Luzmila, una mujer de armas tomar en el fútbol colombiano
Archivo

Luzmila, una mujer de armas tomar en el fútbol colombiano

Esta santandereana incursionó en el arbitraje desde el 2006. Su objetivo: estar en un mundial.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
07 de marzo 2015 , 07:00 p.m.

El fútbol hace mucho tiempo que dejó de ser un deporte netamente para hombres. Cada vez es más incluyente y las mujeres se han ganado a pulso su reconocimiento en el ‘deporte rey’. Y no solo como jugadores, también como entrenadoras y árbitras. Este último es el caso de Luzmila González, una colombiana que ha conseguido ser árbitra asistente internacional (juez de línea). Ha trabajado duro para llegar a donde está y ahora se enfoca en cumplir uno de sus objetivos como profesional: participar en un mundial de fútbol.

Lea también: Ligia Isabel Gil, la recepcionista de Nacional: es del verde, es feliz

Luzmila nació en Charalá, un municipio del departamento de Santander que en el 2013 fue nombrado por el Senado de la República como Patrimonio Histórico de la Nación y en el que desde muy pequeña mostró su gusto por el fútbol.

“Desde muy niña me gustó el fútbol. Yo provengo de una familia muy humilde y este deporte era lo que teníamos para divertirnos con los amigos y compañeros allá en el campo”, admite Luzmila.

Con el tiempo, González se trasladó a la ciudad de Bucaramanga para vivir, para estudiar, para ser profesional… El fútbol seguía presente en ella, pero jugarlo era una tarea tediosa: tenía que alternar tiempo para cumplir con sus obligaciones académicas y laborales. Resolvió, entonces, incursionar en el atletismo y lo práctico tres meses, sin embargo, sus otros compromisos volvieron a imponerse. De todas formas, siempre sacaba tiempo para ir al estadio Alonso López, de la ‘Ciudad Bonita’, y en una de esas visitas tuvo una imagen que la motivo a decidirse a ser árbitra.

“Un día cualquiera fui al Alfonso López a ver a Atlético Bucaramanga y vi a una mujer árbitro. Me llamó mucho la atención algunas circunstancias que sucedieron en ese partido, me di cuenta la forma en cómo algunas personas la trataban mientras impartía justicia en la cancha y de esa manera nació la idea de ingresar a este mundo que era difícil y exclusivo para los hombres. Fue como un reto para demostrar que nosotras tenemos igual capacidad que ellos para cualquier profesión”, asevera González, quien es árbitra desde el año 2006.

Lea aquí: Adriana Herrera, la mujer que le da fuerza a Luis Fernando Montoya

La santandereana es licenciada en Educación Física. Se graduó de esta carrera en el 2013, pero asegura que es muy difícil, para todo árbitro, alternar un trabajo en el que se deba cumplir horarios con su profesión, pues los viajes quitan mucho tiempo. En su caso puntual, por capacitaciones o partidos internacionales y nacionales, solo puede combinar su labor dentro de las canchas con ser docente por horas.

Luzmila es una mujer con pujanza y verraquera, como ella misma dice, y cree que lo más alentador que le ha pasado como juez de línea es sentir el respeto de las personas. “Es gratificante cuando se está en el terreno de juego y sé siente que los jugadores, el cuerpo técnico y el mismo público cree que estoy en igualdad de condiciones a los hombres y, de igual forma, muestran respeto”, comenta González, quien también deja claro que quiere seguir en esta profesión hasta un poco más de los 40 años: “Si Dios me lo permite”.

Pero así como siente que está en igualdad de condiciones con los hombres, la nacida en Charalá enfatiza que si ha sentido discriminación por su labor de árbitra ha sido por parte de su mismo género: “Si hablo de exclusión es de las mismas mujeres, es triste cuando uno escucha los peores insultos y palabras por parte de las mujeres. Es desmotivaste escucharlas decirle a otra que no es capaz, que no sirve para eso y que mejor se dedique a otras labores. Eso es triste y es falta de quererse a uno, de tener autoestima”.

El Mundial de Canadá-2015

Aunque ya tuvo presencias en Copa Libertadores Femenina, Copa América Femenina y el Torneo Esperanzas de Toulón-2011, González tiene claro cuál es su objetivo principal como árbitra: “El objetivo de todo árbitro y árbitra internacional es poder actuar en un mundial de mayores, y ojalá se me dé la oportunidad para estar en el Mundial femenino de Canadá-2015”.

Para ese torneo, la colombiana está entre los jueces preseleccionados para asistir y ella dice sentirse lista y preparada por si recibe el llamado final: “Tengo todas las herramientas y capacidades para poder ser elegida. Hay que esperar, no hay que apresurarse, estoy lista. Si llega el llamado, bienvenido, sino pues quedará la satisfacción de que se trabajó fuerte para poder estar ahí”.

“Podemos creer que más o menos a mediados de abril ya se sabrá quienes irán al Mundial. Yo estuve en noviembre pasado en Doha (Catar) en un seminario solo para asistentes y eso fue lo último que se hizo para la preselección”, concluye Luzmila, quien al final de la charla aceptó, entre risas, que ha recibido piropos en los partidos: “Uno como mujer se siente halagada, pero eso no quiere decir que el jugador quede exento de alguna amonestación o alguna expulsión si se llega a dar el caso”.

Más árbitras internacionales colombianas

Luzmila González no es la única, junto a ella hay cinco mujeres más que imparten justicia y que tiene el título de juez central internacional y árbitra asistente internacional.

Las árbitras centrales internacionales son Jenny Martínez, Viviana Muñoz y María Victoria Daza. Y las árbitras asistentes internacionales son Luzmila González, Amalia Ruiz y Lucia Urtasis.

Camilo Hernández M.
Redactor Futbolred.com
camher@eltiempo.com

COMENTAR
GUARDAR