, cuando compró al equipo (2006) pretendió "hacer un cambio estructural en grande mediante una organización en todos los sentidos que afrontara los problemas básicos de un equipo que en 2001 era inviable económicamente."

La sociedad, de la cual hacen parte Francisco Maturana, Víctor Luna, Juan José Peláez, el actual presidente del DIM Jorge Osorio Ciro entre otros, se asesoró de expertos que habían trabajado con el gobierno brasilero y diagnosticaron los puntos críticos del presente de una institución con más de 96 años de historia.

A cada problema se le puso coto. Sobre todo en el tema contable que era el gran lastre con el que cargaba el DIM en administraciones pasadas. "Hoy Medellín es transparente contablemente. Realizamos acciones estructurales para conseguir la legalidad del club antes de comprarlo", explicó Osorio Ciro.

El déficit de caja, que era de 1.000 millones hace cuatro años se saldó y el déficit operativo que ascendía a 8.500 millones, se redujo a 2.800. Sin embargo la situación sigue siendo embarazosa. Gran parte del problema que tiene maniatado al equipo es la situación jurídica de algunos ex directivos que fueron vinculados a procesos de lavados de activos y recluidos en centros carcelarios mientras la investigación avanza y se aclara el asunto.

El patrocinio fue el que más sufrió. Ninguna empresa se quiso vincular como sponsor oficial por temor de ver su imagen afectada con el problema penal del que fue objeto el club, que no obstante, como institución no tiene incriminación penal. Entonces el horizonte también se puso oscuro porque Medellín es un equipo altamente dependiente de la recaudación por concepto de taquillas y esta fue inferior a 8.000 personas durante el primer semestre 2009.

"Cuando estalló el problema (10 de diciembre de 2008) nos afectó en todos los sentidos. Todas las relaciones quedaron marcadas y fue el tropezón más grande de esta administración", reconoció el directivo.

Tanto afectó la imagen del club que tres empresas colombianas que estaban interesadas en pautar en la camiseta del equipo, cancelaron los contactos. "Para no necesitar patrocinio requeriríamos de 22 mil aficionados por partido de local..."

La solución entonces en estos dos meses donde no habrá ningún ingreso que logre al menos costear la parte salarial, será destinar la plata que estaba presupuestada para inversión en gastos de funcionamiento. Por eso la consecución de refuerzos para el siguiente torneo es poco viable y antes se tendrán que recortar gastos.

El tema administrativo parece andar sobre ruedas con proyectos a largo plazo como la sede deportiva y "ganar influencia nacional con respecto a los hinchas." Los cambios estructurales dependen de largos periodos pero la institución está limpiando su imagen y generando una impresión de legalidad. En lo deportivo el club le apuntará a consolidar los 'pelaos' de las divisiones menores que esperan la oportunidad y cumplir de esta manera la política institucional que es la "producción de jugadores."

Así, el panorama en la oficina es alentador... en la cancha, no tanto.

Juan Diego Ortiz Jiménez
Especial para FUTBOLRED

COMENTAR
GUARDAR