Carlos Ischia, el escudero de Bianchi que conoció la gloria de campeón en Boca
Archivo

Carlos Ischia, el escudero de Bianchi que conoció la gloria de campeón en Boca

El otrora asistente del exitoso Carlos Bianchi aprendió los secretos de su maestro y se dio el gusto de conducir a Boca, ahora bajo su tutela, a la obtención del título del Torneo Apertura-2008.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
23 de diciembre 2008 , 03:11 p.m.

El 'Pelado' Ischia asumió la dirección técnica de Boca a principios de este año, como sucesor de Miguel Angel Russo, con la difícil misión de conducir un equipo obligado a ganar cuanto torneo disputa, y a pesar de no tener grandes antecedentes como entrenador.

En realidad, Ischia ya conocía el "mundo Boca" desde hacía mucho tiempo porque fue el ladero de Carlos Bianchi durante casi todo el brillante ciclo del 'Virrey' entre los auriazules, entre 1998 y 2001.

Decidió independizarse tras el alejamiento de Bianchi y trabajó en Vélez Sarsfield, Gimnasia y Esgrima La Plata, Rosario Central y el colombiano Junior de Barranquilla, pero recién conocería los mayores éxitos al frente de Boca, al que llegó justamente por consejo de su mentor.

Como jugador, surgió en el humilde Chacarita Juniors y luego recaló en Vélez, donde se destacó como un volante habilidoso y con llegada al gol, para luego continuar su campaña en los colombianos Junior y América de Cali, con el que llegó a la final de la Copa Libertadores en 1986.

Más allá de no ser muy conocido para los simpatizantes, Ischia impuso en Boca un estilo de juego agresivo, casi siempre apoyado en la habilidad de Riquelme y con un fuerte protagonismo, aunque en varias ocasiones se mostró endeble en defensa.

Los tropiezos en el plano local en el primer semestre, más allá de haber trepado hasta las semifinales de la Copa Libertadores le costaron algunas críticas, incluida la del astro Diego Maradona.

Las severas lesiones que sufrieron estrellas como Martín Palermo y Rodrigo Palacio, y un incidente nunca aclarado con el arquero Mauricio Carante, lo impulsaron a darles la titularidad a juveniles como Javier García, Lucas Viatri, Pablo Mouche, Nicolás Gaitán y Juan Forlín, quienes le respondieron con buenos resultados.

Ante la prensa, Ischia prefiere los dichos concretos y contundentes y, en ese sentido, había anticipado que "la meta que me puse es salir campeón. Todos sabemos muy bien que en Boca hay que ganar o ganar. Y lógicamente, quiero seguir siendo el director técnico de Boca. Ganar un campeonato local después de cinco torneos es muy importante".

Buenos Aires
AFP

COMENTAR
GUARDAR