Adrián Ramos, el hombre que abrió las puertas del título
Archivo

Adrián Ramos, el hombre que abrió las puertas del título

Su actuación durante los primeros 45 minutos del partido de la final, con gol incluido, fue suficiente para erigirse como la figura en el partido de vuelta de la final del fútbol colombiano.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
22 de diciembre 2008 , 05:05 a.m.

Y es que Ramos tuvo un primer tiempo brillante. Respaldado por las continuas salidas de Pablo Armero por sector izquierdo, el volante y delantero 'escarlata' fue una constante preocupación para la defensa del Medellín. 

"Gracias a Dios salimos adelante en el campeonato a pesar de tanta dificultad que tuvimos durante el año. Este es un premio a un grupo que siempre ha estado unido, por eso salimos adelante", señaló Ramos al final del compromiso.

Tras el gol de Diego Álvarez, que logró silenciar el Pascual y dibujar la preocupación en las caras de los hinchas americanos, Ramos apareció como el héroe que les devolvió el ánimo a sus compañeros, demostrándoles que la estrella 13 estaba más cerca que lejos y que todavía había tiempo de pelear por ella.

Fue el minuto 26, cuando 'Adriancho' recogió un balón en tres cuartos de cancha y con un par de fintas logró dejar en e camino a sendos defensores rivales. Lo siguiente fue un latigazo furioso, que se negó a morir en los guantes de Bobadilla y fue a parar al fondo de la red.

Vendría más para Ramos. A los 35 se la bajó de cabeza a Parra Cadena dentro del área, quien sin frialdad para definir mandó la bola por encima del travesaño. Y tuvo cerca el segundo, cuando a falta de tres minutos para el descanso y luego de un contragolpe letal conducido por Armero, no tuvo suerte para rematar el centro rastrero que le llegó desde la izquierda.

"El primer tiempo fue muy complicado, porque el Medellín salió a buscar el resultado, pero América lo que hizo fue contrarrestar todo eso y por eso salimos campeones", había dicho el delantero.

Su segundo tiempo fue más discreto. Ya no brilló tanto cerca al arco 'Poderoso', pero fue fundamental ubicándose siempre detrás de la línea del balón y ayudando a evitar la salida del DIM.

Sobre el cierre del partido, y cuando el partido estaba 2-1, tuvo tiempo, incluso, para la bondad. Víctor Cortés inició un contragolpe por el centro del campo. A su derecha corría Ramos y la izquierda Córdoba. El 'Curo' se inclinó por el compañero de la diestra, tal vez pensando en que un delantero tendría más facilidad para definir. Ramos recibió el pase, pero dejó a un lado el egoísmo propio del delantero para tocársela de primera a Córdoba. El 3-1 le dio la última puntada a la estrella 13 en el escudo americano.

COMENTAR
GUARDAR