Top 7: Algunas promesas a las que la indisciplina no los dejó triunfar
Archivo

Top 7: Algunas promesas a las que la indisciplina no los dejó triunfar

El alcohol y las malas amistades truncaron sus carreras. Así dejaron escapar una gran oportunidad.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
07 de abril 2015 , 08:13 p.m.

La reciente salida de Luis Quiñones de Independiente Santa Fe -segundo problema por indisciplina, pues ya le sucedió en Junior- reabrió una vieja polémica del fútbol colombiano: ¿Qué pasa con aquellos que fueron promesas y terminaron cerrando puertas por su comportamiento?

Muchos han sido los futbolistas que ilusionaron con convertirse en figuras del fútbol local, incluso varios con aparente proyección internacional, pero que su mentalidad no les dejó superarse como deportistas y así tomar con profesionalismo su carrera. La vida nocturna, el círculo de amistades, la cercanía a las bebidas alcohólicas y, en algunos casos, hasta el consumo de sustancias prohibidas, diluyeron el futuro de muchos jugadores, que fueron campeones o que vistieron la camiseta de las distintas selecciones Colombia.

Así, FUTBOLRED recordó a algunos futbolistas que fueron proyectados como figuras, pero que se quedaron en el camino por sus salidas en falso. Aquí un Top 8 de varios jugadores a los que la indisciplina no los dejó triunfar.

1. Libis Arenas

Desde que se dio a conocer en el Mundial Sub-17 de Finlandia, en 2003, Libis Arenas se convirtió en la ilusión del arco colombiano. Y ya en el Suramericano Sub-20 de 2005, que se disputo en el eje cafetero, pareció confirmarse el rótulo de promesa.

Sin embargo, el arquero no pudo con la fama, la presión de ser la nueva cara del arco en Colombia, y empezó a meterse en actos de indisciplina. Incluso hasta en fotos quedó registrado lo mal rodeado que estuvo en su mejor momento. Hoy en día, Libis es persistente en su carrera, y ataja en el club Fortaleza, de segunda división.

2. Héctor Fabio Landazuri

El vallecaucano también despuntó en la Selección Sub-20, pero en 2003. El Once Caldas se fijó en él como el gran reemplazo de Juan Carlos Henao. “Tiene talla y porte de gran arquero”, analizó en su momento Néstor Marín, todavía entrenador de arqueros del cuadro albo.

En Manizales duró cinco años, pero el licor empezó a mermar su rendimiento y tuvo que abandonar al equipo manizalita. Después, tocando puertas, Landazurí reincidió: el Deportivo Cali le dio la oportunidad pero la desaprovechó llegando a una práctica con rastros de alcohol. "Es una situación lamentable la que se da con el jugador, porque se le brindó una oportunidad para quedarse en el equipo, pero con un acto de tal magnitud debemos tomar una decisión radical", dijo en 2011 el entonces presidente 'azucarero' Henry Cuartas.

3. Juan Pablo Pino

Del hábil mediapunta todos se quedaron esperando su mejor imagen. En el Suramericano Sub-20 de 2007, Pino tuvo destellos de su inmensa calidad, pero finalizó siendo un jugador problemático en la interna de aquel seleccionado. Desde ese momento, el cartagenero no pudo acomodarse en ningún club, ni siquiera en el Independiente Medellín que tanto lo quiere.

Pino no pudo en el Mónaco de Francia; tampoco en el Galatasaray, uno de los más grandes de Turquía. Y así ha pasado por Arabia, Grecia y el Bastia francés, del cuál fue despedido, por su bajo rendimiento y después de solo jugar 4 partidos. Actualmente se encuentra sin equipo.

4. Johnnier Montaño

Desde que estaba en Argentina, en Quilmes, ya todos veían a Montaño conduciendo los hilos de la Selección Colombia de mayores...y eso que solo tenía 16 años.  A esa edad jugó la Copa América de 1999, e incluso anotó un gol (contra Argentina). Ese mismo año llegó a Parma, y seguía creciendo la ilusión de verlo brillar y de estar en la élite del fútbol mundial.

Pero desde 2001, Johnnier empezó a dar pasos en falso. En el Suramericano Sub-20 de 2001, él y otros compañeros se emborracharon. Además, fue acusado de comandar un movimiento para presionar el pago de unos dólares adicionales luego de que la selección se clasificó para la ronda final. Luego de ese torneo, Montaño siguió rodeado de gente que lo incitó a la juerga, dejando el fútbol de lado. En 2004 volvió a Colombia, pero fracasó en América, Santa Fe y Cortuluá. Y desde 2007 se ha acomodado en Perú, con una ida a Turquía en el medio, donde ha pasado por varios clubes pero no ha sido el referente que muchos esperaron.

5. Pablo Navarro

Fue uno de los defensas más queridos del América de Cali. Salió campeón con los 'escarlatas' y se consolidó como líder de la zaga. Pero en el años 2000, dio positivo por consumo de marihuana en una prueba antidopaje; tenía solo 22 años y prácticamente ahí empezó a derrumbarse su carrera.

Luego, Navarro jugó en Millonarios, Pereira y Quindío, así como en el Aucas de Ecuador, pero su nivel no volvió a ser el mismo.

6. Emmanuel Acosta

Santa Fe sacó una camada de defensas a comienzos del siglo XXI. Allí se destacó Emmanuel Acosta, un guajiro que pintaba como referente de la zaga 'cardenal'. Pero su cercanía con el alcohol empezó a echar para atrás esa prominente carrera. Así, fue prestado al Quindío, pero lo devolvieron por sus problemas con la bebida; lo mismo pasó en Patriotas, Bucaramanga y América.

Acosta no pudo derrotar lo que muchos dicen fue su enfermedad. Y hasta fue expulsado del Once Caldas, pues fue descubierto en la vida nocturna, acompañado del licor.

7. Leonardo Rojano

Este volante de Calamar (Atlántico) pintaba para suplir a Pacheco o McKenzie. Pero Rojano también fue parte de la indisciplina en el Suramericano Sub-20 de 2001, acompañado de Johnnier Montaño entre otros.

Sin embargo, a pesar de sus actos repetidos de indisciplina, logró jugar en Millonarios, Real Cartagena, Huila y Cúcuta, contando algunos de los equipos donde actuó.

 

 

 

Redacción Futbolred

COMENTAR
GUARDAR