Bogotá nuevamente le dio su apoyo a la Selección Colombia
Apuestas Futbolred
Archivo

Bogotá nuevamente le dio su apoyo a la Selección Colombia

Los 26 mil espectadores que acudieron a las tribunas del estadio El Campín se entregaron desde el primer minuto y hasta el último dándole su respaldo al equipo de Eduardo Lara frente a Bolivia.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
28 de marzo 2009 , 05:43 p. m.

"Estamos muy contentos por el apoyo recibido. Quiero agradecerle a la gente por estar alentando siempre. No se esperaba tanta gente, al final llegaron muchos aficionados y eso es importante", esas fueron las primeras palabras que dejó escapar el profesor Lara cuando llegó a la rueda de prensa tras el triunfo sobre los bolivianos, dejando en evidencia la satisfacción que existe en el seno del seleccionado colombiano después de haber visto la excelente respuesta de los aficionados, a los que no les importó la lluvia, ni el frío capitalino para llegar en excelente número al estadio bogotano y darle ese valioso aliento el equipo.

Y es que desde el momento mismo, cuando faltaban pocos minutos para las siete de la noche, en el que saltaron los futbolistas colombianos a realizar sus trabajos de calentamiento a la cancha se escucharon ovaciones y vítores, palmas, gritos desaforados de algunos tratando de llamar la atención de sus ídolos y esa resultó ser la primera muestra de cariño de la parcialidad bogotana.

Ya minutos después aparecieron en medio de una fuerte llovizna los once guerreros de Lara vestidos de amarillo, azul y rojo y ahí definitivamente subió la temperatura.

Pero ni el agua, ni nada bajó el ánimo de los aficionados, que tuvieron emociones desde los primeros minutos cuando llegaron las acostumbradas gambetas de Carlos Darwin Quintero, quien dejó a muchos con el grito de gol atragantado cuando quedó frente a frente con el arquero Carlos Arias, de los visitantes, y posteriormente posibilidades de anotar de Radamel Falcao García.

Ese fue el abrebocas porque lo mejor estaba por venir. Así cuando el reloj llegó al minuto 28 apareció la magia de Macnelly Torres, quien de pierna derecha venció la resistencia del guardameta Arias y puso a festejar no solamente a la gente que llegó a El Campín, sino también a todo un país que estaba pendiente del seleccionado nacional.

El apoyo siguió, la gente se gozó cada instante y ni siquiera en el segundo tiempo cuando se perdió el control del balón y Bolivia ganó terreno se le dio la espalda a los jugadores. El público cantó y empujó y nuevamente el premio llegó en el terreno de juego sobre el final del compromiso.

La euforia colectiva se generó en el momento en el que Wason Rentería cabeza empujó el balón de cabeza en el arco sur del escenario de la calle 57. Para completar, la celebración del jugador del Sporting Braga, de Portugal, se notó sentida, ya que hasta se montó en la malla y muchos se querían lanzar a abrazar al chocoano.

Con el marcador 2-0 a favor solamente se dejaron correr los últimos segundos y cuando el árbitro Alfredo Intriago decretó el final del compromiso se escucharon atronadores aplausos, mientras que los jugadores de Colombia y los integrantes del cuerpo técnico se abrazaban en el terreno de juego.

Una de las imágenes que mostró una vez más el naciente romance entre la gente y su seleccionado fueron los saludos de Mario Yepes, líder por naturaleza del tricolor, para las tribunas de norte, oriental y también para occidental y altas sur. El reconocimiento fue notorio y a la salida del escenario deportivo se escucharon voces de positivismo.

Los seguidores de nuestro país se han vuelto a ilusionar y a soñar con el Mundial de Sudáfrica 2010. De eso no puede quedar duda.

Óscar Javier Ostos Mayorga
Periodista Futbolred
oscost@eltiempo.com.co

 

COMENTAR
GUARDAR