Una nueva generación en la zaga de la Selección Colombia
Archivo

Una nueva generación en la zaga de la Selección Colombia

Con la salida de Mario Yepes, Pékerman busca renovación en la defensa con varios jóvenes.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
29 de marzo 2015 , 05:20 a.m.

Ya no está el gran capitán Mario Alberto Yepes. Tampoco está Amaranto Perea. Desde que ellos, los últimos grandes referentes de la defensa de la Selección Colombia, dejaron sus puestos, se ha abierto campo para jóvenes defensores que comenzaron a ser convocados al equipo nacional, después de la Copa del Mundo. Incluso, para el pasado juego amistoso frente a Baréin, actuó una defensa nueva, joven y renovada.

La selección actual ha sufrido muchas lesiones y también el bajo nivel de competencia de algunos jugadores. La defensa ha sido una de las más golpeadas. Cristian Zapata, quien es quizá el más experimentado del momento, no fue convocado esta vez, y Éder Álvarez Balanta fue descartado a última hora, ambos por lesiones. Ellos, que estuvieron en la Copa del Mundo de Brasil, les dieron paso a los nuevos jóvenes, a Jeison Murillo (22 años), del Granada de España, y a Pedro Franco (23 años), del Besiktas de Turquía, que fueron los titulares en el triunfo 6-0 frente a Baréin y quienes representan la nueva sangre de la defensa colombiana.

Murillo, quien en la próxima temporada jugará en el Inter de Italia, ya estuvo junto a Pedro Franco en la Selección Colombia Sub-20, en el Mundial del 2011. Esa pareja, que además contaba con Santiago Arias como lateral derecho, es la que hoy se abre campo en la selección mayor.

Ambos estuvieron por primera vez en la convocatoria de Pékerman para los pasados amistosos contra El Salvador y Canadá, después del Mundial de Brasil. Se mantuvieron en los dos siguientes llamados, incluyendo el actual. Murillo ya ha jugado cuatro partidos con la selección de mayores; Franco, tres. Ambos son opciones, aunque uno de los dos sería el compañero de Zapata en la Copa América. Murillo ya fue su pareja dos veces, frente a Eslovenia y Canadá, en amistosos.

Sin embargo, Murillo y Franco, que ya habían jugado en el amistoso del año pasado contra EE. UU., no tuvieron una verdadera prueba contra Baréin, ya que fue muy poca la exigencia del rival para que demostraran en qué nivel se encuentran, aunque para ellos fue importante sumar minutos con el equipo mayor.

“Yo creo que hay que valorar la seriedad que tuvo Colombia pese al rival que tuvo en frente, porque muchos podían pensar que íbamos a estar relajados en cuanto a concentración”, dijo Murillo después del partido, en el que salió con un golpe que genera dudas para que actúe mañana, cuando Colombia enfrenta a Kuwait.

Pero, además, Pékerman tiene otras opciones para la zaga pensando en la Copa América de Chile que comienza el 11 de junio, y en el inicio de la eliminatoria al Mundial de Rusia 2018. Está el jugador de River Plate Álvarez Balanta, quien, aunque es ausente ahora, es uno de los opcionados. Otro es Stefan Medina, quien recientemente fue convocado de nuevo por la ausencia de Balanta, y quien puede jugar de lateral o de defensa central. Todos ellos están en la mira de Pékerman.

“Mirando al futuro siempre estuvimos en la búsqueda y el seguimiento de nuevos futbolistas. En el análisis que hemos hecho de los amistosos de Murillo, Franco, y Balanta, quedamos muy satisfechos. Encontramos a jugadores jóvenes con buen rendimiento. Lamentamos es las lesiones que quitan continuidad. Jeison estuvo bastante tiempo parado, al igual que Balanta, pero después hemos tenido otros jugadores para la renovación que estamos buscando, como Bocanegra y también creemos que está en gran momento”, explicó Pékerman al anunciar la convocatoria.

Si nada extraordinario pasa, Zapata debería ser nuevo referente de la defensa en la Copa América, ante las ausencias de Yepes y Perea, y uno de los jóvenes que se prueban, Murillo, Franco, incluso el mismo Álvarez Balanta, son opción a corto y largo plazo.

La defensa del Mundial

Durante la Copa del Mundo de Brasil, Colombia disputó cinco partidos. En ellos, la defensa base fue la conformada por Camilo Zúñiga, Cristian Zapata, Mario Yepes y Pablo Armero. De ellos, hoy el único que ya no está es Yepes, así que se presume que los otros tres, si están bien, serán la base defensiva en la Copa América. Son los de más experiencia y siempre, desde el comienzo, estuvieron en la lista de Pékerman.

El problema actual es que Zapata, Zúñiga y Armero no andan bien, juegan poco y han sufrido varias lesiones. En la lateral derecha, Zúñiga hasta ahora vuelve a jugar con el Nápoles tras casi cinco meses de inactividad por un problema en la rodilla derecha; y por la izquierda, Armero juega poco en el Milán (está cerca del Flamengo) y además llegó a esta convocatoria con un golpe.

Por eso, otros laterales ya se han abierto campo en la Selección de mayores. Al final de la pasada eliminatoria Pékerman llamó a Arias para suplir las ausencias de Zúñiga. Y para las últimas dos convocatorias ha incluido al jugador de Nacional, Daniel Bocanegra, quien ya jugó frente a Baréin, ya que Arias también llegó a la concentración con un golpe.

Y como los laterales izquierdos son escasos, a Pékerman le ha tocado buscar todo tipo de variantes a lo largo de su proceso, como cambiarles el perfil a sus laterales derechos, como a Zúñiga –lo hizo en la eliminatoria, frente a Bolivia–, o al propio Arias –lo hizo en el Mundial en el juego con Grecia–. Pues luego del Mundial, el DT empezó a buscar nuevas opciones: probó primero citando a Brayan Angulo, en los últimos amistosos del 2014, y recientemente llamó a uno nuevo, a Darwin Andrade del Standard Lieja, y quien jugó contra Baréin.

En general, la defensa, más allá de que tenga tres casi fijos para la Copa América, se está renovando con jóvenes que incluso relegaron a experimentados que no volvieron como Valdés o Aquivaldo Mosquera. Hay nueva sangre para defender a la Selección.

Pablo Romero
Redactor de EL TIEMPO

COMENTAR
GUARDAR