La preocupación de Supersociedades con la capitalización del América
Archivo

La preocupación de Supersociedades con la capitalización del América

El organismo quiere evitar la concentración de acciones en un grupo minoritario.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
04 de mayo 2015 , 04:08 p.m.

La semana antepasada, en Cali, la Superintendente de Sociedades le hizo una visita a los directivos del América para supervisar el proceso que adelanta el equipo en su reestructuración financiera.

Tras la reunión, algunas preocupaciones quedaron sobre la mesa, como la necesidad de definir pronto la cantidad de acciones que saldrán a la venta y bajo qué parámetros, ya que se quiere evitar que queden en manos de unos pocos.

Así lo manifestó el superintendente de sociedades, Francisco Reyes Villamizar, quien habló con EL TIEMPO acerca de este proceso que adelanta el cuadro vallecaucano, que en lo deportivo afronta su cuarto año en la categoría B, pero que en lo financiero intenta encontrar estabilidad, y para ello necesita de la pronta emisión de acciones.

Osbert Orozco, miembro de la junta directiva del club, consultado por este diario, dijo que “América comparte esa preocupación”, y que estarán prestos a una próxima mesa de trabajo que convocara la Superintendencia, para definir todos los parámetros de la capitalización.

¿Superintendente, cuál es la situación del América en su proceso de reorganización financiera?

Tenemos una gran preocupación con ese tema porque la Ley del Deporte exige que el club que adopte la forma de Sociedad Anónima realice un proceso de capitalización, para cuyo efecto debe emitir un número de acciones. Lo que queremos es pasar a esa fase de emisión y colocación de acciones, que le permita al equipo la llamada democratización, que no es otra cosa que muchas personas puedan suscribir acciones en la compañía al valor que se determine en su momento.

El problema que tenemos es que la sociedad ha resuelto una serie de situaciones financieras que la venían afectando, que estaban incluidas en el acuerdo de reorganización que se celebró con los acreedores, y eso dio lugar a que se produjeran movimientos en el capital de la compañía, que afectan el número de acciones que se van a emitir. El otro problema que hemos observado es que necesitamos estructurar un mecanismo jurídico que asegure que una sola persona o un grupo pequeño no suscriban la totalidad de las acciones emitidas y que más bien se logre alcanzar un número significativo de nuevos accionistas que participen en el capital de la compañía, es decir, que se diluya el capital de la sociedad entre una gran cantidad de accionistas.

¿Existe un marco jurídico para evitar que las acciones queden en pocas manos?

La Ley 1445 es la norma que expidió el marco normativo en el que debe producirse la conversión deportiva en S. A. y en ella se establecen los requisitos para esa conversión y la emisión de acciones que es lo que se conoce como la democratización del control o capital accionario de la compañía. Ese es el marco normativo que debe interpretar la Superintendencia, conforme a las reglas generales, para definir exactamente cuántas acciones pueden ser emitidas, en qué términos y a quiénes irían dirigidas, hasta lograr que el propósito normativo se cumpla.

¿Esas preocupaciones ya las hablaron con los directivos del América?

Para ese efecto, hemos dispuesto crear una mesa de trabajo conjunto en la que vamos a llevar a los ejecutivos del América para definir conjuntamente el monto de acciones que se van a emitir, en qué condiciones y a qué precio. Esperamos que la mesa esté instalada en dos semanas, en Bogotá. Solicitaremos a los directivos un plan para la capitalización y debatiremos las condiciones de acuerdo a la ley para que la democratización pueda cumplirse cuanto antes.


¿Cuál sería el máximo de acciones que puede emitir América?

La idea es que sea el doble del capital suscrito. Queremos establecer exactamente cuántas acciones se pueden emitir en esta primera emisión. Una S. A. puede hacer tantas emisiones que quiera. Con posterioridad a esta primera emisión se va a requerir la inscripción del prospecto en el Registro Nacional de Valores y se va requerir una autorización de la Superintendencia Financiera, que controla este tipo de acciones. En principio, deben emitirse por lo menos el doble del capital suscrito de la compañía.

¿Una eventual inversión extranjera se podría dar?

La ley no establece requisitos sobre la nacionalidad de los accionistas y en esa medida es factible que ocurra, siempre y cuando se cumplan las reglas sobre inversión extranjera. Cualquier extranjero podría hacerlo, aunque la ley exige que una vez se hace la inscripción, deben enviarse las identificaciones de los nuevos inversionistas a la Unidad de Análisis Financiero para que determine el origen y la validez de los recursos.

¿A cuánto asciende los pasivos del América?

Inicialmente eran 14 mil millones de pesos, pero ellos han ido haciendo negociaciones. Los balances a marzo del 2015, cuando reestructuraron el pasivo, incluyen pasivos corrientes por 1.887 millones de pesos y no corrientes por 4.285 millones, tenemos entonces unos 6 mil millones de pasivo total, que se ha ido reduciendo. Se ha ido saneando la situación financiera del equipo.

¿Qué futuro le ve al América?

En la medida que se sanee el pasivo y se cumpla el acuerdo de reorganización (nuestro trabajo es vigilar eso), el equipo debe lograr una estabilidad en el futuro, obvio ligado a sus ingresos, sus taquillas, sus productos, sus campañas en el campeonato…


Y en el tema de la emisión, ¿el panorama es favorable?

Desde luego. Nosotros debemos colaborar y monitorear para que todas las normas se cumplan. Lo que observamos y lo puedo asegurar, en la visita al equipo la semana pasada, es una buena disposición de los directivos y accionistas para cumplir las normas de la Ley del Deporte en materia de democratización de capital. Vemos con bueno ojos lo que pueda ocurrir.

¿En cuánto tiempo estima que puede haber luz verde?

En dos semanas debe ser la mesa de trabajo, necesitamos avanzar rápidamente y tal vez para el segundo semestre de este año poder avanzar en estos trámites.

¿Por otro lado, cuál es la situación hoy del Envigado tras su ingreso a la Lista Clinton?

A finales del año pasado fue incluido por la OFAC en la lista Clinton, con lo cual la Superintendencia decidió someter a esta compañía a una fiscalización especial para monitorear su actividad y determinar el origen de sus recursos. Esperamos normalizar a brevedad su situación para que pueda salir de la Lista, como ocurrió con el América que estuvo ahí y logro salir con apoyo de la Superintendencia.

América duró muchos años en la Lista, ¿el caso de Envigado es diferente?

Son casos distintos. América corresponde a una época más compleja. Lo que hemos podido apreciar, conversando con funcionarios de la embajada americana, es que en este caso podamos avanzar más rápido.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO

COMENTAR
GUARDAR