A James lo recuperaron más rápido con tecnología de la Nasa
Archivo

A James lo recuperaron más rápido con tecnología de la Nasa

Un aparato creado para astronautas y que reduce la sensación de la gravedad le sirvió al colombiano.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
12 de abril 2015 , 06:10 a.m.

James Rodríguez se lesionó el pasado 4 de febrero y 59 días después volvió a jugar, a ser titular, a hacer pases gol. Nadie dudó de su capacidad física en su retorno a la titular y hasta el técnico del Real Madrid, Carlo Ancelotti, dijo, tras el apabullante 9-1 del equipo contra Granada, que “no pareció que James llevara dos meses sin jugar. Tuvo intensidad, calidad y nos ayudó”.

Debido al trabajo realizado en una máquina de la Nasa, creada para astronautas y que trabaja con la gravedad, no se le notó que llegaba tras una lesión, tampoco se vio con falta de ritmo y tuvo todo el tiempo clara la idea de juego el domingo pasado, porque no fue necesario que dejara de entrenar, al menos físicamente. No tuvo competencia de máximo nivel, pero no descuidó su puesta a punto, uno de los temas más complicados para quienes se lesionan.

Normalmente, el reacondicionamiento físico les cuesta bastante a los deportistas: entre más se demoren en retomarlo es peor, pero el colombiano no tuvo esa dificultad. Mientras se recuperaba de la fractura del quinto metatarsiano del pie derecho, pudo hacer trabajo cardiovascular y volvió a la titular.

Ese tiempo se redujo gracias a la Alter G Anti-Gravity Treadmill, máquina que creó la agencia espacial de EE. UU. en 1992 para acelerar la recuperación de los astronautas que, luego de ir al espacio, tenían disminución muscular por la falta de gravedad, pero se dieron cuenta de que también servía para mantener activos a los deportistas de alto rendimiento, con lesiones que no les permiten entrenar.

“Cuando un deportista de alto rendimiento para, se necesitan, dependiendo de los casos, tres o cuatro semanas para que vuelva a estar en las condiciones previas a la lesión y poderle dar el alta deportiva, que llega después del alta médica y antes de la autorización deportiva, que es la que da el técnico”, le dijo a EL TIEMPO Juan Carlos Quiceno, coordinador médico del Centro de las Ciencias del Deporte de Coldeportes.

Cuando James se lesionó, se habló de ocho a 10 semanas de recuperación. Después, en España revelaron que volvería a entrenar la primera semana de abril, pero durante ese tiempo no hubo competencias de clubes por la fecha Fifa y el volante de 23 años avanzó tanto que la lesión pasó a un lado y jugó el 5 de abril. Se cumplieron las ocho semanas.

“James tuvo una ventaja: mientras se iba recuperando de su lesión, hacía trabajo físico. Cuando recibió el alta médica solo necesitó entre ocho y 15 días de fortalecimiento. No fue difícil llevar sus capacidades al nivel en el que estaban antes de la lesión”, agregó Quiceno.

¿Cómo funciona?

La máquina, que parece una banda caminadora, tiene un sistema antigravitatorio en el que las piernas están aisladas del resto del cuerpo, lo que hace que el peso de quien la usa se pueda reducir del 20 al 80 por ciento. Cuando se utiliza la cámara presurizada, que parece una bolsa, el impacto del trote no afecta la lesión que aqueja a la persona.

Por ejemplo, James, que pesa, aproximadamente, 77 kilogramos, al meterse en la máquina, podía quedar pesando de 15 o 16 kilos, más o menos, lo que reducía la presión sobre la zona lesionada y el impacto en las articulaciones.

Dicha banda puede alcanzar una velocidad de hasta 30 kilómetros por hora, puede inclinarse hasta un 15 por ciento y aguanta un peso de hasta 180 kilogramos.

El 12 de marzo, cinco semanas después de su fractura, James Rodríguez publicó un video en Instagram en el que se veía en la Alter G Anti-Gravity Treadmill, con el mensaje: “Seguimos. Cada día mejorando”.

Todo el mundo siguió el proceso de recuperación del colombiano y más su regreso a la titular. James se ha destacado en los dos juegos (contra Granada y Rayo Vallecano), en ambos fue titular y ya acumula 151 minutos, dos asistencias y un gol en su vuelta.

“Estoy feliz. Después de 60 días fuera, creo que hice un buen partido. Realicé trabajo físico y de cardio este tiempo para el día de hoy estar bien”, dijo James el domingo pasado.

Otros recuperados

Kaka, en el 2010; Xabi Alonso, en el 2013, y Andrés Iniesta, en el 2014, también usaron la misma máquina para apurar su recuperación tras lesionarse.

El brasileño fue operado del menisco de la pierna izquierda y, según los informes médicos, redujo en un mes su recuperación: pasó de cuatro a tres meses.

Alonso tuvo la misma lesión que James, también usó el aparato de los astronautas y se demoró 12 días más que el colombiano en volver a las canchas.

Iniesta la necesitó para solventar una molestia que sufrió en el sóleo, músculo inferior de la parte de atrás de la pierna.

El tenista Rafael Nadal, los jugadores de baloncesto Pau Gasol y Kobe Bryant y varios atletas también han usado la máquina. Real Madrid tiene una y Barcelona dos.

Así, James Rodríguez contó hasta con ayuda de la Nasa para volver a jugar en su máximo nivel y seguir demostrando su importancia en Real Madrid, con el que ha disputado 35 partidos, de los cuales el equipo merengue ganó 28, empató cinco y solo perdió dos.

Camila Espinosa A.
Redactora de EL TIEMPO

COMENTAR
GUARDAR