El tormento que genera ser un futbolista sin carisma en Junior
Archivo

El tormento que genera ser un futbolista sin carisma en Junior

Hoy por hoy, son Jossymar Gómez y Yessy Mena los que cargan con este peso en el cuadro 'tiburón'.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
03 de marzo 2015 , 04:30 a.m.

En todas las épocas, la hinchada de Junior ha tenido a jugadores de sus afectos y otros que le han generado resistencia. Unos lograron sobreponerse a esa adversidad, y hasta terminaron siendo aceptados, pero otros no soportaron el implacable veredicto de la exigente afición rojiblanca y salieron del equipo por la puerta de atrás.

En el Junior actual hay dos jugadores que no cuentan con el beneplácito del público. Son ellos Jossymar Gómez y Yessy Mena. El punto más alto de esa animadversión se notó el sábado en el partido que Junior empató sin goles contra Envigado.

Jossymar fue reprobado cada vez que tiraba la pelota hacia atrás y a Mena pedían que lo cambiaran desde el primer tiempo, producto de su inoperancia frente a la defensa del cuadro naranja.

En Junior es célebre el caso de un jugador que se fue del equipo al día siguiente de su debut en un partido amistoso. Se trata de Carlos ‘La Fiera’ Gutiérrez, quien en 1989 llegó con fama de goleador desde Once Caldas, pero le fue tan mal en su primer partido con el cuadro barranquillero que la gente lo agitó diciéndole que era un simple gatito. Gutiérrez no soportó esa presión y prefirió marcharse.

El delantero Rolando Campbell tuvo en 1986 el mejor año de su carrera anotando 14 goles con la camiseta de Junior. Sin embargo, para el año siguiente pidió cambiar de aires por la resistencia que tenía ante la hinchada, que no le perdonaba una mala jugada o un gol errado.

Un caso similar vivió Carlos Araújo, ahora asistente técnico del equipo ‘tiburón’, quien a pesar de sus buenas condiciones técnicas nunca fue del total agrado de la afición. El cesarense era un jugador del afecto de los técnicos, quienes lo consideraban útil para sus planteamientos tácticos, pero eso no alcanzaba para convencer a los seguidores rojiblancos.

José María Pazo tampoco tuvo la aceptación total de los hinchas junioristas. Con dos títulos ganados, su peor desgracia ocurrió cuando decidió salir a jugar con una pañoleta que algunos, en tono de burla, dijeron que se la había diseñado Amalín de Hazbún.

Orlando Ballesteros marcó una buena cantidad de goles con la camiseta de Junior, pero su desempeño nunca llenó del todo al aficionado tiburón que le reprochaba la forma como desperdiciaba goles ante el pórtico contrario.

Grau se repuso de las críticas y los abucheos

Uno de los jugadores más vilipendiados por la fanaticada de Junior, pero que con sus actuaciones y entrega finalmente obtuvo el reconocimiento fue Luis Grau.

El barranquillero soportó estoicamente toda clase de insultos y críticas por parte de la prensa. Nunca cobró por ventanilla cuando quedó campeón con el equipo y nunca expresó una frase desobligante en contra de sus críticos.

El remoquete de ‘Carro loco’ se lo puso la hinchada a Héctor Gerardo Méndez, volante uruguayo quien militó en Junior entre 1992 y 1997, saliendo campeón en el 93 y 95. Fue un jugador rendidor, pero no era del gusto de los seguidores rojiblancos.

La gente terminó aceptando que era un jugador fundamental para Junior las veces que estuvo ausente de la formación. Su famoso gol frente a Colo Colo, en la Copa Libertadores de 1994, puede considerarse el comienzo de la luna de miel con los hinchas.

Jesús ‘Kiko’ Barrios tuvo dos años muy buenos en Junior: 1983 y 1988, pero pese a ello le costó ganarse el corazón de la hinchada que le demostraba abiertamente su rechazo. Emigró a Bucaramanga y luego a Envigado convirtiéndose en ídolo de ambos equipos.

Luis Carlos Ruiz, ni aun siendo goleador de la Liga en el segundo semestre del 2013, terminó siendo totalmente aceptado por los seguidores junioristas. Fruto de eso, el propio jugador prefirió jugar con Atlético Nacional cuando Junior quiso repatriarlo del fútbol chino.

Toloza y Quiñones, dos casos recientes

A Édinson Toloza y Luis Quiñones la hinchada de Junior les cogió tirria porque consideró que en su momento menospreciaron a Junior. El primero porque llegó tarde a una pretemporada y luego dijo que se iba a jugar a Deportivo Cali. Y el segundo porque en su cuenta de Twitter colocó el escudo del equipos ‘azucarero’ y reconoció ser hincha de ese club. Todo esto sumado a sus continuos actos de indisciplina que terminaron por sacarlo del plantel. Toloza volvió y muchos lo echaron de menos en el semestre anterior.

Manuel Ortega Ponce
Redactor ADN
Barranquilla

 

COMENTAR
GUARDAR