"No nos puede invadir el pesimismo", dijo Mauricio Pochettino, D.T de Espanyol
Apuestas Futbolred
Archivo

"No nos puede invadir el pesimismo", dijo Mauricio Pochettino, D.T de Espanyol

Con más psicología que pizarra, el adiestrador se ha embarcado en la aventura de salvar al club descenso a Segunda división. En apenas mes y medio ha recuperado un cierto optimismo.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
05 de marzo 2009 , 04:22 a. m.

Explica, al fin y al cabo, que su idea fundamental es "mantener la estabilidad emocional y la organización dentro del campo" como punto de partida. "Eso es lo que te da puntos", sostiene en una entrevista concedida a la Agencia EFE.

El técnico argentino, futbolista hasta 2006, cree que su equipo está sabiendo "gestionar muy bien la obligación de ganar" pese a su posición en la tabla, penúltimo. "Estamos controlando bien esa ansiedad. Durante los partidos, debemos gestionar bien las emociones, tener la cabeza fría y el corazón caliente".

El objetivo, según Pochettino, es convertir la responsabilidad en motivación. "No nos puede invadir el pesimismo. Sabemos que tenemos una responsabilidad y qué es lo que nos estamos jugando, pero eso no nos puede atenazar. La responsabilidad nos tiene que dar aún más fuerza".

Pochettino cuenta con un importante bagaje en situaciones límite.

Las vivió como jugador. Pero asume esa herencia con una cierta distancia.

"En el campo nunca se repiten situaciones idénticas. Tú puedes entrenar veinte faltas o saques de esquina, y la relación entre el balón, la portería, el jugador y el rival siempre cambiará. Es imposible tenerlo todo controlado, aunque es cierto que haber gestionado situaciones de estrés muy elevadas puede ayudar. Pero los actores y el entorno cambian", ha explicado.

A su llegada al cargo, en sustitución de José Manuel Esnal, 'Mané', Pochettino se encontró un vestuario "con muchas ganas y mucha disponibilidad", pero quizá desorientado.

"Los jugadores tenían la necesidad de escuchar un mensaje de optimismo y de confianza por parte de la gente que dirigía el grupo", ha recordado. Su primera labor fue "recuperar la confianza y la autoestima".

Un mes y medio después, la conclusión más importante de Pochettino es que el equipo "siempre ha enviado un mensaje muy positivo desde el campo, más allá de los resultados" que obligarán al equipo a un gran esfuerzo para salvar la categoría.

"Pero avanzamos día a día. El equipo ha crecido y sabe que en momentos como estos, los esfuerzos se tienen que doblar porque cuesta el doble llegar al objetivo marcado".

Dos nombres pueden marcar el futuro deportivo del Espanyol. Son Iván de la Peña y Raúl Tamudo, referentes ofensivos del equipo. A Pochettino, en cambio, le cuesta personalizar. "Todo depende del estado de forma del equipo. Quiero un bloque sólido, donde no solamente algunos defiendan y otros ataquen. Todos somos importantes".

Además del apartado mental, Pochettino ha impulsado la preparación física de la plantilla junto a Feliciano di Blasi, responsable de la parcela física. "Hemos creado nuestros hábitos e imprimido nuestras ideas. Feliciano tiene 30 años de experiencia y yo he sido futbolista. Creemos necesario dar nuestro toque y aportar nuestras ideas, pero no apretar por apretar. Trabajamos con datos, con mucha cabeza, sin obligar a correr cinco horas seguidas porque sí".

Obsesionado con salvar al Espanyol de la Segunda división ("todos sabemos qué supondría un descenso y por eso haremos lo imposible para evitarlo"), Pochettino apenas piensa en el futuro. Puede ser el entrenador que inaugure el nuevo estadio, pero rechaza cualquier apunte más allá del mes de mayo: "ni lo he pensado ni se me pasa por la cabeza. Es ilusionante, pero ahora mismo no existe otro pensamiento que el de salvar al equipo de esta situación", proclama.

Considera, eso sí, que el club blanquiazul tiene un "gran margen de mejora y un enorme potencial" que le obligan a pelear por otros objetivos.

"No es el momento de abrir un debate que sería muy largo. No estamos ahora para dispersarnos, pero este equipo y este club tiene unas posibilidades enormes. Necesitamos épocas más equilibradas, más estabilidad, no pasar de jugar una final de la UEFA a pelear por el descenso en dos años", ha indicado.

Barcelona
EFE

COMENTAR
GUARDAR