Eufórico regreso al país de los tricampeones de 'micro'
Archivo

Eufórico regreso al país de los tricampeones de 'micro'

Los jugadores de la Selección Colombia arribaron a la capital, en la noche de este lunes.

28 de abril 2015 , 05:31 a.m.

La camiseta amarilla salió del armario. La algarabía y los coros alegres a ritmo de “Colombia-Colombia” se entonaron con euforia. No eran miles, pero sí una muchedumbre. No coreaban a Falcao ni a James; esta vez los héroes fueron otros, los campeones mundiales de fútbol de salón.

“Se lució, Pinilla se lució”, rugió esa fanaticada anoche, en el aeropuerto internacional El Dorado, de la capital colombiana.

Luego corearon a Jhon Fredy Celis, a los demás, a toda una Selección Colombia que se coronó tricampeona mundial, en Bielorrusia.

El vuelo que traía a los titanes a casa llegó procedente de Barcelona hacia las 9 de la noche. Fue un viaje largo, desgastante, pero alegre. Llegaron con la copa mundial, y por tercera vez. Y pese al cansancio, los jugadores se reencontraron con el público amante del microfútbol.

“Este es el deporte del barrio y somos potencia, somos tricampeones”, gritó un eufórico aficionado de pelo canoso, que llevaba la camiseta de Colombia con el número 9 y el orgulloso apellido de Pinilla estampado en la espalda.

Y sonaron las trompetas, se agitaron las banderas, se extendieron afiches con gratitudes y felicitaciones. Y los hinchas, jugadores de ‘micro’, árbitros y familiares, saltaron, cantaron y corrieron al encuentro de sus terrenales ídolos.

Los jugadores, vestidos con chaqueta deportiva azul y sudadera negra, estaban sonrientes, y no era para menos, al encontrarse de frente con una calurosa y ruidosa bienvenida, que a esa altura incluía hasta orquesta.

Jorge Cuervo fue quien portó el trofeo, gigante, dorado. Y con mucho orgullo comentó: “Esto es el fruto del esfuerzo. Vamos a seguir trabajando para lograr nuevos títulos”.

El más buscado y cuyo nombre fue el más coreado fue, por supuesto, Jhon Pinilla. Sin embargo, fue el gran ausente, pues llegó muy lastimado del Mundial y por eso no salió al encuentro de la afición.

“Estamos muy felices con este recibimiento, no nos lo esperamos. Hicimos un gran torneo y por eso llegamos con el título. Estamos felices”, dijo a su llegada Dimas Rodríguez.

Luego de la salida de los jugadores del aeropuerto El Dorado, una caravana bulliciosa, encabezada por una chiva, acompañó a los héroes hasta la avenida Boyacá con calle 53, donde en una celebración privada se iba a conmemorar por lo alto el título conseguido en Bielorrusia y el retorno de los campeones.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO

COMENTAR
GUARDAR