Este es el perfil de Diego Umaña, el D.T campeón de Colombia
Archivo

Este es el perfil de Diego Umaña, el D.T campeón de Colombia

Cerca de dos décadas en la dirección técnica debieron pasar para que el vallecaucano lograra su primer titulo como técnico, luego de una fulgurante carrera como jugador.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
21 de diciembre 2008 , 11:11 a.m.

Un 23 de julio de 1956, en Cali, abrió sus ojos al mundo un chico a cuyos padres registraron con el nombre de Diego Edison Umaña Peñaranda, quien desde muy corta edad empezó a evidenciar sus innatas condiciones hacia el dominio del balón.

"Cuando empecé a caminar y vi un balón, dije que iba a ser jugador. Los demás juguetes se quedaban a un lado y yo sólo jugaba fútbol, con zapatos y ropa nueva. Después me daban una pela pero terminaba contento porque ya había jugado un partido".

Las canchas del barrio la base de la 'Sultana del Valle' fueron testigos de las primeras filigranas de la promisoria figura del balompié colombiano.

Su sueño empezó a edificar a la edad de 15 años, cuando se le abren las puertas del equipo 'verdiblanco' de la ciudad. Tres años después el ya conocido como 'África look' por su abundante cabellera, hizo parte de la nomina 'azucarera' que logró la quinta estrella (1974).

"Cuando jugábamos en el Limonar, nos llevaban de recogebolas a los partidos y eso era lo máximo, porque teníamos a nuestros ídolos cerca, sumado a ello, nos poníamos a jugar en los entre tiempos y la gente que estaba en las tribunas coreaba los goles que nosotros hacíamos. Cuando yo llegué a la profesional por primera vez ya el hincha del Cali me conocía".

Posteriormente inició su sociedad en el terreno de juego con otro majestuoso con la pelota, 'el Maestro' Jairo Arboleda, quien a su vez era guiado por un mando mayor, 'el Cabezón' Mario Desiderio.

"La verdad que yo jugué al lado de Merio Desiderio, quien la tenía gruesa para un túnel (je,je,je), entonces, viendo toda esa calidad al lado de uno, sólo teníamos que salir a la cancha a demostrar lo que sabíamos, y eso mismo hacía Diego (Umaña)". Comentó Arboleda.

Un año después de la consecución del titulo para el Deportivo Cali, a Umaña y Arboleda les corresponde el honor de vestir los colores de la selección nacional en la memorable Copa América de 1975.

En la XXX edición del certamen continental no hubo sede definida y Colombia fue imponente desde el comienzo pero se quedó en el partido final. Los dirigidos por Efraín 'Caimán' Sánchez dejaron en el camino a Paraguay, Ecuador y Uruguay, pero cayeron en la final frente a Perú (1-0), en el tercer partido de la definitiva serie.

El medio campo de aquella tricolor estuvo integrado por Oswaldo 'Pescadito' Calero (q.e.p.d), Eduardo Retat, Jairo Arboleda, Carlos Emilio 'Pachamé' Rendón y Diego Umaña.

También hizo parte de aquel notable Deportivo Cali que se posicionó como el primer equipo colombiano en lograr el paso a la final de la Copa Libertadores (1978), bajo la conducción técnica del médico Carlos Salvador Bilardo.

Los 'verdiblancos' igualaron 0-0, frente al Boca Juniors, en el primer partido disputado en el Pascual Guerrero, y cayeron 4-0 en el de vuelta en 'la Bombonera'.

"En ese tiempo Boca tenía un gran equipo, al igual que nosotros, pero en la 'Bombonera' sucedieron cosas que desnivelaron el marcador a favor de ellos. Sin embargo, lo que hizo el Cali fue grandioso".

Iniciando el año de 1980, luego de defender la casaca 'azucarera' por más de ocho temporadas, Diego Umaña cambia de divisa... Se pone la del Bucaramanga, donde actuó durante un año. Luego fue transferido al Millonarios (82-83) y colgó sus guayos defendiendo los colores del Independiente Santa Fe (1986).

Como jugador profesional y pese a tener más aptitudes en la creación, convirtió 94 goles. Pero antes de decirle adiós a su brillante carrera, empezó a avizorar lo que sería el complemento de su vida detrás de un balón.

"El PF del Cali Julio Gioscia, tenía un libro de táctica que le había regalado Bilardo y yo le dije que me lo prestara, pero no se lo devolví jamás (risas). Desde ese momento (1976) empecé a leer y a preguntarle a Bilardo sobre diferentes conceptos". Comentó el DT campeón.

En 1989, aquel nefasto año para el balompié nacional (fue suspendido el torneo por el asesinato del árbitro Álvaro Ortega), le brindan la oportunidad de dirigir al equipo 'Cardenal', donde descollaron jugadores como 'la Murrulla' Balbis, Freddy Rincón, Eduardo Niño y Wilmer Cabrera, quienes posteriormente, junto a Diego Umaña, llegarían al América.

En 1991, se hace cargo de las divisiones menores de los 'escarlatas' y un año después logra su ascenso al equipo profesional, tras la desvinculación del médico Ochoa Uribe.

En su primera temporada al frente de los 'Diablos rojos' accede a las semifinales de la Copa Libertadores; no obstante, poco después pasa a ser el segundo de Francisco 'Pacho' Maturana, quien finalizando el torneo logró su primer titulo en el fútbol profesional colombiano, dirigiendo al América (1992).

De Maturana adoptó la premisa hacia el buen fútbol y de Ocho Uribe su carácter para dirigir los grupos: "Así son los mejores técnicos del mundo, porque tienen que estar bien parados, decir las cosas de frente, no disimular nada y ser auténticos; eso lo exige el liderazgo". Afirmó.

Un año después Maturana de dedica de lleno a las Eliminatorias para el Mundial de USA 94 y cede su puesto a Diego Umaña, quien luego se ve obligado a dimitir del equipo 'escarlata', pero retorna en 1995, año en que América logra ser sub campeón por debajo del Junior de Barranquilla.

Ese segundo lugar le concedió la clasificación a la Copa Libertadores de 1996, donde el equipo de la capital vallecaucana fue vencido en su cuarta final de la Copa Libertadores, ante River Plate.

Previo al frustrado titulo, América había dejado en el camino al imponente Gremio de Porto Alegre, y en la final venció 1-0 a River en Cali (gol de Antonhy De Ávila) pero cayó 2-0 en Argentina.

"Para mi América fue el mejor equipo del continente en ese año, pero no se consiguió el objetivo por algunos errores. Fue una lastima porque por justicia tuvimos que habernos quedado con esa Copa Libertadores".

También dirigió al Millonarios (97 y 2000), América nuevamente en el 1998, y Centauros, equipo que había logrado su ascenso a la A (2003). Cuando termina su vinculación con el equipo de Villavicencio, el DT vallecaucano decide hacer un alto en su carrera.

Se dedica durante tres años a la formación de chicos, en una escuela que había creado en la ciudad de Cali. Hasta que decide aceptar un ofrecimiento de Hernando Ángel Montaño para hacerse cargo del Quindío, donde estuvo durante cerca de tres temporadas.

Y cuando el América parecía que se iba al torneo de ascenso, llegó Umaña para sacar el barco a flote: en el segundo semestre del 2007 perdió la posibilidad de acceder a la gran final, ante Nacional, equipo que terminó coronándose campeón tras vencer a La Equidad.

Para la siguiente temporada, Diego Umaña estuvo más cerca del titulo, pero se le fue luego de que sus dirigidos perdieran desde los lanzamientos desde el punto penal frente al Chicó.

No obstante, Umaña Peñaranda no bajó la guardia y continuó remando hasta lograr su objetivo más preciado, el mismo por el que ha luchado durante cerca de dos décadas y que este domingo 21 de diciembre de 2008 se le hizo realidad, tras superar en la gran final al Independiente Medellín.

Ahora, surge el gran interrogante, ¿continuará Umaña como orientador táctico de los 'diablos rojos'?

"Puede ser que la gente quiera eso y a veces el sentimiento y el querer de la gente se respeta y se acepta". Detalló.

Héctor Fabio Gruesso C.
Especial para Futbolred


COMENTAR
GUARDAR