"La falta de comodidad sirve para hacerse más fuerte": Hugo Arrieta
Archivo

"La falta de comodidad sirve para hacerse más fuerte": Hugo Arrieta

El DT de Valledupar habló de la gran experiencia que le ha dejado su paso por la primera B.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
27 de marzo 2015 , 01:18 p.m.

Es un goleador de aquellos. En su carrera como futbolista hizo 87 goles en la A y 105 goles en la B, marca que convierte a Hugo Arrieta como un jugador histórico en el fútbol colombiano. Es sin duda una de las figuras representativas en el Valledupar F.C., como delantero es siempre recordado y, ahora, como técnico, es quien lleva los hilos de la nueva sangre del fútbol cesarense y guajiro.

Arrieta colgó los guayos como futbolista en el año 2011 luego de dejar huella con Pereira, Tolima, Unión Magdalena, Expreso Rojo, Real Cartagena, Itagüí Ditaires y Valledupar F.C. Fueron 17 años llenos de esfuerzo y sacrificios que estuvieron bien recompensados con numerosas celebraciones en los diferentes estadios por los que este hombre de 44 abriles pasó.

Luego de tomar aquella decisión, se dejó tentar por el deseo de llegar a la dirección técnica y así seguir vinculado al fútbol, pero esta vez, aportando todo su conocimiento a las jóvenes figuras de la región. Hoy, han pasado dos años desde que tomó el cargo como entrenador del club ‘vallenato’, y FUTBOLRED habló con él para conocer sus experiencias, conceptos y objetivos que le ha puesto el fútbol de la B en su vida.

¿Qué experiencias de la ha dejado la primera B?

Hugo Arrieta: "Me ha permitido conocer una faceta más del fútbol colombiano. Mi paso por la primera B me ha enseñado que se necesita hacer varios sacrificios para alcanzar lo que se desea. Pero a la vez, cuando esos deseos se cumplen, existe la satisfacción de disfrutar de la victoria, cuando se ha pasado por esos momentos difíciles. El Torneo de la B se ha vuelto cada vez más competitivo y ha alcanzado una mayor calidad, tanto en su fútbol como en sus jugadores. Aunque, en estos dos años como entrenador de Valledupar me he enfrentado a una situación que sigue siendo incómoda para mí. En esta profesión se tiene que manejar 20 o 25 pensamientos diferentes y cuando llega ese revolcón en el club es duro cortarles los sueños a estos jóvenes por decisiones que se salen de nuestras manos. Hay que pensar en el beneficio de la institución".

¿Cuáles son los sacrificios de estar en la B?

H.A.: "Se entiende que los recursos no dan para tener ciertos privilegios como los que cuentan los equipos de la A. Paara el partido pasado contra Universitario de Popayán nos tocó viajar 25 horas para estar allá tan solo 90 minutos jugando y luego volver otras 25 horas. Esa situación vivida el fin de semana me recordó una anécdota que también tuve en la B. Una vez estábamos jugando en cuadrangulares finales y jugamos el partido de ida contra Dépor F.C., en Jamundí. Terminamos el partido y de regreso nos demoramos dos días para llegar a Valledupar, en ese trayecto nos enfrentamos a trancones, deslizamientos, desvíos y bloqueos. Como será que el mismo Dépor F.C, que era el visitante ahora, llegó primero que nosotros a la casa (risas)".

¿Ha visto a un jugador en el Torneo Águila con las condiciones que tuvo Hugo Arrieta?

H.A.: "La verdad ha sido muy difícil. Hay delanteros muy buenos y con gol, pero el problema es que un joven con esas condiciones y buen definidor no aguanta en un torneo como la B. El mercado del fútbol colombiano está muy valorado en el mundo y si el ‘pelao’ es bueno, hace goles… lo ven y lo venden de una".

¿Qué tal los pagos y los ingresos en el campeonato de la B?

h.a.: "Los pagos no son los más altos y se entiende por las condiciones y las dimensiones de los equipos. Pero sí puedo asegurar que, por ejemplo en mi caso, los directivos del club han sido serios y han cumplido en cuestiones de pagos para todos los que trabajamos con ellos y eso es una motivación para seguir hacia adelante".

Como jugador estuvo en equipos importantes y, ahora, como entrenador está en un equipo en crecimiento. ¿Cómo asume este cambio y reto?

H.A.: "Es como todo en la vida. Yo empecé mi carrera como futbolista en el Deportivo Pereira y no llegué haciendo goles, pero esa dificultad obligó a exigirme cada vez más y demostrar que podía superarla y así fue, hasta que llegué a más de 100 goles en el fútbol y tener un reconocimiento en el medio.  Así lo asumo ahora como director técnico, estoy en un proceso de aprendizaje y empezando con calma. De nada sirve que me pongan de una en el mejor equipo del mundo si no cuento con la experiencia necesaria y pongo en riesgo mi nombre si de entrada tengo una mala campaña. En los clubes grandes la presión y la falta de comprensión son notables, entonces es mejor ir paso a paso".

¿Qué objetivos tiene como director técnico?

H.A.: "Aún tengo varios por cumplir. A mis 44 años, y con la oportunidad de haber terminado como tecnólogo en dirección técnica en el SENA, creo que aún tengo carrera en esta profesión y trabajo duro para que estos objetivos se alcancen. Lo primero es hacer una gran campaña con el Valledupar y estar entre los 8 primeros del Torneo Águila. Luego me encantaría llegar a un equipo de la primera división y, por qué no, dirigir a la Selección Colombia. Claro, que también soy consciente de que en el país hay muchos entrenadores de calidad y muy capacitados.

En una carrera tan extensa en el fútbol, ¿qué cree que le faltó por cumplir?

H.A.: "A mí me hubiera gustado llegar a los 100 goles jugando en la primera división, lo hice en la B, pero en la A no me alcanzó la gasolina. Estar en una Selección Colombia y haber jugado en un torneo internacional, en aquella vez no se dio, pero espero que como entrenador me pueda sacar esa espinita (risas)".

César Dussán
Especial para Futbolred

COMENTAR
GUARDAR