Historia
Archivo

Historia

En menos de cuatro años logramos lo que muchos no han podido en décadas: ser campeones de Colombia.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
19 de noviembre 2013 , 11:54 a. m.

En menos de cuatro años logramos lo que muchos no han podido en décadas: ser campeones de Colombia. Nuestros muchos logros en tan corto tiempo hablan por sí solos.

En corto tiempo, y gracias a un plan organizado, pasamos de ser animadores en la B a convertirnos en campeones de la A. Nuestra camiseta ya hizo parte de una Copa Libertadores, algo que muchos no han conseguido, y nos hemos afianzado como exportadores de talentos. La venta de Wason Rentería, por ejemplo, se convirtió en uno de los principales sostenes de este humilde equipo que encontró su nacimiento en el parque 'Mercedes Sierra', donde aún estaba el hermoso nombre de Bogotá Chicó.

Y es que aquellos campeonatos de la categoría B quedaron atrás. Luego del hermoso ascenso obtenido en Yopal, ante Pumas de Casanare, el 13 de diciembre de 2003, nuestro equipo se ha mantenido en primera división. Con campañas memorables como la primera en la A donde obtuvimos la clasificación a los cuadrangulares semifinales, eliminando a los poderosos Millonarios y Santa Fe.

Este equipo nació gracias al sueño de Eduardo Pimentel por crear un equipo de fútbol. Un emprendedor y un soñador sin igual como él nos puso a disfrutar de este conjunto desde aquel 26 de marzo de 2002, cuando quedó establecida la fecha de fundación.

Nuestro primer nombre, Bogotá Chicó Fútbol Club, se oyó por primera vez en el 'Parque del Chicó', y poco a poco se hizo realidad esa aventura. Los partidos en vivo y en directo enfrentando a grandes como Nacional, América, Millonarios, Deportivo Cali o Santa Fe eran toda una realidad.

En el 2005, Boyacá Chicó puso a un jugador en la selección juvenil Sub 20. Y tras un buen desempeño ese excepcional jugador llamado Wason Rentaría supo cotizarse y empezó a ser pretendido por varios de los mejores equipos del mundo. Chicó lo vendió al Internacional de Porto Alegre. Todo un arreglo histórico.

Entonces el equipo trasladó sus miradas a las divisiones inferiores. Juan Alejandro Mahecha y Leonardo López se convirtieron en los primeros boyacenses en jugar en el equipo de la ciudad.

Luego, en el 2007, el equipo supo mantenerse y dar pelea. Por su parte, y pese al poco apoyo de la Gobernación, los hinchas hemos tenido la suficiente capacidad para empujar este proyecto.

Ahora, con la responsabilidad de un título a cuestas, Boyacá Chicó está obligado a mostrar bien fútbol en todos los estadios. Ya tenemos una estrella, y vienen muchas más.

Eso sí, en este 2013 el equipo no hizo una buena temporada. En el primer semestre se lograron apenas 19 puntos y en el segundo semestre solo 15, lo que ha sido el puntaje más bajo en todos los torneos cortos. Puntos que nos harán bajar de ubicación en la tabla del descenso, pero habrá que pelear fuerte para volver a los primeros lugares, como debe ser.

En 2011 se hicieron 51 puntos y en el 2012 49, muestras de que hay que volver por ese camino. Y ojalá con nuestro técnico Alberto Gamero, quien no se ha cansado de darnos alegrías.

COMENTAR
GUARDAR