América venció 3-1 a Medellín y es el nuevo campeón de Colombia
Archivo

América venció 3-1 a Medellín y es el nuevo campeón de Colombia

Los goles de los 'Diablos Rojos' los anotaron Adrián Ramos (26'), Jamell Ramos (60', autogol) y Jaime Córdoba (89'), mientras que el tanto del DIM lo convirtió Diego Álvarez (17').

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
21 de diciembre 2008 , 03:50 p.m.

Desde el momento en que el árbitro Óscar Julián Ruiz dio el pitazo inicial los dos equipos mostraron sus intenciones y los jugadores de bando y bando le pusieron ritmo al compromiso.

El Medellín, con su necesidad después del resultado adverso en su casa, tomó el control del balón, tocó en la zona media liderado por Juan Carlos Quintero y el argentino Omar Pérez y abrió a los dos laterales, Juan Cuadrado y Jamell Ramos, buscando vulnerar el bloque defensivo del América.

En el Pascual Guerrero tuvieron que pasar 12 minutos para que se diera la primera aproximación de los 'Diablos Rojos' con un tiro libre ejecutado por John Valencia que fue bien controlado por el arquero Aldo Bobadilla.

El DIM siguió fiel a su libreto y en su primera posibilidad ofensiva abrió el marcador gracias a una definición de alta calidad del atacante Diego Álvarez, quien aprovechó bien un lanzamiento desde el sector izquierdo de Danilson Córdoba y se fundió en un abrazo con sus compañeros dejando en silencio a los seguidores americanos que asistieron masivamente a las tribunas del escenario del barrio San Fernando.

Con el duelo final del fútbol colombiano 0-1 a favor del 'Poderoso' el juego se hizo de ida y vuelta, aunque con mayor manejo de la pelota de los de Santiago Escobar, y así se dieron opciones de anotar de Jackson Martínez, por el visitante, y un remate entrando al área de Paulo César Arango.

Los minutos de felicidad para la gente del Medellín duraron poco. Y todo porque cuando el reloj marcaba el minuto 26 llegó la igualdad por intermedio de Adrián Ramos, de fuerte derechazo dejando sin nada que hacer a Bobadilla para festejar con la parcial de los vallecaucanos. Cabe indicar que en ese tanto del América el arquero paraguayo tuvo algo de responsabilidad, ya que el balón pasó por debajo de su humanidad.

La final resultó ser emotiva y emocionante al ciento por ciento como quiera que los dos clubes en contienda se entregaron y jugaron sin mayores precauciones defensivas agradando a la tribuna.


Antes de terminarse el primer tiempo por poco se mueve el tanteador en un derechazo de Wilmer Parra al anticipar a los zagueros del club paisa, aunque el esférico salió levemente desviado.

En la parte complementaria el juego pareció ser una radiografía de la inicial, ya que el Medellín volvió al campo de juego con ganas de ir al frente y de buscar el área americana.

De esa manera volvieron a aparecer las posibilidades de anotar en un remate de media distancia que llevaba veneno después de salir del guayo de Jamell Ramos, quien cuando se apretaba a celebrar vio cómo el arquero Berbia sacó su mano para salvar a su equipo. Y en la acción siguiente el encargado de llevar peligro fue Diego Álvarez de cabeza.

Esas dos jugadas de gol no solamente asustaron a los seguidores del 'Diablo', sino que acabaron con la paciencia del técnico Umaña, quien salió hasta la pista atlética para despertar a sus jugadores.

Y el efecto de la reacción tras los gritos del adiestrador se observó en la cancha cuando después de una proyección por la banda derecha de Iván Vélez llegó la segunda anotación en un momento desafortunado del lateral Ramos, quien terminó empujando el balón en su propio arco.

Tras esa diana el estadio estalló en euforia e incluso hasta un par de enardecidos y emocionados hinchas se lanzaron a la pista para abrazar a Vélez, un verdadero ídolo del pueblo americano.

Los minutos finales del partido tuvieron algunas llegadas del DIM, por intermedio del argentino Pérez y también de Córdoba, pero ninguno pudo vencer la resistencia del uruguayo Berbia y con esas ganas de atacar se abrió y finalizando el juego dio cifras concretas de 3-1 al marcador.

Cerca de las 7 y 30 de la noche el árbitro Ruiz, de buen trabajo, decretó el final del juego en el que América confirmó su título número 13 en el balompié nacional tras una campaña admirable, con un fútbol de velocidad y ofensividad, que además le dará la posibilidad de participar en la Copa Libertadores 2009. Los 'Diablos Rojos' prendieron desde ya la Feria de Cali.

Síntesis del partido

Estadio Pascual Guerrero
Arbitro: Oscar Julián Ruiz
Asistentes: Abraham Gonzalez y  Wilson Berrio

América: Adrián Berbia; Iván Vélez, Pedro Tavima, Harold Viáfara y Pablo Armero; Jaime Córdoba, John Valencia, Paulo César Arango y Adrián Ramos; Víctor Cortés y Wílmer Parra.
DT: Diego Umaña.

Cambios: Harrison Otálvaro por Parra (76), Carlos Valdés por Cortés (90).
Amonestados: Viáfara. Valdés, Arango
Goles: Adrián Ramos (26), Autogol Jamell Ramos (60), Jaime Córdoba (89)

Medellín: Aldo Bobadilla; Juan Guillermo Cuadrado, Juan Esteban Ortiz, Daniel Sanabria y Jamell Ramos; Juan Carlos Quintero, Danilson Córdoba y Jhon Javier Restrepo y Omar Pérez; Jackson Martínez y Diego Álvarez.
DT: Santiago Escobar.

Cambios: Jaime Castrillón por Cuadrado (52), Carlos Hidalgo por Quintero (76), Iván Corredor por Álvarez (86)
Amonestados: Ramos, Quintero, Ortiz.
Expulsados: Pérez.

Goles: Diego Álvarez (17)

Reconocimiento especial para Jhon Javier Restrepo

La procesión va por dentro. A parte del resultado deportivo, hay que hacer un alto en el camino y registrar una mención especial para Jhon Javier Restrepo, volante central de Independiente Medellín que jugó con la tristeza viva por la muerte de su padre.

Don Javier Restrepo padre de Choronta, falleció éste domingo debido a una enfermedad de corazón que lo tenía postrado en Cuidados Intensivos de la Clínica Bolivariana hace un par de semanas.

El número 21 del Poderoso, fue abrazado por todos sus compañeros y sus rivales, durante el minuto de silencio que se realizó antes de la iniciación de la final entre Independiente Medellín y América de Cali, en honor a su padre.

Por eso todos los integrantes del Poderoso, llevaron una cintilla negra en la manga derecha de sus camisetas. Jhon Javier no fue inferior al reto y jugó con el corazón arrugado pero con la ilusión templada.

COMENTAR
GUARDAR