Pablo Armero fue el jugador más destacado de Colombia
Apuestas Futbolred
Archivo

Pablo Armero fue el jugador más destacado de Colombia

Sus veloces apariciones en campo rival, el criterio para manejar el balón y crear de su sector un lugar de opción de gol, fueron los elementos que pusieron a Armero un escalón arriba del resto.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
28 de marzo 2009 , 06:31 p. m.

El aprendizaje que ha logrado en el Palmeiras de Brasil lo demostró en el campo de juego.

Su progreso se nota en cada uno de sus movimientos y en la técnica para transportar el balón por varios metros generaron varios aplausos. Con las indicaciones claras de atacar, de salir constantemente a campo rival, Pablo Stifer Armero fue un atacante más de Colombia durante los primeros 45 minutos.

En ese lapso y con mucha claridad se asoció con Vladimir Marín por el sector izquierdo. Superó las veces que quiso a Miguel Hoyos y pudo, incluso, anotar un gol. Se mostró constantemente y pidió la pelota con compromiso y decisión.

Desde el pitazo inicial del árbitro ecuatoriano Alfredo Intriago se observó como Armero se ubicó como un hombre más de ataque. Con Bolivia con un solo delantero en el campo, Diego Aroldo Cabrera, el marcador que en la noche de El Campín fue más lateral se dispuso a salir y convirtió su zona en una autopista. Por allí apareció siempre y descongestionó el poblado mediocampo que armó Bolivia en la mitad del campo.

Al minuto 10 del primer tiempo generó un emocionante contragolpe que no supo definir Darwin Quintero. Con su característica velocidad supo tener la pelota atada a su botín izquierdo y le puso un pase gol enorme al delantero nacional que no concretó.

Y mientras los minutos pasaban y la lluvia arreciaba en El Campín, Armero siempre pidió la pelota. Enloqueció a los defensores bolivianos y nunca se escondió. Se mostró, pidió la pelota y logró ser, en varias ocasiones, el jugador más buscado por sus compañeros.

Su mejor momento en el partido se presentó al minuto 38. Armero subió al ataque,. Se 'vistió' como delantero y con remate al arco, fortísimo, de pierna izquierda casi anota. Su impacto mereció entrar al arco, pero la pelota saludó la red, pero no quiso meterse mientras los aficionados, y el propio Armero, se tomaban la cabeza.

En el segundo tiempo Armero fue amonestado. En una decisión apresurada del juez, el jugador fue castigado y con esa tarjeta no podrá actuar en el partido contra Venezuela, en Puerto Ordaz, y en su reemplazo fue convocado el defensor de Once Caldas, Luis Nuñez.

En ese lapso, en la segunda etapa, Armero no salió al campo rival como en el primer tiempo. Priorizó la marca. Colaboró bajando el ritmo de juego, pero cumplió ante cada indicación técnica que le pidió el técnico Eduardo Lara. Incluso, pese a que la gente quiso más dinámica y pidió más goles en la tribuna, el defensor así como el resto de sus compañeros tuvo la inteligencia para manejar la dinámica. Si en el primer tiempo se jugó a cuarta velocidad, luego se jugó en la segunda velocidad algo que se entiende porque en tres días, con un viaje de por medio, el equipo nacional deberá enfrentar a una difícil Venezuela que necesita un triunfo.

Por todo lo que hizo y generó en la primera parte, Pablo Armero fue el mejor de Colombia. Mejoró notablemente su rendimiento respecto a actuaciones flojas como ante Paraguay y dejó claro que con ese nivel, el tan sufrido puesto como lateral izquierdo ya tiene dueño.

Leonardo A. Duque Soto
Periodista FUTBOLRED
leoduq@eltiempo.com.co

COMENTAR
GUARDAR