Historia
Archivo

Historia

Tristemente, este 2013 será recordado por el nuevo, segundo, descenso en nuestra historia.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
19 de noviembre 2013 , 11:48 a. m.

Tristemente, este 2013 será recordado por el nuevo, segundo, descenso en nuestra historia. Los pésimos manejos administrativos y los malos resultados derivaron en que cayéramos a segunda división.

En esa última fecha del torneo vencimos a Chicó 2-1, pero no fue suficiente ya que Cúcuta, en Medellín, también ganó al superar 2-1 a Nacional. El técnico César Torres hizo lo que pudo, obtuvo nueve puntos, pero antes hubo entrenadores que no ganaron una unidad y se dio mucha ventaja.

Un dolor muy grande porque hablar del Deportes Quindío es hablar de grandeza. Desde nuestra fundación, el 8 de enero de 1951, llegaron resultados que nos llenaron de emoción a todos los aficionados.

Así se dieron los dulces sub-campeonatos de 1953 y 1954 y el imborrable título de 1956, con Jaime 'Manco' Gutiérrez como el goleador que nos hizo felices.

Y pensar que la gestación de este club cafetero se dio casi por casualidad. Todo porque en el 'boom' de la época de El Dorado llegó en 1951 a suelo colombiano el Wander's de la ciudad de Rosario, Argentina.

Todo el mundo se refería en las esquinas y en los cafetines del auge futbolero del país y ni nuestra ciudad ni nuestro departamento podían estar ausentes de tal cita.

Seguro que eso nos despertó una envidia sana, pero al fin y al cabo envidia. Fue así como por iniciativa de prestantes personalidades de la ciudad y después de muchas charlas, dicho club argentino se quedó en las canchas colombianas para representarnos en el campeonato nacional, causando una revolución total en las calles Armenia, a las que los futbolistas no podían ni asomarse por el asedio general del público.

Gracias a ese episodio, hoy aún nos mantenemos y participamos en los torneos nacionales junto con los América, Millonarios, Santa Fe, Junior, Cali o Nacional...

Sin embargo, no todo ha sido color de rosa para nosotros. En varias ocasiones se nos acercaron nubarrones, pero siempre los dirigentes, jugadores y técnicos tuvieron toda la fuerza necesaria para avanzar, siempre con ese aliento fuerte y sincero venido desde las tribunas del estadio Centenario, a donde no fallamos ni los domingos en las tardes, ni los sábados y miércoles en las noches... Ver al Quindío es nuestro placer.

Así sucedió, por ejemplo, cuando descendimos a la B en el año 2000 para luego, en el 2001 y bajo la batuta del siempre recordado Eduardo Lara, volvimos a la gran carpa con renovados ánimos e ilusiones, y siempre con ese respaldo del jugador número 12.

Hoy, pese a todo, seguimos aferrados a ese verde esperanza de nuestro uniforme, que han defendido con orgullo Carlos Medrano, Walter Marcolini (a quien recordamos por los cinco goles anotados en un triunfo histórico 7-2 sobre el América en 1958), Nelson Silva Pacheco, Alfonso Tovar, Jorge Bermúdez, Armando 'El Pollo' Díaz y hasta el argentino Darío Campagna, quien jugó en el club en la década del 80 y volvió para el mes de enero de 1999 encontrando la muerte el 25 de enero en el terremoto que sacudió a la capital 'cuyabra' cuando traía un par de jugadores para ser probados en nuestra institución.

Ese es el Quindío, la divisa a que respetamos, amamos y amaremos hasta los últimos días de nuestros días.

COMENTAR
GUARDAR