Futbolistas y trabajadores: así es su situación en Colombia
Archivo

Futbolistas y trabajadores: así es su situación en Colombia

Carlos González Puche, director ejecutivo Acolfutpro, habló del presente de los jugadores locales.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
02 de mayo 2015 , 04:47 a.m.

Aprovechando el Día Internacional del Trabajo, FUTBOLRED quiso saber cómo están las cosas, en materia legal, para los futbolistas en Colombia.

Por eso, hablamos con Carlos González Puche, director ejecutivo de la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro), quien nos contó sobre el presente de los jugadores, los logros del organismo que representa, la relación con la Dimayor y Coldeportes y los retos por los que hay que seguir trabajando.

¿Cómo está el presente laboral de los futbolistas en Colombia?

Creo que gracias al trabajo de la Asociación se ha podido lograr que la gran mayoría de equipos estén al día en la obligación de sus pagos salariales. Tenemos algunos problemas con pagos de primas, pero realmente ya es la minoría. Tenemos que seguir trabajando para que los trabajadores (futbolistas) tengan declarado un ingreso y sobre eso estén protegidos en su seguridad social. Además, hay que reconocer el esfuerzo de la Dimayor para entregar dineros de televisión, de patrocinio. El panorama, en comparación a lo que era el nacimiento de la Asociación hace 12 años, ha cambiado significativamente y de manera muy positiva en cuanto a esas obligaciones. Creo que hoy en día, afortunadamente, tenemos a los jugadores cubiertos y pagados

¿Los equipos del futbol colombiano si están cumpliendo con las obligaciones que tienen?

Cuentan con los recursos, que tienen origen en el patrocinio y en la televisión, para pagar las nóminas. La gran mayoría de equipos de la B tienen suficiente dinero como para pagarle a la plantilla sin inconvenientes, pues sus costos son mínimos. Hay equipos, como Expreso Rojo, cuya nómina no supera los 30 millones de pesos, es decir que a los jugadores les pagan una miseria, entonces esos clubes no tienen que atrasarse, ya que los ingresos que tienen son suficientes y superan los costos mínimos del equipo.

¿Cómo está trabajando la Asociación hoy en día?

La normatividad, a partir de la ley 1445 del 2011, ha permitido que la Asociación pueda exigir ante la Superintendencia y Coldeportes que los clubes cumplan. También, exigiendo el derecho al trabajo, hemos superado el tema de vetos y el tema de la unión que tenían los clubes para no contratar a aquellos que terminaban sus contratos e iban a trabajar a otro equipo. Y todo esto lo hemos superado ampliamente gracias al trabajo nuestro. Tenemos algunas situaciones puntuales como no pago de una prima, pero todo eso se pone en conocimiento de los autoridades del trabajo y si se requiere se hace la queja ante Coldepordes. Desafortunadamente, cada vez más éste organismo está buscando filtros y mecanismos para no hacer los controles que le corresponde. Aun así, la Asociación sigue insistiendo para que se cumpla la ley, se cumpla con las obligaciones laborales, y realmente hoy el panorama es muy distinto a lo que era hace 12 años.

¿Qué casos puntuales de atrasos han tenido en este 2015?

Solo hemos tenido inconvenientes con Deportivo Pasto, que venía en un atraso, que estaba embargado, que tiene un desorden administrativo desde hace muchos años, y es recurrente el tema de los incumplimientos, pero bueno ahí mismo los jugadores terminaron sus contratos de trabajo y quedaron en libertad para trabajar y buscar nuevas oportunidades, como es el caso de Kevin Rendón o Juan Sebastián Villota.

Y la relación con la Dimayor…

Hemos tenido eco en la Dimayor con el tema, justamente, de no entregar recursos si los clubes no demuestran que están al día en el pago de la seguridad social, eso ha ayudado muchísimo. También está la situación que la propia Dimayor hace el pago de la seguridad social, lo cual ha mejorado la condición de vida de los trabajadores, por lo tanto si se ha avanzado.

¿Cuál cree usted que ha sido el logro más importante que ha conseguido la Asociación?

Que ahora tienen todos los trabajadores pago su salario, pago su seguridad social. Creo que el gran logro ha sido la libertad de trabajo. A propósito de los 25 años que cumple el Fallo Bosman, este año en Colombia, a partir de la sentencia que logramos en el año 1997, hemos logrado que haya libertad de trabajo y que los jugadores puedan terminar su contrato con un club que no le pague y ser contratado en Colombia o en el exterior. La Asociación ha demostrado que el derecho fundamental al trabajo se debe hacer respetar para los jugadores.

En ese orden de ideas, ¿cuál cree usted que el reto por cumplir de la Asociación?

El gran reto es combatir la elusión y que los equipos que eluden sus obligaciones legales paguen lo que corresponde, que declaren lo que corresponde para que los jugadores tengan realmente una cobertura en seguridad social y en pensión. Un caso de esos es el de Boyacá Chicó, que es característico en esta situación de pagar el salario mínimo y lo demás no lo declaran.

¿Cómo ve el futuro de la Asociación?

Falta camino, faltan muchos aspectos que hay que continuar trabajando. Queremos que ganen todos, que lo que se regule tenga en cuenta los intereses de los clubes y de los jugadores, y queremos construir un futbol profesional que se bueno para todas las partes, la meta es esa y estamos empeñados en lograrla. Ya hemos avanzado con la Dimayor, con la Federación y esperamos sentarnos con los clubes para poder continuar progresando y armonizando la regulación en beneficio de los jugadores y equipos.

¿Se puede vivir en Colombia dignamente como jugador de futbol?

Creo que en algunos equipos si y en otros equipos no. Ganarse el salario mínimo no es expectante, ni genera proyecciones ni posibilidades. Hay equipos en los que realmente las condiciones son infames, como por ejemplo en Expreso Rojo, pero, afortunadamente, ya son casos de excepción. Seguimos trabajando para que todos tengan un trabajo digno y justo y, en la actualidad, el futbolista colombiano es mejor tratado, tiene mejores oportunidades, y la muestra de ello es que hay más de 300 o 400 jugadores en el exterior. Aunque hay que aclarar que esas transferencias no se hicieron directamente con los clubes: nuestros futbolistas entendieron su libertad de trabajo y se fueron a buscar una buena oportunidad. En el país los salarios y las oportunidades son difíciles con relación a otros lados. Para ganarse 300 dólares en Colombia, que es el salario mínimo, pues fácilmente se pueden ganar en otro país de Centroamérica o Suramérica 1.000 o 1.500 dólares.

Camilo Hernández M.
Redactor Futbolred.com
camher@eltiempo.com
En Twitter: CamHerM

COMENTAR
GUARDAR