Historia
Archivo

Historia

Sufrimos el infierno de jugar en la B durante nueve años, pero volvimos para ser campeones.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
19 de noviembre 2013 , 11:55 a. m.

Sufrimos el infierno de jugar en la B durante nueve años, pero volvimos para ser campeones, multiplicar una hinchada numerosa y estar entre los mejores equipos de América.

Por eso no queremos regresar a la B. Nos salvamos en el 2012 luego de ganar con autoridad la promoción y ahora, en 2013, nos volverá a tocar jugar esos dos partidos para ver si mantenemos la categoría, algo que no debería suceder por la hinchada que tenemos y que domingo a domingo se esfuerza para estar junto al equipo. Claro, los dirigentes hacen su trabajo y nos ponen a sufrir porque se equivocan, no les pagan a los jugadores y arman equipos flojos.

Pese a eso, cuando el miércoles 20 de diciembre de 2006 el árbitro Jorge Hernán Hoyos hizo sonar su silbato para finalizar el partido contra Tolima y nuestro equipo se proclamó por primera vez campeón del torneo Finalización, se cumplió el sueño que nunca pudieron observar ni festejar los fundadores del equipo 'Motilón'.

Aquella vaga pero inmejorable idea se había empezado a formar 82 años antes, un 10 de septiembre de 1924. En esa fecha se conformó el 'Cúcuta Sports Club', primer nombre que llevó nuestro equipo, y en 1926 viajamos a tierras venezolanas para jugar nuestros primeros dos compromisos en la historia.

Primero enfrentamos a la selección de Caracas, el 23 de noviembre, y dos días después, el 25, el rival fue La Guaira. Con esos dos juegos, el primer paso en firme ya estaba dado. Las giras y los partidos iban a ir, poco a poco, fortaleciendo ese ambicioso proyecto.

Los hinchas del Cúcuta Deportivo vivimos orgullosos por los colores de nuestro equipo, pero muy pocos conocen su origen. El historiador Alfredo Díaz relata que en 1928 'Cúcuta Sports Club' representó al departamento de Norte de Santander en lo que en su momento fueron los Juegos Olímpicos Nacionales (hoy Juegos Nacionales). De camino hacia las justas que se llevaron a cabo en Cali, el grupo de deportistas se enteró del asesinato de Ciro Cogollo, un futbolista que se convirtió en los más representativos del equipo. Por ello, toda la delegación desfiló en la ceremonia de inauguración de los juegos, el 20 de diciembre, con una bandera negra y roja que reflejaba la muerte sangrienta de Cogollo. De allí los actuales colores de Cúcuta Deportivo, rojo y negro.

Los años pasaron y el proyecto de hacer crecer a nuestro Cúcuta pareció perder fuerza y sólo hasta el 15 de mayo de 1949 el presidente de la liga de fútbol local, Hernando Lara, reunió a los dirigentes de los equipos Club Colpet, Guasimales, Unión Frontera y Chinaquillo para unir fuerzas y lograr que el Cúcuta pudiera hacer parte del torneo local.

Así fue como en 1950 el equipo 'rojinegro' debutó en el campeonato. El primer triunfo oficial fue contra el desaparecido equipo Sporting de Barranquilla 2-1 y, también en ese año, empezamos a justificar por qué somos los 'Dueños del Oriente' al ganar el primer clásico, 1-0 frente al Atlético Bucaramanga. Al final, terminamos quintos entre 16 equipos.

Al año siguiente nos dimos el lujo de tener en nómina a Schubert Gambeta y a Ramón Eugenio Tejera, dos fantásticos futbolistas uruguayos que dieron la vuelta olímpica en el Mundial de Brasil 1950 en el famoso 'Maracanazo'. En ese torneo nos ubicamos terceros entre 18 equipos participantes.

Luego vinieron años con difíciles situaciones económicas. Escasas alegrías como la de 1964 en donde perdimos el título en la última fecha tras caer 2-1 con Caldas, en Manizales, y en el que el equipo dirigido técnicamente por Francísco Villegas tuvo a jugadores como Heriberto Solís, Alejandro Sinisterra, Victor Pignarelli, Germán 'Burrito' Gonzalez, Cleto Castillo, Rolando Serrano, Walter "cata" Roque, Omar Verdum, Gilberto "Palomo" Ramirez, entre otros.

En la década del 70 y del 80 hubo varios altibajos. Pese a ello, aparecieron importantes jugadores como el argentino Hugo Horacio Lóndero quien fue el máximo anotador en 1971. En 1988, el equipo comandado en la mitad del campo por el uruguayo 'Nacho' Saavedra, en el arco por el argentino José Alfredo Tursi y en el 'banco' técnico por Jaime Silva nos clasificó por primera vez al octagonal y por fin pudimos celebrar el ingreso a esa tan mentada 'Fiesta de fin de año' por primera vez.

También pudimos observar las corridas de Arnoldo Iguarán, Albeiro 'Palomo' Uzuriaga (QEPD) y el mismísimo Faustino Asprilla, quien se destacó en 1989 y nos regaló unos goles inolvidables cuando nos tocó deambular por Ocaña y otros lugares debido a la remodelación de nuestro 'templo futbolero', el 'General Santander'.

Para la década del 90 se presentó la peor época del equipo. Los malos manejos administrativos, deportivos y económicos derivaron en el descenso de categoría en 1995. Luego, en 1996, fuimos campeones de la B, con récord de puntaje, pero ese mismo año, en el torneo 'Adecuación' volvimos a descender bajo la dirección técnica del uruguayo Gustavo De Simone y sólo hasta el año 2005 pudimos volver a primera división.

Pero volvimos con todo. En el 2006 con un gran equipo conducido técnicamente por Jorge Luis Pinto, las atajadas del arquero Róbinson Zapata, el defensor Walter Moreno, la enorme calidad de Macnelly Torres y los goles del panameño Blas Antonio Miguel Pérez supimos proclamarnos campeón del torneo Finalización ante la sorpresa de todos.

El 2007 también quedará, para siempre, en la retina del pueblo futbolero en Colombia. Nuestro querido equipo dirigido por el entrenador Jorge Luis Bernal alcanzó a llegar a las Semifinales de la Copa Libertadores de América y enamoró a todo un país que vibró con el equipo 'Motilón', que desde su humildad supo pelear mano a mano con los equipos más grandes de América.

En 2008 estuvo al frente del equipo Pedro Sarmiento y su falta de ambición, su extremado juego defensivo hizo que los buenos trabajos de 2006 y 2007 se acabaran. No volvimos a los cuadrangulares. Tampoco en 2009 con Néstor Otero, otro entrenador que fracasó. Luego vino una segunda etapa de Jorge Luis Pinto, quien clasificó al equipo a los cuadrangulares del torneo Apertura, pero tuvo un flojo Finalización.

En 2010 llegó para dar una gran mano Juan Carlos Díaz, ídolo como jugador en la década del 90. En el Torneo Finalización de ese año el bueno del ‘Nene’ Díaz se ubicó séptimo con el equipo y regresamos a cuadrangulares. En 2011, en el Apertura, también entramos a los cuadrangulares.

En el Finalización de 2011 apareció el técnico Jaime de La Pava y no aportó nada. El equipo sufrió y quedó afuera en medio de grandes problemas económicos. Después, en 2012, estuvo como entrenador Óscar Héctor Quintabani, nos tocó ir a jugar a Yopal debido a los arreglos a la gramilla de nuestro templo, el ‘General Santander’, y allá no las arreglamos para salvar la categoría y gracias al buen técnico Guillermo Sanguinetti pues ganamos la promoción.

En 2013 el ‘Topo’ hizo un buen primer torneo, pero lo sacaron en otra decisión errada del presidente Antonio Manrique, quien armó un equipo liviano, pero que al final se salvó del descenso directo por la fuerza de los jugadores que levantaron por orgullo y por el orden que le imprimió el estratega uruguayo Julio César González, ya que antes estuvo Álvaro Aponte y también acabó con los construido por Guillermo Sanguinetti.

Nuestro Cúcuta sigue tomando decisiones erradas y pese a eso se ha salvado en los últimos torneos de descender. Ojalá no regresemos a la B porque será un golpe durísimo. Ojalá los dirigentes vendan el equipo y se lo entreguen a gente que realmente sí quiere y está comprometida con la ciudad, tal cual lo merece la noble, leal y valerosa hinchada.

COMENTAR
GUARDAR