Los secretos de los Leones que le pusieron el 'turbo' a la Primera B
Archivo

Los secretos de los Leones que le pusieron el 'turbo' a la Primera B

El equipo del Urabá antioqueño hace campaña perfecta y lucha por los primeros lugares del torneo.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
18 de marzo 2015 , 06:21 a.m.

 Una fiebre amarilla es la que ronda por estos días en la región bananera y platanera del Urabá antioqueño. Y no es por culpa del chikunguña ni por otros mosquitos transmisores de alguna enfermedad contagiosa.

En esta ocasión se debe a la sorpresiva campaña que realiza Leones F.C., el equipo que llegó esta temporada a esta próspera región sobre el mar Caribe, que tiene en euforia permanente a la naciente afición, que ha respondido con masivas asistencias al coqueto estadio J.J. Tréllez, de Turbo, una de las importantes ciudades de la región y ahora sede del club felino.

Aunque el equipo es nuevo en la ciudad, su historia es profunda en el torneo de ascenso. Inicialmente fue el Rionegro F.C., un legendario de la categoría B, pues hizo parte de los equipos fundadores del torneo en 1991. Posteriormente, en el 2014, por motivos económicos, el club se trasladó a Bello, también en Antioquia, y esta temporada, tras el respaldo de la gobernación y la empresa privada, arribó a Turbo, con el objetivo de promover el fútbol de esa vasta zona geográfica y comenzar a renovar su cantera de jugadores.

El puerto será un fortín

El equipo tiene cuenta perfecta al sumar cuatro triunfos en igual número de partidos disputados. Le ganó a los históricos Pereira y Magdalena, al igual que a Barranquilla y Depor, y tiene un partido aplazado con Expreso Rojo. Contabiliza 12 puntos, uno menos que el líder Bucaramanga, con el que se enfrentará en condición de visitante el próximo lunes en el duelo más importante de la sexta fecha del torneo.

“Tenemos un grupo muy joven porque confiamos en los jugadores que han hecho parte de la formación en las escuelas de las divisiones menores. Los chicos han respondido y se sienten respaldados por una afición que crece en cada jornada. Hay unos que son referentes, pero en general es un grupo unido, humilde y que tiene ganas de triunfar. Además, a futuro, la idea es darle un chance a las jóvenes promesas del puerto y de toda la subregión del Urabá, pues hay muchos niños que tienen talento, pero necesitan oportunidades”, indicó Álvaro Hernández, director técnico del equipo.

El defensa Luis Muriel, de Carepa (22 años), es una de esas promesas que está incorporado al club urabeño. Y también hay equipos en las categorías Sub-17 y Sub-20, en los que hay espacio para los jugadores, que además de mostrar su talento, cuentan con buena talla. Son atletas por naturaleza.

Apuesta en los jóvenes

“El equipo es joven, estamos haciendo una apuesta enorme en la muchachada. Contamos con jugadores de la región, de Carepa, de Chigorodó, de Apartadó y eso es clave porque también comienza a haber sentido de pertenencia por parte de la hinchada. Ya nos acompañan con banderas y todo. En apenas cuatro partidos disputados se destaca la huella goleadora de Juan David Castañeda y de un volante como John Henry Sánchez. Sabemos que es un torneo difícil, complicado, con equipos veteranos bien conformados, pero daremos la lucha y sin duda no será fácil que los rivales se lleven puntos. Turbo será un fortín”, comentó en técnico, quien está al frente del club desde el 2012.

El estratega de 41 años calcula que con unos 27 puntos en el primer semestre estaría dentro de las cuentas en esta nueva fase del equipo. “Sería magnífico hacer un buen semestre. Claro que esto es de largo aliento, de manera que hay que tener regularidad. Como el equipo es joven, siempre quiere ir hacia adelante, en ocasiones falta quién haga la pausa, que maneje los tiempos, pero eso lo recompensamos con la técnica y el trato al balón. A América y a Bucaramanga los veo muy fuertes y tiene nóminas para pelear”, concluyó el director técnico.

Con la camiseta número 12

En la parte gerencial, el club también tiene buenas perspectivas tras su aterrizaje en el puerto.

“Hay un largo historial. Lamentablemente salimos de Rionegro por falta de recursos y lo mismo pasó en Bello. Por fortuna logramos hacer realidad un sueño que teníamos en mente desde hace años, que era llegar a la región del Urabá. No se imaginan el recibimiento y la acogida que hemos tenido. Llevamos pocos partidos de local, pero es como si el equipo tuviera años de presencia en la ciudad, se siente la camiseta número 12, la de la afición”, cuenta Jorge Murillo, gerente de la institución.

El equipo, que en la cuarta fecha del Torneo Águila venció 2-1 como local a Unión Magdalena, en el ahora denominado clásico ‘bananero’ y que este miércoles recibirá en la tercera jornada de la Copa Águila al Envigado, siempre le ha apostado a la formación de jugadores.

De esas escuelas iniciales han salido jugadores de la talla de Iván Ramiro Córdoba y Vladimir Marín, entre muchos otros talentos. Su última joya forjada, que brilla en el fútbol colombiano, es el joven atacante Jefferson Duque, quien acaba de regresar con gol a la canchas con el Atlético Nacional, luego de superar una delicada lesión que lo tuvo sin jugar por casi nueve meses.

“La operación económica del equipo al año tiene un costo de entre 3.000 y 4.000 millones de pesos. En el momento tenemos un importante déficit, pero creemos que llegaremos pronto al punto de equilibrio, gracias a la ayuda gubernamental y el apoyo de patrocinadores como la Cooperativa Financiera Cotrafa. La afición también ha copado las tribunas del estadio (entre 5.000 y 6.000 espectadores por partido), pese al intenso calor que acompaña cada jornada.

Precisamente ese calor se ve reflejado en la fiebre de fútbol que se apoderó de la región”, resaltó el gerente del equipo. Los Leones no le quieren soltar el ‘turbo’ a su poderosa máquina y quieren mantener su impulso para ser protagonistas del torneo.

JAVIER ARANA
ELTIEMPO.COM

COMENTAR
GUARDAR