Adriana Herrera, la mujer que le da fuerza a Luis Fernando Montoya
Archivo

Adriana Herrera, la mujer que le da fuerza a Luis Fernando Montoya

Sus cuidados, su amor y su entrega, hacen de ella una esposa admirable.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
07 de marzo 2015 , 06:59 p.m.

Es la sombra de Luis Fernando Montoya, el técnico campeón de la Copa Libertadores de América con Once Caldas. Ella siempre está ahí con su mano solidaria, con su cariño y su amor para impulsar al antioqueño para que siga adelante.

Lea también: Mercedes Ospina, 25 años cuidando la salud de los 'verdiblancos'

Adriana Herrera, la esposa de Montoya, se convirtió además de la esposa, en el bastión del entrenador desde el 22 de diciembre de 2004, cuando en un atraco quedó cuadrapléjico.

El ‘Campeón de la vida’, como es conocido Montoya, tiene a su lado una hermosa familia, la cual le ha dado las fuerzas necesarias para seguir luchando y no rendirse pese a las adversidades.

El profesor Luis Fernando no deja de agradecerle día a día a esa mujer que se convirtió en el ángel de la guarda, que lo cuida y lo ama más allá de la dura prueba que se puso en su camino. “Ella (Adriana) tiene todo que ver en mi recuperación”, dijo el DT. Además, el amor como pareja, ese que se prometieron frente al altar, se hace más grande e inmenso con el paso del tiempo.

“Es la que se encarga de todo lo del hogar, está pendiente de todo lo que me hacen a mí, de los exámenes, las citas médicas y pendiente todo lo mío", agregó Montoya, a quien se le nota admiración al máximo por su señora.

Aquí, también puede leer: Luzmila, una mujer de armas tomar en el fútbol colombiano

Y aunque las cosas no han sido fáciles, Adriana sigue ahí, al pie del cañón, brindándole toda la esperanza y la fe a su amado. Ella, se esmera cada jornada por él y para él, porque solo quiere que sea feliz y porque ve ese sentido de lucha de Luis Fernando, la cual la motiva más para batallar a su lado.

“Aunque las cosas no han sido duras, de todas maneras hay que levantarse todos los días con la esperanza de que sea un día mejor y luchar por vivir ese día de la mejor manera. Han sido años muy duros, pero también han sido de mucho aprendizaje, porque esto que llegó ha sido nuevo para todos, nuevo para él, nuevo para el hijo de nosotros, para la familia y para mí. Pero a la par, hemos aprendido mucho. Luis Fernando es un luchador y esa es la motivación más grande para seguir ayudándolo, para seguir acompañándolo en todas sus distintas actividades”, contó Adriana, quien antes de hablar con FUTBOLRED.COM estaba coordinando algunas de las actividades diarias del hombre que hizo historia sentado en el banquillo de los blancos de Manizales.

Lea aquí: Ligia Isabel Gil, la recepcionista de Nacional: es del verde, es feliz

"Adriana es una mujer muy tierna, muy sincera, respetuosa y muy dedicada al hogar. Como esposa es una mujer tranquila, le gusta tener las cosas bien, le gusta organizar mucho la casa y como madre es amorosa y está pendiente de las tareas de nuestro hijo (José Fernando)”, reconoció el DT con sentido de aprecio.

Ella, mientras tanto, reafirmó su lealtad con su esposo y compañero. Así lo reflejan cada una de sus palabras. Así manifestó: “Definitivamente los seres humanos normalmente cogemos lo que es más fácil para todos. Y en este caso, lo más fácil sería irse, hacerse a un lado y dejar todo tirado. Pero yo tengo con él un sentido de responsabilidad, hay un amor de por medio, un hijo. Fuera de eso, un compromiso tan grande como es el matrimonio, donde no damos cuenta realmente de lo que nos dice el padre en la iglesia, cuando nos estábamos casando, que estemos juntos siempre para lo bueno, para lo malo, en la salud y en la enfermedad. Es darle un poco de sentido a esas palabras y saber que nadie está preparado para esto, pero que de igual manera, mientras estemos pegados de Dios, él no vas sosteniendo y lo va guiando para que las cosas salgan mejor”.

Entre Adriana y Luis Fernando han ido sorteando las dificultades. Los pasos parecen ser lentos, pero seguros. Los años pasan, pero su amor se mantiene intacto e inclusive, se hace más fuerte. Las pruebas las han ido superando de la mano, van con esperanza y fe en Dios.

Adriana Herrera no para. Seguirá ahí al lado de Montoya. Ella es una mujer de hierro, luchadora y así será siempre en la búsqueda de ver siempre mejor al reconocido hombre de fútbol.

MARIANELLA RAMOS
Periodista de Futbolred
rammar@eltiempo.com
En Twitter: @Nella_Ramos

COMENTAR
GUARDAR